Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
turismo

Los monasterios navarros, una alternativa cultural y relajada

  • Son destinos que ofrecen silencio y tranquilidad, sin dejar de lado la historia y el patrimonio artístico
  • Permiten conocer este verano a las comunidades religiosas que los habitan y sus espectaculares conjuntos arquitectónicos

Monasterio de la Oliva.

Monasterio de la Oliva.

archivo sesma
0
Actualizada 12/08/2013 a las 14:19
Etiquetas
  • efe. pamplona
Los monasterios navarros son un destino alternativo para quienes busquen silencio y tranquilidad, sin dejar de lado la historia y el patrimonio artístico que concentran y que se puede conocer mediante visitas teatralizadas o escuchando canto gregoriano.

Los cenobios de Irantzu, Leyre, Tulebras, Fitero, Iratxe y de La Oliva permiten este verano conocer a las comunidades religiosas que los habitan, sus espectaculares conjuntos arquitectónicos, en algunos casos monumentos nacionales, así como disponer de alojamiento en sus hospederías.

El Monasterio de Irantzu, a los pies de la Sierra de Andia, que perteneció en origen a la Orden del Cister y ahora está ocupado por monjes Teatinos, ofrece visitas teatralizadas los días 17, 18, 24 y 25 de agosto, y 7 y 8 de septiembre.

La compañía de Teatro Kilkarrak y bajo el nombre "Irantzu entre el valle y el cielo", narra la historia de la abadía desde su fundación, mediante un espectáculo en el que intervienen una treintena de actores.

El recorrido comienza en la época medieval, continúa con las guerras carlistas y la desamortización de Mendizábal, y culmina con su reconstrucción por la Institución Príncipe de Viana, hasta la llegada de los padres Teatinos.

El monasterio de San Salvador de Leyre, por su parte, invita a escuchar el canto gregoriano, que a diario entonan los monjes, y a visitar las fuentes de las Vírgenes y de San Virila, en la que este santo, según la tradición, quedó extasiado 300 años escuchando a un ruiseñor.

En el Monasterio de la Oliva, en Carcastillo, se puede pasear por las diecisiete hectáreas de viñedo y conocer la bodega en la que elaboran vinos con el nombre del propio cenobio amparados por la Denominación de Origen Navarra.

En el monasterio de Fitero, el primer cenobio fundado por el Cister en la península ibérica y declarado monumento nacional en 1931, por su claustro renacentista y su impresionante iglesia abacial, un ejemplar único de la arquitectura de la Orden Trapense en España.

El de Tulebras es el primer cenobio femenino fundado en España por el Cister y cuenta con una iglesia del siglo XII y un museo con una interesante colección de arte sacro.

Muy próximo a Estella, se encuentra uno de los monasterios más importantes de Navarra, el de Iratxe, que ofrece una visita guiada para contemplar su monumental iglesia románica.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra