Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Coleccionista de arte

Carmen Cervera: "Estoy escribiendo mis memorias... ¡A ver qué tal!"

“Me gusta mucho que me llame Tita la gente que no me conoce”, confiesa la mecenas y coleccionista desde la Costa Azul, después de haber firmado el acuerdo para alquilar su colección al gobierno español

Ampliar Carmen Cervera, la baronesa Thyssen, posa con uno de sus cuadros

KEYWORDS: museo thyssen fotos salvador salas
museo thyssen fotos salvador salas
Carmen Cervera, la baronesa Thyssen, posa con uno de sus cuadros KEYWORDS: museo thyssen fotos salvador salas museo thyssen fotos salvador salasSalvador Salas
Publicado el 17/07/2022 a las 09:19
Desde la Costa Azul francesa, la baronesa enfila uno de los veranos con las aguas más calmadas de los últimos años. Firmada con el Gobierno la cesión de una parte de su colección después de un largo tira y afloja, encauzada su relación con su hijo mayor Borja y con sus hijas Carmen y Sabina asomándose a la adolescencia, Carmen Thyssen pasa revista al pasado, el presente y el futuro con la risa presta y lejos de la nostalgia.
Baronesa, le escucho un poco entrecortada.
¿Sí? Yo te escucho perfectamente. Quizá sea la cobertura. Estamos en Saint-Tropez.
¿Cuánto lleva allí?
Unos diez días. Hemos estado en Montecarlo, Portofino...
¿Y tiene ya decidido qué hará el resto del verano?
No. El verano hay que dejarlo un poco suelto, un poco en el aire para poder disfrutarlo mejor. Me gustaría ir a varios sitios, como Málaga.
¿Algún recuerdo especial de una jornada de verano?
Muchos,... Tengo muchos recuerdos muy bonitos de muchos veranos, sobre todo de hace ya algunos años con Heini (su marido Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza). Fíjate, un verano muy especial fue el anterior al que abrimos el Museo Carmen Thyssen Málaga, cuando se abrió el museo...
Suele decir que el Thyssen de Málaga es su ojito derecho...
Es muy especial. Además, el museo va de maravilla. Es la única colección que existe en el mundo de cuadros del siglo XIX y XX. No hay una colección tan completa como la que tenemos en Málaga de cuadros nuestros, españoles.
Ese museo muestra una parte de su colección. ¿Se siente valorada como coleccionista?
Los entendidos ya lo saben y no hace falta recordárselo. Y a los que no lo saben, ¿para qué molestarse? (Ríe)
¿Ha aprendido a capear críticas?
Sí, claro. Aunque como coleccionista no he tenido muchas críticas, gracias a Dios.
¿Nunca le ha preocupado el qué dirá¿Cuál sería el momento más feliz de su vida?
Cuando estábamos todos reunidos, con mi madre, mi marido, mi hermano... Seres que ya no están en este mundo. Eso lo recuerdo con mucha alegría. Esas épocas ya pasaron, las recuerdo también con nostalgia, claro, pero hay que mirar hacia adelante.
¿Le vence la nostalgia?
No, no... La nostalgia la dejo a un ladito y sigo adelante.
Se cumplen dos décadas de la muerte del barón Thyssen. ¿Ha sido el gran amor de su vida?
Bueno, he tenido dos grandes amores en mi vida: mi primer marido, Lex Barker y Heini. Cada uno a sus años. Yo era muy joven cuando estuve con Lex Barker y luego con Heini más en la madurez.
¿Le tienta escribir memorias?
Estoy haciéndolo.
¡Anda! ¿Y cómo va?
Bastante bien, porque ahora en verano voy a tener un poco de más tiempo para escribir (Ríe).
¿Va a ajustar muchas cuentas?
Bueno... No quiero ni meterme con nadie ni dejar de hacerlo. Las cosas las contaré como son. No es cuestión de poner a nadie en su sitio o fuera de su sitio, solo contaré las cosas como son.
Y ahora que por fin ha firmado el alquiler de su colección con el Estado, ¿se ha dado algún capricho?
No, qué va... Tenía deudas... (Ríe)
¿No me dirá que ha dedicado ese dinero a tapar agujeros?
¡Justo eso! Ser un coleccionista te acarrea muchos gastos, sobre todo cuando dejas tu colección gratuita como he hecho tantas veces.
Quizá sea un prejuicio, pero no parece transmitir la imagen de una persona con deudas.
No conozco a ningún coleccionista que entienda esa labor como una manera de compartir la belleza de unas obras maravillosas y que no vaya adquiriendo también muchos problemas.
¿Pesa el apellido Thyssen?
Sí, claro que pesa, es un apellido que tienes que respetar. Pero ha sido una suerte poder estar en el momento oportuno para poder crear ese Museo Thyssen en España, para traer una colección como la que Heini y yo teníamos entonces. Eso compensa los sacrificios que tienes que hacer. Me siento feliz de que los cuadros estén valorados. El arte es especial.
¿Tiene su colección el futuro garantizado?
¡Eso espero! (Ríe)
Con sus hijas Carmen y Sabina y también con Borja.
Sí, él desde pequeño ha estado muy relacionado con el arte. En Villa Favorita vivíamos prácticamente en un museo y las niñas también han crecido rodeadas de arte, así que espero que les guste seguir con ello.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE