Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Packaging flexible

Potenciar la exportación y la I+D, retos de Bolsas Osés para 2016

  • Esta empresa familiar, especializada en la impresión flexográfica, invirtió en 2015 cuatro millones de euros en maquinaria y nuevas instalaciones para mejorar su competitividad y seguir creciendo en el sector de los envases

Iñaki Osés, director de Bolsas Osés.

Iñaki Osés, director de Bolsas Osés.

E.S.
Actualizada 16/03/2016 a las 04:48
Etiquetas
  • Edurne Suberviola. Pamplona
El mundo del packaging y los envases ha experimentado en los últimos años una auténtica revolución y las empresas están teniendo que adaptarse a gran velocidad a las nuevas necesidades de un sector en continua transformación, en el que el diseño, la sostenibilidad y la innovación marcan el camino del futuro. Bolsas Osés, desde su fundación en 1945 por Julio Osés, también ha experimentado a lo largo de su vida diferentes adaptaciones a las demandas de sus clientes.

 

iñaki osés

  • Puesto
    Director de Bolsas Osés
  • Fecha de nacimiento
    17/04/1972
  • Formación
    Licenciado en Empresariales por la UPNA
  • Trayectoria profesional
    Desde 1992 trabajando en la empresa familiar Bolsas Osés.
Tras unos comienzos en los que se centró en la producción de bolsas para comercios, pasó a dirigirse a un cliente industrial y ofrecer soluciones de packaging, tanto para envasado automático como manual, y a especializarse en la impresión flexográfica de film y en su transformación.

Su última adaptación al mercado se ha producido en 2015, con una importante inversión de 4 millones de euros en maquinaria e instalaciones que coloca a esta empresa familiar de Orkoien en la línea de salida para una nueva etapa de crecimiento.

Iñaki Osés es el nieto del fundador y el actual director general de Bolsas Osés, en la que comenzó a trabajar antes, incluso, de acabar su carrera universitaria de Económicas. Representa junto a sus dos hermanas, que también forman parte de la compañía, la tercera generación de la familia, siguiendo los pasos de su padre, José María, ya retirado. Según numerosos estudios, es en este relevo generacional en el que dos de cada tres negocios familiares desaparecen, pero en este caso no parece que se vaya a cumplir la estadística. La empresa cerró 2015 con una facturación de 5 millones de euros, un 20 % de crecimiento y un beneficio de 50.000 euros.

Para este año, Osés se ha marcado un triple objetivo: mantener el crecimiento de la facturación en torno al 10%, aumentar las exportaciones a Francia y crear un departamento de I+D.

¿Qué tipo de envases produce Bolsas Osés?

Fabricamos principalmente bobinas para embalaje flexible, en las que imprimimos los diseños que nos marcan los clientes o los que nosotros preparamos siguiendo sus preferencias. La mayoría de lo que hacemos está fabricado con un laminado de polipropileno con poliéster o con polietileno. Todos los materiales son especiales porque tienen que estar en contacto con alimentos ya que el 98 % de lo que fabricamos va destinado al sector alimentario: snacks, frutos secos, café, azúcar, congelados, bollería industrial, chocolate en polvo, salmón, legumbres, pizzas, morcilla…

¿Trabajan principalmente para empresas de Navarra?

No. Facturamos en Navarra un 25 %. Vendemos principalmente en La Rioja, Castilla y León, Galicia, Madrid y Canarias. Exportamos muy poco, tenemos algún cliente en Francia pero sólo supone un 1% de nuestra facturación.

¿Cuáles son los clientes más importantes para los que trabajan?

Aspil de Ribaforada, Schneider Electric de Puente la Reina, Frigoríficos Delfín de Madrid, para los que fabricamos bolsas de congelados, y La Balinesa, una envasadora de salmón de León. Además, realizamos muchos productos para repostería (envases para bollitos, palmeras, todo el tema de bollería industrial) y otro mercado en el que también estamos trabajando bastante es el café, para varias empresas gallegas y, en Navarra, para Plaza del Castillo y la Cooperativa Hostelería Navarra.

¿En qué consistieron las inversiones realizadas en 2015?

Compramos una máquina de impresión flexográfica con clichés de goma de 30 metros de largo, que es la más moderna y fiable del mercado. La flexografía ha llegado a tales niveles de calidad que, en muchas ocasiones, es difícil distinguir si un producto está impreso en huecograbado o no. Esta impresora nos va a permitir ser más competitivos porque los costes son menores, sobre todo teniendo en cuenta que cada vez las tiradas son más pequeñas y el huecograbado se va de precio.

¿Qué coste tuvo esa impresora?

La anterior máquina tenía ya 12 años así que era una inversión muy necesaria. Nos costó dos millones de euros, es la inversión más grande que hemos hecho pero llevábamos años haciendo reserva para poder comprarla. A raíz de empezar a trabajar con esta nueva impresora, decidimos aprovechar una buena oportunidad y comprar también una nave cercana de 3.000 metros cuadrados porque la nueva máquina produce tan rápido que llenábamos muy fácilmente nuestro espacio de almacenaje.

 



¿Qué aumento de la producción les va a permitir esta nueva máquina?

Fácilmente un 50% más. Ya lo hemos notado en 2015 porque la inversión la realizamos a comienzos de año y, tras la instalación y un periodo para que los empleados se adaptaran a su funcionamiento, empezamos a trabajar con ella lo que nos ha permitido aumentar la facturación del año un 20 % y alcanzar los 5 millones de euros. Hemos tenido que contratar a tres personas más que están aprendiendo a usarla y a sacarle el máximo partido. Con ellos, ya somos 20 en plantilla. Por ahora no contrataremos a más gente pero si la producción aumenta, probablemente necesitemos volver a trabajar a tres turnos y quizás haga falta alguien más.

Con este aumento de la producción ¿qué estimaciones de facturación tienen para este año?

La idea es seguir creciendo, no tanto como el año pasado pero sí hasta alcanzar un 10% más de facturación. Para lograrlo, tendremos que realizar una mayor labor comercial porque esta máquina nos permite trabajar más rápidamente y ser más competitivos en calidad y precio. Esto, unido a nuestra experiencia de muchos años y a que tenemos la ventaja de que por ser pequeños somos mucho más rápidos y cercanos, nos permite ofrecer a nuestros clientes el mejor servicio.

¿Van a realizar alguna nueva inversión este año?

No, pero para 2017 tenemos pensado adquirir más maquinaria. Casi todos nuestros procesos de producción finalizan con un rebobinado pero la impresora flexográfica imprime tan rápido que senos  forma un cuello de botella en las rebobinadoras. Así que la próxima inversión que tendremos que hacer será comprar una cortadora mucho más veloz, que nos permita finalizar más rápidamente los trabajos.

¿Cuentan con un departamento de I+D?

De momento no, pero este año lo vamos a intentar crear. Durante el año pasado estuvimos centrados en adaptarnos a la nueva máquina y sacar adelante todos los trabajos pero ahora queremos potenciar nuestra I+D y aumentar nuestras cifras de exportación a Francia.

¿Hacia dónde han pensado dirigir su I+D?

Tenemos mucho terreno por investigar en cuanto a nuevos materiales, cómo mejorar la conservación de los alimentos, nuevas tintas, tintas funcionales que detectan las bacterias de los alimentos, productos ecológicos, biodegradables… En principio, nos gustaría montar un pequeño laboratorio con una persona que realice pruebas y análisis de materiales y tintas. También queremos empezar a dar los primeros pasos para conseguir la BRC porque algunos de nuestros clientes están empezando a trabajar con Inglaterra.

¿Según el tipo de alimento al que se va a destinar el envase se necesita imprimir en materiales concretos?

Sí, cada uno necesita un material diferente en función a la conservación que requiera. Hay muchos productos hoy en día a los que se les inyecta gas para mantener su conservación, por ejemplo, los frutos secos. En estos embalajes hay que emplear un material como el poliéster saranizado por la parte exterior, porque tiene tan poca permeabilidad al oxígeno que evita que se escape el gas. Hay otros casos, como en las bolsas de algunas verduras, que los envases se microperforan porque haciendo un pequeño agujero las endibias, por ejemplo, se conservan más tiempo. Todo esto las empresas alimentarias lo tienen ya muy estudiado y calculado. Nuestros clientes nos piden los requerimientos concretos de cada envase y nosotros los realizamos.

Una de las nuevas tendencias del sector del packaging son los envases inteligentes. ¿Han trabajado algo este tema?

No, de momento no hemos hecho nada todavía. Hay mucha gente con ganas de experimentar con estos temas pero luego le enseñas los precios de lo que cuesta hacerlo y prefieren seguir con lo que ya tienen porque aunque ese tipo de envase es muy bonito e innovador resulta mucho más caro.

 

bolsas osés

  • Actividad: Impresión y confección de embajaje flexible
  • Sector: Artes Gráficas
  • Año de Fundación: 1945
  • Dirección: Polí­gono Ampliación Comarca 1, C /L .Nº1 Orkoien (Navarra)
  • Web:www.bolsasoses.com
  • Empleados: 20 empleados 
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra