homenaje

La pelota despide a Titín III, el jugador que revolucionó el deporte

  • Augusto Ibáñez Sacristán pondrá fin este domingo a una de las carreras más largas y exitosas de la pelota

Titín III

Titín III

ARCHIVO
0
Actualizada 04/10/2014 a las 10:44
  • efe. logroño
Augusto Ibáñez Sacristán, "Titín III" (Tricio, La Rioja, 1969), pondrá fin este domingo a una de las carreras más largas, 22 años, y exitosas de la pelota profesional, marcada, sobre todo, por la "revolución" que significó para todo este deporte su irrupción en él.

La pelota vivía en los años noventa del pasado siglo entre "usos" apegados a una férrea tradición, en juego e imagen, y algunas polémicas "menores" entre la empresa hegemónica, Asegarce, y otras que trataban de hacerse un hueco en un deporte circunscrito casi en exclusiva a Navarra, País Vasco y La Rioja.

Pero un joven pelotari riojano, "Titín III", que había debutado en 1992 y que desde sus inicios era la "promesa" de futuro de este deporte, hizo tambalearse todos los cimientos de la pelota en 1998, cuando fichó por una empresa nueva, Aspe.

El delantero riojano, que ya encandilaba con un juego alejado de los "cánones" y más espectacular que el resto de pelotaris, se convirtió en el jugador mejor pagado hasta entonces -alrededor de 3.000 euros por partido-, con cláusula de rescisión en su contrato de seis millones de euros.

No solo eso, sino que, de paso "dignificó" el papel de todos los pelotaris, que mejoraron sus ingresos; captó la atención de medios de comunicación y anunciantes y revitalizó los frontones, que pasaron a registrar llenos de los "fans" del riojano.

Han pasado 22 años después de su debut como profesional y además de sus títulos oficiales -cinco campeonatos de parejas y uno del cuatro y medio- es el único pelotari con la Mención de Honor al Mérito Deportivo.

A nivel popular tiene peñas dedicadas a él, cada acción suya provoca polémicas tertulias, se ha grabado un disco en su honor y cuenta con líneas de "merchandising" y seguidores en todos los frontones, que recuerdan momentos imborrables de su trayectoria.

Entre otros, su triunfo en un campeonato del Cuatro y Medio de 2007, días después del fallecimiento de su padre, su derrota por otro histórico, Retegui II, en otra final por 22-21 o su último campeonato de parejas, en 2012, en la que por primera vez estuvo acompañado por otro riojano, el joven Merino II.

A todo eso pondrá fin este domingo este jugador de pelota que rechaza calificativos como "mito" o "héroe" y está empeñado en que se recuerde solo de él que es un jugador que ha disfrutado en los frontones durante 22 años.

"Se dicen cosas exageradas de mí, es un poco demasiado, porque solo me he dedicado a hacer mi trabajo y he sido un privilegiado por poder disfrutar con ello", ha asegurado Titín en una entrevista con motivo de su retirada.

Algo que vive "con un poco de tensión, sobre todo estos días" pero "sobre todo con agradecimiento, estoy abrumado por todos los gestos de cariño que he visto en todos los frontones a lo largo de un año".

Titín anunció que se retiraba hace casi un año exacto y desde entonces ha pasado, frontón a frontón, por casi toda la geografía de este deporte, incluido el norte de Francia, donde se le han tributado calurosos homenajes.

Un año en que "he tratado de no pensar en el mes de octubre, de no ponerme nervioso por el final" y "en todos los sitios en los que he jugado lo he hecho con la misma ilusión que cuando debuté".

"No me arrepiento de esta decisión, estaba tomada y aunque he logrado divertirme este año y ser competitivo no hay que mirar hacia atrás", ha afirmado.

Recalca que no se siente protagonista de la revolución de la pelota en los años noventa del pasado siglo, aunque admite que estuvo en ella.

"No es que yo cambiara este deporte, sino que coincidieron muchos factores y estuve en el momento justo y cogí ese tren", explica, e insiste en que "se dieron un cúmulo de circunstancias y yo esta ahí, pero la evolución de todo un deporte no se puede cargar en una sola persona", subraya.

Y tampoco siente que él dignificara a los jugadores "sino que en torno a esos años debutamos unos pelotaris que tratamos de que esto fuera un deporte profesional reconocido como tal y lo logramos".

Ahora deja su deporte asentado en torno a dos empresas, principalmente, que tratan de sortear un momento de bajada de aficionados en muchos frontones. 
Una situación en la que Titín considera que el "reto" es "saber evolucionar" y "hacerse más conocida por España, que haya jugadores y aficionados en más regiones".

Él pretende seguir ligado a este deporte "con la ilusión de ayudar a los jóvenes jugadores riojanos", porque considera que hay "mucho futuro en la pelota de esta región".
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE