Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El Deporte navarro y la Covid-19 (III)

Un año difícil también para el basket

El Osés se quedó sin fase de ascenso y la FNB presentó un ERTE

Imagen de las gradas de Arrosadía vacías durante un Basket Navarra y Pardinyes.
Imagen de las gradas de Arrosadía vacías durante un Basket Navarra y Pardinyes.
Actualizada 30/12/2020 a las 22:34

El miércoles Basket Navarra disputaba su partido aplazado de la quinta jornada ante el Albacete. La última vez que ambos equipos se vieron en una cancha pasará a la historia del baloncesto navarro, ya que aquel fin de semana y aquella victoria (81-80) marcarían un antes y un después. El antes era la vida cotidiana, el después, la vida con coronavirus. Y el deporte de la canasta se congeló radicalmente a partir de entonces. Lo mismo le pasó al Osés Construcción Ardoi, que se clasificaba para la fase de ascenso con cinco jornadas de adelanto, al ganar 55-58 al Horta Lima Basket. Pero nunca llegaría a disputarse.

La primera noticia de que el baloncesto navarro se iba a detener llegó el 10 de marzo. La Federación Navarra anunciaba la suspensión del Torneo de Selecciones Autonómicas de Arriondas e Infiesto, al que iban a acudir las selecciones navarras minis.

Fue el preámbulo de todo lo que iba a ocurrir a partir de aquel momento. Se suspendieron el Campeonato de España de Minibasket, los Juegos Deportivos, los campeonatos de Liga Femenina 2, LEB Plata y EBA se disputarían a puerta cerrada y los partidos autonómicos con equipos de otras comunidades quedaban aplazados. Eran las primeras decisiones en torno al basket tras el Estado de Alarma, pero todo cambiaba a ritmo frenético de un día para otro.

De esta forma, el 12 de marzo quedaron paralizadas todas las competiciones y el 15 de marzo, el proceso electoral. El 26 de ese mes, la propia federación presentaba un ERTE. El confinamiento pasó a ser el menú diario para el mundo del baloncesto navarro, que sobrevivió a base de cursos, vídeos y reuniones telemáticas.

El 5 de mayo se dieron por concluidas las competiciones de Primera Femenina, Primera Masculina y Segunda Femenina, y el 25 se imposibilitó la disputa de las fases de ascenso, decisión que afectó directamente al Osés Construcción.

El 21 de julio se definió el nuevo calendario con la reestructuración de grupos en Liga Femenina 2, LEB Plata y EBA. Las competiciones para Osés y Basket Navarra regresaron el 11 de octubre con los obligados protocolos sanitarios. Regresaron las deseadas canastas.

 

Lucha, judo y deportes de contacto, los más afectados

Los deportes de contacto, uno de los términos con los que hubo que familiarizarse este año, fueron los grandes damnificados por la normativa sanitaria para frenar la pandemia. De esta forma, la lucha, el judo, las artes marciales y deportes asociados vieron cómo se frenaban las competiciones y los entrenamientos y se permitía su regreso más tarde que al resto. Aun así, el máximo representante de la lucha navarra, el Club Lucha Burlada, aprovechó a tope el permiso para volver al tatami: logró 24 medallas en los nacionales y el equipo femenino fue campeón de España.

 

Patinaje: entrenar para no poder competir

Otro de los deportes con más nivel en Navarra, el patinaje, vio cómo se anulaban todas las citas del calendario durante este año. De esta forma, sin campeonatos navarros, de España, Europeos ni Mundiales, los y las deportistas que acostumbraban a volver con medallas de todos estos eventos se tuvieron que acostumbrar a entrenar sin ningún objetivo. Campeones como Ioseba Fernández se pasaron al atletismo para mantener vivo el gen competitivo durante el verano, pero la mayoría dedicó el año a mantener la forma y esperar a que el 2021 llegue la vuelta a la normalidad.

 

Béisbol : Se reduce División de Honor y suben Los Toros

El béisbol navarro terminó 2020 de la mejor manera, con dos representantes en la máxima categoría, la División de Honor. Pero este deporte también se vio afectado por las vicisitudes de la pandemia, con la paralización de la competición hasta el 20 de septiembre, cuando dio comienzo una competición acortada en apenas dos meses, con la disputa de una sola vuelta y sin descensos. El Béisbol Navarra terminó la temporada en séptimo lugar. Por otro lado, tras la disputa de la fase de ascenso en Sevilla, Los Toros, campeón navarro sénior, se convirtieron el 15 de noviembre en el segundo equipo navarro entre los mejores.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE