Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El deporte navarro y la covid 19 (III)

Entre aplazamientos, dudas y restricciones

Ocho equipos del balonmano navarro -con el Helvetia Anaitasuna en Asobal- afrontan sus ligas nacionales

Entre aplazamientos, dudas y restricciones
Marta Jaqués (con mascarilla) encara a Idauze Zaratiegi, en Gurpea-Lagunak de División de Honor Plata.
Actualizada 31/12/2020 a las 06:00

Fue uno de los primeros deportes de equipo que, junto al fútbol, retomó sus máximas competiciones nacionales tras el brusco parón de toda la actividad a mediados de marzo. Eso sí, el balonmano echó a andar lleno de dudas, incertidumbres y tensiones que, poco a poco, fueron convirtiéndose en aplazamientos, calendarios alterados, normas, protocolos y limitaciones. Pero, al menos, ocho de los equipos navarros de elite han podido echar a andar, con más o menos trompicones, mientras que el resto de categorías -con equipos que decidieron tomarse una temporada en blanco y otros que entrenan- están a la espera, confiando que en las próximas semanas pueda iniciarse su temporada.

El gran referente, una campaña más, es el Helvetia Anaitasuna que vive su décima temporada consecutiva en Asobal. El abrupto final de campaña el pasado marzo dejó a un equipo en un momento anímico y de resultados irregular. Pero pudo clasificarse para la Copa del Rey, último torneo en disputarse de la campaña 2019-20, aunque cayó en el primer duelo con el Cuenca. Después, llegó el parón, el relevo en el banquillo -Quique Domínguez sustituyó a Iñaki Ániz-, el recorte presupuestario, la incertidumbre sobre el futuro de la liga y de los patrocinadores -en su caso, siguieron respaldándole- y la apuesta por jóvenes valores en la plantilla.

Con todo ello, y mucha tensión entre la federación nacional y la asociación de clubes por -entre otras cuestiones- el formato de liga, en septiembre arrancó la Liga Sacyr Asobal más amplia de la historia con 18 clubes y 34 jornadas.

Un inicio que fue un 'salto a la piscina' ya que, sin un protocolo común aprobado por el Consejo Superior de Deportes, tuvo que aplazar en el último momento las dos primeras jornadas hasta que hubo unas normas comunes a seguir.

Desde entonces, y con un calendario completamente alterado por las decenas de aplazamientos, el Helvetia Anaitasuna -uno de los tres clubes que no han tenido que ser confinados- ha 'vadeado' la situación -sin público en la mayor parte de las jornadas aunque fue uno de los primeros que contó con él en septiembre y, posteriormente, en diciembre- para completar yendo de menos a más la primera vuelta de la Liga. Era el objetivo que se marcaron los clubes en seotiembre, sin descartar entonces que hubiera que hacer un cambio de formato a principio de 2021.

Sin tantos controles ni pruebas médicas, aunque sí exigentes protocolos, ausencia de público en la mayoría de jornadas y aplazamientos por positivos o confinamientos, la División de Honor Plata femenina -Loyola, Gurpea Beti Onak y Lagunak- y la Primera Nacional masculina -Distriplac San Antonio, Helvetia Anaitasuna, Beti Onak y Uharte- también han ido campeando sus competiciones.

Eso sí, el gran problema para los cuatro equipos de Primera llegó con las restricciones de movilidad y los criterios fijados por el Gobierno de Navarra para permitir los viajes. Al no considerar el balonmano deporte profesional y no entrar esta categoría entre los dos primeros niveles de competición, no pudieron ni salir a jugar ni recibir rivales durante cerca de un mes, lo que provocó aplazamientos que aún arrastran.

Las ‘Guerreras’, con el Preolímpico pendiente

No sólo las competiciones de clubes se vieron afectadas por la pandemia de covid-19 y el Estado de Alerta decretado en España el 14 de marzo. La selección nacional femenina, subcampeona del Mundo en diciembre de 2019 y que un año después pudo disputar un Europeo marcado por las medidas y protocolos sanitarios, está aún a la espera de poder jugar el Preolímpico para sellar su pase a los Juegos tras suspenderse el previsto en Lliría, precisamente, en marzo.

‘Jornadas burbuja’ para los más jóvenes

Ya en diciembre, y ante la flexibilización de algunas restricciones, la Federación Navarra de Balonmano organizó unas ‘Jornadas burbuja’ para que los más jóvemes, aunque evitando contactos con jugadores de otro equipo- pudieran ir compitiendo tras 9 meses antes del esperado regreso de los Juegos Deportivos.

Waterpolo Navarra, cambio de formato en la liga y problemas para entrenar

El waterpolo sufrió, a mediados de marzo, un brusco parón y, posterior broche final, a una temporada en la que Waterpolo Navarra luchaba por la permanencia en la máxima categoría nacional. La decisión federativa de que no hubiera descensos -también dio el título liguero al entonces líder Atlètic Barceloneta, equipo del navarro Alberto Munárriz- permitió a los de Manel Silvestre pensar de nuevo en la Liga Premaat.

Sin embargo, el número de participantes (hubo ascensos) obligó a un replanteamiento del formato de competición masculina y femenina, dividiendo en dos grupos a los participantes y la campaña en dos fases.

Waterpolo Navarra no tuvo suerte, al quedar encuadrado en un grupo muy duro (Barceloneta, Sabadell, Sant Andreu, Mataró y Echeyde). Además, sufrió con las restricciones en Navarra, donde inicialmente se impidió entrenar más allá de las 21h. Algo que le hizo afrontar partidos sin entrenamientos de waterpolo para casi la mitad de la plantilla (por obligaciones laborales o familiares no podían entrenar al mediodía, horario facilitado en Amaya). Situación que mejoró a mediados de noviembre tras una flexibilización.

La Única RT sube en un duelo a partido único

La renuncia del Vigo a su plaza en la División de Honor B de rugby allanó el camino a La Única Rugby Taldea para lograr un histórico ascenso este pasado octubre a la segunda categoría nacional tras un verano de dudas, incertidumbres y entrenamientos cn restricciones (inicialmente sin contacto y grupos reducidos).

El conjunto que entrena Txema Isasa fue uno de los equipos que, tras la suspensión generalizada de las actividades deportivas en marzo, se ganó el derecho a jugar una liguilla de ascenso. Sin embargo, la vacante dejada por el conjunto vigués -que ocupó el Ferrol- convirtió la liguilla en un duelo a partido único en Burgos frente al Palencia. Y La Única RT no falló. El 17 de cotubre subió al ganar 44-3 e inició la liga 8 días después en Ourense.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE