Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

El deporte navarro en 2020 y la covid

El año que el deporte navarro tuvo que parar y reinventarse

Balance de nueve meses de pandemia, positivos, parones, normativas y nuevos inicios

Aspecto de Anaitasuna en el Helvetia-Granollers del pasado 2 de diciembre.
Aspecto de Anaitasuna en el Helvetia-Granollers del pasado 2 de diciembre.
Actualizada 29/12/2020 a las 06:00

Nadie lo esperaba. El mundo del deporte caminaba sin pensar en nada más que en lo de siempre: el fin de semana, el estado de forma, el balón, la pelota, la raqueta, la bicicleta, las botas, las zapatillas, el maillot, el bate... Los campos se llenaban. Las canchas recibían a sus incondicionales. Había abrazos, viajes. Se compartían vestuarios, alegrías y penas. El deporte era símbolo de unión. El domingo 8 de marzo, se celebraron en Navarra decenas de competiciones, partidos, carreras... Era un fin de semana más. O eso parecía. Nadie lo esperaba, pero fue el último fin de semana en el que el deporte fue normal.

A partir de entonces, la vida dio un giro brusco por un virus mortal que se extendía sin control y que sacó de sus esquemas a todo el mundo, y también al deportivo. Todo se detuvo meses y el deporte ya no sería igual que antes. Quién lo iba a decir aquel 8 de marzo.

 

EL 8 DE MARZO, EL ÚLTIMO

En Navarra, el deporte se dividía en distintos escenarios. Merkatondoa veía empatar a su Izarra ante el Salamanca, con 650 espectadores como testigos. Las selecciones autonómicas de fútbol sub-14 y sub-16 se quedaban sin el pase a una teórica fase final. Iñaki Montes y Ariadna Pérez eran campeones navarros júnior de tenis. Basket Navarra dominaba en Arrosadía al Arcos de Albacete. La portera del Gurpea Olaia Luzuriaga era convocada por las Guerreras para un torneo en Rusia del 27 al 29 de marzo. Qué sencillo resultaba entonces hablar de futuro.

La expedición navarra al Campeonato de España de Campo a Través volvía con buenos resultados de Zaragoza, con Maitane Melero, Nerea Izcue e Iker Diges como más destacados. Jon Rekondo celebraba su título navarro por parejas de aizkora junto a Mikel Larrañaga.

La liguilla de semifinales del Campeonato de Parejas 2020 transcurría con una victoria clara de Olaizola II-Aranguren y Laso-Albisu 22-10, ante poco público en el frontón Bizkaia.

 

15.737 EN EL SADAR

¿Y Osasuna? La victoria ante el Espanyol llegaba ante 15.737 espectadores que veían cómo los rojillos se reencontraban con su mejor versión. Un gol de penalti de Roberto Torres a lo Panenka daba tres puntos a un Osasuna renacido. Las bufandas del Centenario que repartió el club volaban al aire, la afición soñaba con una gran temporada. “Juntos somos muy fuertes”, dijo Jagoba Arrasate.

Ahora duele recordar aquello. Ni bufandas, ni afición, ni juntos ni fuertes. Osasuna se quedó solo a partir de aquel histórico fin de semana, y con el principal equipo navarro, todos los demás. En el ejemplar del Diario de Navarra de aquel día, entre noticias y noticias de deporte, se colaban dos notas apenas relevantes entonces: la disputa del GP de Baréin de Fórmula Uno a puerta cerrada y la toma de medidas en la ATP y la WTA para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

La maldita palabra impregnó desde entonces la vida y el deporte se vio vapuleado directamente. A partir del 11 de marzo, las autoridades sanitarias comenzaron a tomar medidas que han acompañado la competición durante este 2020 que acaba. El público se quedó fuera y la práctica se suspendió salvo excepciones, para ir recuperando la normalidad de forma paulatina, a golpe de Orden Foral o normativa sanitaria del Gobierno central, con franjas horarias, protocolos, restricciones de movilidad, grupos reducidos...

Nuevo lenguaje, nuevo escenario, nuevo deporte. Un triste 2020 deja un difícil testigo a 2021.

 

De la suspensión al regreso paulatino con protocolos de seguridad sanitaria

David Soria, Infierno, ganaba el 2 de marzo una velada de boxeo cuya crónica comenzaba así en este medio: “Pamplona vivió la noche del sábado una jornada de boxeo para la historia. Porque más de 3.500 personas abarrotaron el Navarra Arena”. Nunca mejor dicho. El boxeador navarro fue el protagonista del último evento con público en el pabellón multiusos y, curiosamente, hizo días después el saque de honor en El Sadar en el último partido en el que las gradas estuvieron pobladas. Desde entonces, todo ha cambiado... ¿para siempre?.

La competición se paralizó junto al país durante tres meses. Los deportistas compartieron en sus redes sociales sus entrenamientos y su forma de pasar lo mejor posible una etapa dolorosa por la pandemia. Un partido de Segunda fue el primer paso para la vuelta del deporte, mejor dicho, del fútbol profesional, que fue la punta de lanza debido a su trascendencia económica y social. Osasuna volvió en un desierto estadio Reale Arena ante la Real Sociedad. El encuentro se iba a disputar el 15 de marzo, pero lo hizo el 14 de junio, 106 días después del choque ante el Espanyol. Los rojillos fueron unos privilegiados, porque el protocolo de LaLiga les permitió entrenar y competir en una auténtica burbuja.

Los demás deportes y deportistas tuvieron que reinventarse. Entrenamientos individuales, carencia de competición, suspensiones continuas... El protocolo sanitario de obligado cumplimiento exhibió un nuevo lenguaje por el que había que pasar sí o sí: PCRs, mascarillas, desinfección, deportes de contacto y sin contacto, no utilización de vestuarios y duchas...

Fueron muchos los deportes que se vieron afectados por la cancelación total de pruebas y competiciones, entre ellos los principales representantes por clubes: Helvetia Anaitasuna en Asobal, Osasuna Magna y Aspil Ribera en la máxima categoría de fútbol sala, Basket Navarra y Osés Construcción en el baloncesto foral, Béisbol Navarra, La Única de Rugby, Osasuna Femenino, Waterpolo Navarra...

Entre los que lograron sobrevivir por ser deportes individuales sin contacto, los atletas del Grupompleo, que pudieron disputar campeonatos de España muy especiales, en distintas sedes y con todas las medidas, y un calendario navarro alternativo. Los ciclistas pudieron correr las tres grandes y el Mundial -eso sí, en fechas insólitas en el calendario-, al igual que los pelotaris.

Septiembre marcó el regreso de muchas de las disciplinas, aunque con limitaciones: sin público, sin vestuarios, con distancias y medidas higiénicas... Y aun así, los aplazamientos fueron una constante en equipos como Waterpolo Navarra o Helvetia, por positivos de equipos rivales. Los equipos autonómicos fueron los más afectados, con la ausencia de competición, que quedó pendiente para un enero de 2021 cada vez más cercano. Muchos calendarios quedaron totalmente anulados, como en patinaje o deportes de contacto. El coronavirus fue el rival más difícil de vencer.

 

El sueño olímpico de Tokio se hace esperar tras pasar a un segundo plano

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio al verano de 2021 debido a la situación sanitaria por la pandemia tuvo también sus repercusiones en el deporte navarro. La mayoría de ellas negativas pero, en algunos casos, también han sido beneficiosas al dar un mayor margen para conseguir la plaza o recuperarse de lesiones.

Quienes tienen plaza casi segura son tres de los deportistas profesionales del panorama foral: la golfista Carlota Ciganda, el waterpolista Alberto Munárriz y el ciclista Imanol Erviti. Ambos, tras el confinamiento, han podido competir con cierta normalidad y su objetivo olímpico sólo ha sufrido un retraso. Algo similar a dos jueces navarros que se han ganado su presencia en la cita olímpica: Pablo Carpio (béisbol y sófbol) y Paula Remírez (taekwondo).

Más inconvenientes ha tenido la atleta Maitane Melero, quien cierra un 2020 negro. La fondista del Pamplona Atlético se encontraba en plena pugna por entrar a través del ranking en el 5.000m olímpico (en marzo estaba en plaza).

Un gran momento de forma que se vio truncado por la falta de competición y que, aunque brilló en el Nacional, tuvo otro revés con una lesión de rodilla días antes de que se reanudase la clasificación olímpica en diciembre.
Otros atletas que pugnan por estar en Tokio son los lanzadores Manu y Nico Quijera, recuperados ya de sus lesiones y muy ilusionados por optar a ese billete, o el vallista Sergio Fernández, con una campaña casi en blanco por las lesiones. Estela Navascués, quien ya había descartado repetir su experiencia en la maratón , ahora quizá podría retomarla.

En el balonmano, dos jóvenes navarros se han asomado en los últimos meses, tras el parón por la covid-19, a las selecciones nacionales absolutas. Ander Izquierdo se une así a Iosu Goñi, Sergey Hernández y, ya recuperado tras 15 meses de lesión, Eduardo Gurbindo al abanico de opciones que Jordi Ribera maneja en el equipo masculino para los Juegos. Nerea Pena y las Guerreras tienen aún que jugar el Preolímpico, aplazado en marzo, y entre ellas se ha ganado un sitio en las últimas convocatorias la pivote Lysa Tchapchet.

También opta a ganarse un hueco en la selección olímpica de fútbol Jon Moncayola.

Con el handicap de las citas suspendidas y las restricciones para entrenamientos en deportes de contacto, la luchadora Aintzane Gorria y la judoca Jaione Ekisoain -recuperada también tras una intervención- confían en apurar sus opciones en los primeros meses de 2021.

 

POR FECHAS

11 de marzo. Comienzan a suspenderse citas. Primeras restricciones de aforo en las competiciones autonómicas; las nacionales pasan a ser a puerta cerrada.

14 de marzo. Paralización de toda la actividad deportiva y los procesos electorales federativos, cierre de instalaciones y confinamiento con el Real Decreto que declara el Estado de Alarma.

2 de mayo. Se permite la práctica deportiva individual al aire libre, sin salir del municipio y por franjas horarias.

17 de mayo. Los federados pueden ampliar sus límites de movilidad a toda la provincia, y no sólo en su municipio, para la práctica de su deporte. Sin franjas horarias.

8 de junio. Desaparecen las franjas horarias y la limitación de municipio para hacer deporte en la tercera fase de la desescalada. Se permiten entrenamientos individuales, natación, gimnasios y actividades físico deportivas con distancia y limitaciones. Regresa el fútbol en Primera y Segunda sin público y con un estricto protocolo.

23 de junio. El Instituto Navarro de Deporte establece criterios y directrices para el regreso del deporte y directrices, fijando inicialmente las primeras competiciones en deportes individuales al aire libre el 25 de junio y en deportes colectivos sin contacto el 11 de julio. Los de contacto alto, al 15 de septiembre (aire libre) y octubre (bajo techo). Hay excepciones con deportes profesionales, otros con protocolos aprobado por CSD y Deportistas de Alto Nivel.

8 de septiembre. El Consejo Superior de Deportes descarta que el deporte no profesional regrese a la actividad sin un protocolo aprobado.

13 de octubre. Se hace obligatorio el uso de mascarillas en deporte “de baja y media intensidad”, grupos reducidos, entrenamientos y competiciones sin público, prohibición de uso de vestuarios -salvo en piscinas cubiertas- y duchas.

21 de octubre. Primeras restricciones de movilidad en Navarra. Son excepciones equipos profesionales (Osasuna), Deportistas de Alto Nivel de categoría absoluta y aquellos de deportes no profesionales de primer y segundo nivel en categoría nacional. No se puede entrenar más de las 21h.

11 diciembre. Flexibilización de limitaciones y regreso de público a los eventos.

16 diciembre. El Gobierno de Navarra publica los aforos permitidos de público en los eventos (200 en espacios cerrados y 400 al aire libre, salvo permitos especiales previo protocolo autorizado) y más flexibilizaciones.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE