Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Aizkora

Iker Vicente, hexacampeón navarro de aizkora

El aizkolari de Ochagavía logró una cómoda ventaja de cuatro minutos al segundo clasificado

Iker Vicente, hexacampeón navarro de aizkora
Iker Vicente, hexacampeón navarro de aizkora
  • Luis Ginea
Publicado el 07/12/2020 a las 09:33
Todo resultó distinto, como el año. Con un frontón Ezkurra vacío, sin más ruido que el de las hachas despedazando los troncos y cinco respiraciones entrecortadas por el esfuerzo, con menos de cinco grados de temperatura en el interior y lluvia incesante fuera, Iker Vicente soltó el hachazo 1074 con el que partió la última madera de 45 pulgadas. Dejó el aizkora en el tocón y posó para los fotógrafos con los brazos extendidos, como un boxeador. Así, de una forma casi aséptica, sin pasión ambiental, el aizkolari de Ochagavía conquistó su sexto entorchado de campeón navarro absoluto consecutivo.

En un periodo de siete días, Vicente tenía ante sí el reto de renovar sus títulos de campeón navarro y de Euskadi -aunque ahora se llame de otro modo-. Ayer cumplió con la media parte, en teoría la más asequible. Era el favorito en Doneztebe, e hizo buenos los pronósticos. Paró el reloj en 30:44, un buen tiempo para ese trabajo. Cortó ayer pensando en mañana. “Ha ido a un 80%, probando materiales y buscando sensaciones”, explicaba Daniel Vicente, su padre. El pentacampeón se distanció de sus otros cuatro contrincantes desde el primer tronco. E hizo el trabajo a su ritmo. Abrió hueco en la primera parte del trabajo, y después fue haciendo probatinas de cara a la gran final del domingo que viene en Bilbao, especialmente en algunas hachas de las que quería ver su respuesta.

Su padre controlaba los tiempos desde la contracancha; él registró el trabajo en el pulsómetro, donde los valores fueron los normales. Lo de ayer en Doneztebe es parte de la aproximación a la gran final. “Hace tres semanas hicimos el mismo trabajo que en Bilbao, y los tiempos fueron muy buenos”.

Detrás hubo otro campeonato. Jon Rekondo conseguía su sexto segundo puesto en la prueba. Marcó una velocidad de corte y la mantuvo hasta el final, a cuatro minutos del campeón. Apretado estuvo el mano a mano entre los primos Kañamares. Fue mejor Oier por una decena de segundos. Julen hizo un muy buen trabajo, teniendo en cuenta que iba como suplente. Saralegi cumplió en su primera final.
Vicente: "Me he visto con buenas sensaciones"
Iker Vicente madrugó para llegar a tiempo desde Ochagavía a Doneztebe por culpa de la nieve. Después se su sexta txapela, desde 2015 de forma ininterrumpida, se mostraba muy satisfecho.

“Me he visto muy bien, he cogido mi marcha desde el princpio, he ido gozando desde el primer tronco y salvo algún nudo en los troncos de 60 ha sido una final bastante cómodo”, comentaba ayer Vicente. “Yo he intentado dar lo mío. Y de cara al domingo que viene me he visto muy bien , con muy buenas sensaciones. Llevo preparando estos campeonatos desde julio muy en serio y tengo muchas ganas de que llegue el domingo y demostrar lo que he hecho en los entrenamientos. Me gusta enseñar lo que tengo dentro”.

Vicente valoraba así su sexto triunfo. “Me hace ilusión la sexta txapela tanto como la primera. Van pasando los años y sigo estando ahí, y me gustaría seguir muchos años”, comentaba ayer el aizkolari de Ochagavía. “Eso quiere decir que estoy haciendo bien las cosas, y que el trabajo de entrenamiento que hago da su resultado”.
volver arriba

Activar Notificaciones