Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EL ANÁLISIS

Un baile terrorífico

  • Guardiola sacrificó un lateral, colocó a Alves casi como extremo y probó con tres centrales para acabar con Osasuna

Imagen de la noticia
Lolo se lanza al suelo para quitarle el balón a Messi. Timor, Roversio, Rubén y Marc Bertrán miran sin poder hacer nada. JOSE CARLOS CORDOVILLA
  • SANTIAGO ZUZA . PAMPLONA .
Actualizada 18/09/2011 a las 02:05

Uno, dos, tres y así hasta ocho. Ésas fueron las veces que Andrés Fernández tuvo que recoger el balón de entre las redes de su portería. El Barcelona sometió a Osasuna ayer a una tortura que costará mucho tiempo olvidar por mucho que Mendilibar tratase de pasar página. Lo que ocurrió ayer quedará para siempre como un borrón en la historia más negra del osasunismo.

Ir al Camp Nou y perder es una cosa, hacerlo como ayer es otra cosa bien distinta. Dolorosa para un profesional, hunditiva en cambio para alguien que siente los colores de Osasuna desde la cuna.

Alves, de extremo derecho

El Barcelona, herido por su empate en Anoeta y en Liga de Campeones ante el Milan, no dio opción. Sometió a Osasuna y al balón a una velocidad y un ritmo endiablados que hicieron saltar por los aires el planteamiento de Mendilibar, por muy discutible que éste fuese. El técnico rojillo leyó la alineación del equipo azulgrana antes de comenzar el choque y pensó que Guardiola alinearía una defensa de cuatro con su habitual 4-3-3. Pero el entrenador del Barcelona tenía una sorpresa preparada. Se permitió el lujo de colocar a Alves prácticamente como extremo derecho y probó con tres centrales sacrificando uno de los laterales. Con Mascherano, Puyol y Abidal le bastó y le sobró. A partir de ahí la polivalencia de los futbolistas azulgranas y el intercambio constante de posiciones hizo el resto. Osasuna, como estaba previsto, ni olió la pelota. Pero es que además se vio incapaz de contener siquiera unos minutos el vendaval azulgrana. Xavi, Cesc, Villa y Messi avanzaron entre las líneas rojillas como quisieron.

El muro, derribado

El centro del campo armado por Mendilibar con Lolo, Puñal y Raúl García no fue el muro que el técnico vasco esperaba. Entre los tres perdieron 11 balones. Sólo cometieron dos faltas entre todos, señal de que el balón realmente no circuló por esa zona del campo o no lo hizo a la distancia suficiente de los futbolistas rojillos como para poder meter el pie.

Las siete paradas de Andrés evitaron que el desastre fuese aún mayor y el marcador del Camp Nou se quedase pequeño para dejar constancia del baile terrorífico que el Barça le infligió a Osasuna.

Las cifras

11 Balones perdió el centro del campo formado por Puñal, Lolo y Raúl García. Sólo pudieron hacer dos faltas.

7 Paradas tuvo que hacer Andrés a pesar de encajar ocho goles.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE