Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Forofillo

Prorrogando con gusto

Chimy, el tiempo extra, Abde, alegría, semifinales, el Calderón...

Ampliar El Forofillo celebra la victoria de Osasuna
El Forofillo celebra la victoria de OsasunaG.R.R.
Actualizado el 26/01/2023 a las 16:39
A dos pasos de volver a la historia, de entrar en una final, de colocarnos en lo más alto de lo que ha logrado este nuestro club. A dos partidos, ida y vuelta, otro en Pamplona, semifinales a la espera del rival, con el 'Farsa' clasificado de aquella manera y nosotros en la prórroga. En el día de las prórrogas. Añadidos tiene la vida, pero algunos, como este, nos pueden costar un infarto. Vamooooooooos...
Primero fueron los Hispanos, oigan. Que en la espera del choque de El Sadar, y a falta de chocolate en la redacción (podía haberse acercado algún alma caritativa a traernos algo) había que ocupar las horas. Y entre noticia y noticia, legañada a Teledeporte donde Noruega y España se batían por entrar en las semifinales. Y el encuentro, milagrosamente, se nos fue a la prórroga.
Un error de los nórdicos, o una pillería de los españoles, dejaba el choque con empate en el tiempo reglamentario. Ale, a tirar de prórroga. En la primera, casi al final, España tenía las de ganar pero... Nada. Error, acierto de rival y segunda prórroga. Y en esta ocasión sí, Pérez de Vargas se disfrazó de Sergio Herrera y evitó el empate en el último segundo. Incluso se marcó otro gol, pero sobre la bocina. Los chavales, a semifinales del Mundial.
Mucha prórroga parecía, pero entonces arrancó el Osasuna Magna, que no Manga, en Peñíscola. Al albur del castillo del Papa Luna, los de Imanol Arregui llevaban el choque, casi perdido, al tiempo extra. ¡Gooool!, gritaba la amiga Patri desde el fondo de la redacción, siendo una de los millones de personas que no perdían detalle de la retransmisión. Ale, otro tiempo extra que nos merendamos. Aunque en esta ocasión la moneda salió cruz, porque del 4-4 del tiempo reglamentario se pasó a un 8-4 sonrojante que, con la misma, ayuda a los de Irurtzun a olvidarse de copas y se centran en la Liga.
Y empezó el baile en El Sadar. Lo bueno, lo serio, lo que mueve millones y pasiones. Como en el homenaje al jugador del Fuentes, detallazo del club. O ese cafelito o chocolate o colacao antes del partido, que pelaba el frío de lo lindo aunque qué quieren, esto es Navarra y estamos en enero. Y Jagoba sacó a la pista a los esperados, con Moi titular. Y es que el 16 rojillo es el alma (y la calidad) de este equipo. 
Estadio lleno, rival de los que gustan ganar, para pasárselo por los morros, batirles sobre el verde y que sufran el escarnio de la derrota. Enfrente el Sevilla, ahí es nada. Y ha llovido desde otras épocas, y han ganado Europas League a cascoporro, y Monchi ha fichado a jugones pero... Es un equipo sumido en una depresión que acaba de salir de los puestos de descenso hace nada y que fiaba todo futuro europeo a la competición del K.O. Porque oigan, meterse en una semifinal con Barcelona, Madrid y Valencia, por poner un ejemplo, aumenta las opciones europeas de la próxima campaña...
La primera parte fue la mala, la de arena, la que no cuenta. Osasuna viéndolas venir, el Sevilla jarto de sacar córners y de tener ocasiones. Pero sin puntería. Los nervios de los de Sampaoli chocaban con una pasmosa tranquilidad en los nuestros. Y los comentarios de Marchena y Chapi Ferrer en el Ente Público, con B, ayudaban a adormecer al respetable. ¿Qué chocolate habían repartido?
La segunda parte fue la buena. Osasuna salió con el cuchillo, con el apoyo de la grada, con ganas de verle la cara a Bono. En un choque donde había campeones del Mundial, semifinalistas de Marruecos y Croacia, sólo faltaba algún gabacho. Pero el espectáculo estaba servido. Como servido iba ese balón, con lazo, de Barja al Chimy. Y Bono sacó una brazo que ni David Barrufet. Perdón, que ni Pérez de Vargas.
Pero a la segunda no pudo hacer nada el meta marroquí. El Chimy recibió de espaldas, el Chimy se giró, el Chimy la cruzó. 1-0. La locura. El acabóse, el despiporre, el 'novamás' de las mesas de póker con la semifinal en bandeja. Eso celebrábamos nosotros en la redacción, eso celebraba el respetable en el estadio, eso celebraba Navarra entera hasta el descuento. Dichosas prórrogas del demonio... En-Nesiry tuvo que ser, cuando estábamos de lolololo. Pero es la magia del fútbol, es la magia de Osasuna...
A la prórroga y a verlas venir. A aguantar, a darle, a recibirle, a... El tiempo extra es la hora de los valientes, es cuando se demuestra de qué está hecho un futbolista. Budimir está hecho de cartón, ocho millones al garete. Ni cisne ni gallina vieja, no sirve ni para carne de hamburguesas. ¿Cómo fallas ese control solo en el área? ¿Cómo no pasas al compañero solo en la contra? ¿Cómo cabeceas fuera con cuatro metros y medio de portería para ti? Señor, dame paciencia. Pero a poder ser dámela ya...
Ez Abde hizo lo que sabía. Encaró con el 1-0 a favor pero la perdió. Una pena. En la prórroga siguió a lo suyo. Hasta que recibió ese pase, hasta que encaró, hasta el infinito y más allá. Encaró a Bono, recortó al defensa, metió el interior. Metió el balón. Y la tierra entera gritó gol. GOOOOOOOOOOOOOOOL. Aquí no hay segunda prórroga, ¿no, Txin? Si eso iríamos a los penaltis...
No hubo ni segunda prórroga ni penaltis. Hubo fiesta. Y de las gordas. Hubo alegría, celebración, el presi contento y con el sueño cumplido. Ahora a superarlo, qué leñe, que una semifinal está bien, pero una final... Buf. Pienso en la del Calderón, allí estuvimos en la grada junto a Anita. Se me ponen los pelos de punta. ¿Por qué no? Es lo bonito de las prórrogas, de las segundas oportunidades, de las ocasiones para enmendarse. Quién sabe, igual en las semis Budimir es el héroe. O en la final. ¿Os imagináis?
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora