Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Elche 1-1 Osasuna

Involución en Elche

Osasuna se encoge tras ser muy superior en la primera mitad

Ampliar Chimy Ávila
Celebración de gol del Chimy ÁvilaCAOsasuna
Actualizado el 22/01/2023 a las 22:16
Osasuna se volvió pequeño en el Martínez Valero después de completar una primera parte de nota. El partido había dejado hasta el intermedio una manifiesta superioridad en el juego, premiada con un fantástico gol de cabeza del Chimy Ávila. Todo parecía discurrir en orden. El Elche no despeinaba a la defensa y los ataques circulaban siempre con ese brillo de fluidez tan difícil de encontrar cuando se sale de El Sadar. Era un encuentro de terciopelo hasta que el colista movió sus alas para complicar la vida a un Osasuna en plena involución en la segunda mitad, una tendencia de la que nadie parecía sospechar previamente viendo la diferencia que había existido. Quedó un trago insípido seguramente por la ocasión malograda. Entre esas dos versiones tan radicales, los rojillos se dieron por satisfechos por salvar un punto antes de encarar la que será una de las semanas más especiales de la temporada.
Era un domingo para hacer un paréntesis en la cabeza. La Copa ocupa la atención estos días por la enorme oportunidad que se le ha presentado a Osasuna, pero era necesario abstraerse en el plano emocional para seguir cimentando otro edificio ilusionante como es el de la Liga.
Solo repitieron del Villamarín David García, al que no le pesan en sus piernas los minutos, y Darko Brasanac. Arrasate tiene un buen armario donde elegir qué ropa ponerse. En Elche era obligado refrescar la formación tras la resaca copera, siempre con esa línea de garantía y fiabilidad en cada partido cuando se anuncian los elegidos. Ausente Torró por sanción, Pablo Ibáñez estrenó titularidad en la parcela ancha. Otro chaval de la casa como Diego Moreno reaparecía en el lateral derecho, para completar una valiosa actuación dentro de su buen doctorado.

Galería de imágenes

El joven de Cintruénigo compartía costado con el Chimy Ávila, protagonista de un primer acto en el que Osasuna campó a sus anchas frente a un rival desanimado. Un durísimo latigazo del argentino que salió por encima del larguero abrió fuego en una tarde que prometía. Los laterales estiraban el juego, señal del espíritu ofensivo con el que había salido el equipo a disputar el partido. Un centro de Manu Sánchez desde la línea de fondo lo remató a la tribuna Budimir, que sigue reñido con eso que alimenta a los delanteros. Un activo Diego Moreno pisaba el carril contrario con sus continuas subidas.
Osasuna se adelantó en el marcador cuando se habían disputado 19 minutos. Para entonces, ya estaba ofreciendo una imagen fresca en sus posesiones colectivas. Kike Barja metió al área un centro en difícil posición para envenenar el vuelo de la pelota. El Chimy olía la sangre por allí. Cuando gestiona su explosividad, es imparable. Bigas dudó en el salto y el de Rosario detuvo el tiempo con un impulso que rompía las leyes físicas. La frente pudo impactar el balón desde una distancia considerable al marco. El testarazo fue inapelable para Edgar Badía. Fuerte y por arriba. Un golazo. Es el séptimo suyo.
Los de Arrasate se estaban gustando con el fútbol que desplegaban. Era un limpiaparabrisas en la posesión, de banda a banda con ritmo, hasta soltarse en la verticalidad. Hubo momentos de lucidez. Dinamismo y movimientos que parecían ejecutarse de memoria. Moi Gómez se erigía en el faro como en la pasada jornada. No fallaba un pase.
La pena para Osasuna fue no traducir esa amplitud que ofrecía en algo más. Ocasiones solo hubo una más hasta ese descanso que cambió el paisaje. Diego Moreno, un correcaminos de buen pie, metió el centro raso sin que Budimir ni Kike Barja pudieran alcanzar a escasa distancia de la raya.
LA OTRA CARA
El Elche no había generado absolutamente nada en la primera mitad. Se tenía en pie como podía en su propio campo. Sin embargo, quedaba por presenciar un partido que no se presagiaba. Aridane firmó un encuentro de dientes de sierra entre indecisiones y cortes en el área providenciales y duelos ganados. Una pérdida suya le dejó a Lucas Boyé solo contra Aitor Fernández tras el intermedio. El punta del Elche desperdició la oportunidad, pero ya era toda una declaración de intenciones.
Las molestias en el gemelo de Moi Gómez apagaron a Osasuna, que ya no pudo conservar las posesiones como antes. Tampoco estaban los tentáculos de Torró en el momento en que hacía falta concierto en el equilibrio. Saltó Aimar Oroz sin poder coger el tacto esperado.
El Elche avisaba con sus llegadas. Se estaba jugando otro partido. Carmona adquirió entonces un papel capital con sus desdoblamientos desde el carril. Sin que Osasuna pudiera retornar a su estado anterior, el gol del empate llegó en un contragolpe donde no hubo freno ni obstáculos. Fidel abanderó la avalancha ilicitana para asistir finalmente a su compañero que corría a todo trapo para fusilar por alto a Aitor.
Los cambios de Arrasate no generaron un efecto reparador. Fueron tímidos los avances para circular más allá de la línea divisoria. No merecía ganar Osasuna. Debía darle valor al punto por lo que estaba sufriendo. El Elche mostró personalidad. Es meritorio en una situación tan crítica. Se había impuesto en la pelea de la intensidad y arriba siempre ha contado con dinamita interesante. Su afición puede estar satisfecha por la segunda parte de ayer. Aitor repelió un duro disparo de Carmona y Guti tuvo el 2-1 tras desperdiciar un centro que defendió mal Osasuna, desajustado y con ganas de acabar. Era lo mejor que podía pasar.

FICHA TÉCNICA:
​ELCHE: 
Edgar Badía, Palacios, Roco, Bigas, Carmona (Tete Morente, min. 87), Gumbau, Mascarell, Fidel (Ponce, min. 68), Lautaro Blanco (Clerc, min. 68), Pere Milla (Raúl Guti, min. 80) y Lucas Boyé (Roger Martí, min 87).
OSASUNA: Aitor Fernández, Diego Moreno, Aridane, David García, Manu Sánchez, Pablo Ibáñez (Moncayola, min. 65), Darko Brasanac, Moi Gómez (Aimar, min. 56), Kike Barja (Abde, min. 74), Chimy Ávila (Rubén García, min. 65) y Budimir (Kike García, min. 74).
GOLES: 0-1, min. 19: Chimy Ávila. 1-1, min. 66: Carmona.
ÁRBITRO: Muñiz Ruiz (Comité gallego). Mostró tarjeta amarilla a Carmona y Lautaro Blanco por el Elche, y al Chimy Ávila por Osasuna.
INCIDENCIAS: Estadio Martínez Valero ante 17.589 espectadores.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora