Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Mayo

Oier se va por la puerta grande

Ampliar Oier fue manteado por sus compañeros en su último partido en casa y con todo el Sadar puesto en pie aclamando a su gran capitán.
Oier fue manteado por sus compañeros en su último partido en casa y con todo el Sadar puesto en pie aclamando a su gran capitán.EDUARDO BUXENS
Publicado el 30/12/2022 a las 06:00
El Sadar despidió con las mejores galas a uno de los nombres propios de su historia centenaria. Era el 22 de mayo cuando Oier Sanjurjo Maté (Estella, 1986) jugaba el partido número 356 con la camiseta de Osasuna, el último de una extraordinaria carrera siendo el sexto jugador que más veces había defendido el escudo rojillo.
Los decibelios se dispararon en aquel encuentro contra el Mallorca. “¡Oier, Oier!”. Fue el cántico de toda la hinchada para ensalzar la figura de un capitán de época referente por sus valores. Compromiso, honradez, corazón. Esencia, estirpe, raza. Leyenda rojilla, recibió una merecida despedida con El Sadar en pie al ser sustituido y al acabar dando una vuelta al campo. Se marchaba por la puerta grande con el reconocimiento del osasunismo y de sus compañeros. Un ejemplo para la cantera.
Atrás quedaba su debut en diciembre de 2007 para iniciar un largo camino de subidas y bajadas. Siempre con el mismo afecto por la institución que vio peligrar en Sabadell y con la que saboreó la gloria al tiempo. Adiós a 14 años, 5 meses y 10 días salvo el paréntesis de Vigo. No había sido una marcha sencilla, en parte dolorosa por las idas y venidas de las conversaciones. El estellés se veía con fuerzas para seguir aportando, pero Osasuna había decidido finalmente no renovar su contrato. Dejaba un vacío en el vestuario. Historia de Osasuna, como rezaba una pancarta en Graderío Sur.
A Oier se le escaparon las lágrimas. Mano en el corazón y palabras de gratitud. Aquella tarde no se separó de su familia. Joana, Adur, Jon y Aiala. Su mujer y sus tres hijos. Con ellos iniciaría luego la aventura en el fútbol chipriota. “Han sido días muy emotivos. Solo tengo palabras de agradecimiento para toda la gente que ha querido compartir conmigo su apoyo. Estoy tremendamente agradecido por ello”, expresó el número 6.
Días antes, Osasuna le había preparado un evento especial sin precedentes. En el estadio se congregaban 3.000 personas, entre ellas allegados, compañeros, leyendas y la base de Tajonar. Toda la familia rojilla. Una despedida en plenitud a su altura.
DE OIER SANJURJO A MAI GARDE
El equipo femenino también se quedaba huérfano en sus entrañas cuando terminó la temporada. La capitana Mai Garde Echalecu (Pamplona, 1987) decidía colgar las botas. Ya no pisaría más el césped. Finalizaba una carrera de 26 años, desde niña. Los siete en Osasuna divididos en dos etapas. Su entrega como defensa y su impacto en el crecimiento del fútbol femenino le habían hecho ganarse la popularidad en la sociedad navarra.
“Me voy feliz y con la conciencia muy tranquila. Las que me conocéis, sabéis que he dado todo lo que tengo. Sin ser la mejor en nada, he llegado más lejos que lo que jamás imaginé”. Eran sus palabras en un concurrido y emotivo acto de despedida en El Sadar para la actual coordinadora de la escuela de Tajonar. A Mai Garde se le quedaba el trago agridulce de no haber podido conquistar el ansiado ascenso, pero el orgullo de haber contribuido a romper barreras. Con su liderazgo, luciendo el escudo del club de su vida.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora