Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La Pizarra

Aimar Oroz, agente infiltrado

El canterano, uno de los principales artífices de la convincente victoria de Osasuna contra el Valladolid, desconcertó al rival  con su libertad de movimientos y su presencia en el área contraria

Ampliar Osasuna
Aimar Oroz, en el partido contra el ValladolidJ.P. URDIROZ
Actualizado el 01/11/2022 a las 16:15
Aimar Oroz se ha metido a la afición rojilla en el bolsillo. El canterano solo ha necesitado un tercio de temporada para ilusionar a la grada y llamar la atención de los analistas. Contra el Valladolid, el pasado domingo, jugó uno de sus mejores partidos. Según las estadísticas de la web Sofascore, el mejor. Pero más allá de las estadísticas de pases completados o duelos ganados, en las que el navarro arroja unas cifras un tanto discretas, hay otros parámetros a tener en cuenta: el primero, la sensación de peligro, de dominio, de incidencia en todo lo positivo que ocurre alrededor del juego de un equipo; el segundo, la inteligencia táctica, los movimientos, la capacidad de desarbolar al rival apareciendo donde menos se le espera y, al mismo tiempo, más daño puede hacer. En estos parámetros, Aimar Oroz brilló contra el Valladolid, muy por encima de la fría estadística. Fue el agente infiltrado, el comodín de Arrasate que el oponente no supo leer.
Veamos primero los números. En el caso de Aimar, no son su fuerte: en el ránking estadístico de Sofascore tiene una media de 6.72 y en el partido contra el Valladolid estableció su pico personal con un 7.4. Aun así, quedó lejos de los 8.0 de Moi Gómez y los 7.9 del Chimy Ávila, y por debajo de los 7.6 de Rubén Peña. Tocó 70 balones, acertó en 36 de sus 43 pases (83%), ganó 4 de sus 9 duelos y dio 4 pases clave, además de una asistencia de gol. 
Osasuna
Notas de Sofascore a los titulares de Osasuna contra el ValladolidSofascore
Sobre la sensación de peligro generada por Aimar Oroz o su ascendencia en el juego, no se puede realizar una análisis cuantitivo, pero los comentarios de Jagoba Arrasate tras el partido parecen dar testimonio de ello: "Es difícil hacerlo mejor", dijo sobre el juego del equipo. "Hemos jugado rápido y bien. Hemos ocupado bien el área y hemos tenido acierto”, añadió. Aimar Oroz, como uno de los encargados de dar velocidad al balón, debe ser el acreedor de un porcentaje importante de esos elogios de su técnico,  ¿pero también lo es por esa buena ocupación del área a la que se refería Arrasate? El mapa de calor del partido nos da la respuesta.
Un gran círculo rojo en medio del área contraria nos revela que Aimar Oroz fue el gran protagonista de esa "buena ocupación del área". Él aportó llegada desde segunda línea, por sorpresa, como un elemento disruptivo que el Valladolid ni esperaba ni supo leer. Además, el canterano tuvo calidad y clarividencia para dar continuidad a las acciones en esa zona que más calienta, en el terreno de la verdad, seguramente a costa de ensombrecer un tanto sus estadísticas. 
Aimar Oroz
Mapa de calor de Aimar Oroz en el partido contra el ValladolidSofascore
Pero lo más relevante de la actuación de Aimar Oroz contra el Valladolid es que su presencia en el área enemiga es un valor anadido a su juego que no había mostrado con tanta contundencia en partidos anteriores. Una vez más, los mapas de calor nos ayudan a verlo con claridad: sí que había insinuado que la llegada y el gol estaban entre sus virtudes, pero se había mantenido más sujeto posicionalmente a sus tareas como interior derecho y alejado de las zonas de remate, como podemos ver a continuación. 
Aimar Oroz
Mapa de calor de Aimar Oroz a lo largo de la temporadaSofascore

El secreto: un reparto del espacio equilibrado

El técnico de Osasuna, Jagoba Arrasate, estaba exultante en la rueda de prensa después de la victoria del domingo. No era para menos: el plan había funcionado a la perfección. Y el equilibrio en el reparto de espacios en ataque había sido clave para que el fútbol de Osasuna sonara como una sinfónica afinada. Desde Kike Barja, pegado a la línea de banda izquierda; un Moi Gómez acostado unos metros más atrás del extremo, bajando a recibir y organizar, y con recorrido en diagonal; el Chimy Ávila estirando a la defensa en el otro flanco y  Budimir fijando a los centrales o bajando unos metros a pivotar. Todos ellos cumplieron con su papel al milímetro -como atestiguan sus respectivos mapas de calor-, un rol esperado pero importante, que abrió la puerta a que Aimar Oroz sorprendiera y desarbolara al Valladolid con sus desmarques y su creatividad.
Kike Barja
Mapa de calor de Kike Barja contra el ValladolidSofascore
Moi Gómez
Mapa de calor de Moi Gómez contra el ValladolidSofascore
Chimy Ávila
Mapa de calor del Chimy Ávila contra el ValladolidSofascore
Budimir
Mapa de calor de Budimir contra el ValladolidSofascore
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora