Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La crónica

Osasuna se apaga

El villarreal destapa las dudas de un equipo sin alegría venido a menos

Ampliar Kike García
Kike García se lamenta durante el partido de Osasuna contra el VillarrealAFP7
Publicado el 18/10/2022 a las 01:05
Osasuna perdió en Valencia esa alegría que había emocionado en las primeras jornadas de la Liga. Parece que, de repente, se haya producido un frenazo de todas esas señales tan esperanzadoras que se estaban transmitiendo. Eran las de un equipo con armas en sus circuitos de ataque que había mantenido la identidad de siempre. Perder contra el Villarreal entra dentro de toda lógica. No debería sorprender porque la diferencia de recursos es importante. Pero la imagen no fue ni mucho menos la esperada, en la línea de la pasada jornada. Fue un estilo diferente que no condujo a nada. Tampoco hubo respuestas que levantaran el ánimo. Es momento de hacer autocrítica y volver a pensar. Se ha apagado Osasuna.
Dentro de un planteamiento fallido que no lubricó jugadas y que tradujo lo poco que generó en lanzamientos lejanos, no fue el bloque compacto que podía imaginarse con los hombres que colocó Arrasate en la pizarra. El Villarreal se convirtió en una máquina que desbrozó a los rojillos con demasiada facilidad. Liderado por un estelar Álex Baena, el equipo de Unai Emery rompió líneas al ritmo que quiso para dejar entre costuras a una defensa rival que se vio desbordada en muchas fases del encuentro. Demasiadas dudas y contemplaciones. El doblete de Danjuma sentenció una noche de nuevo para olvidar y que pudo acabar en una goleada peor.
INICIO TIBIO, DESARROLLO PEOR
Fue un Osasuna venido a menos en la primera mitad. De un inicio aceptable a un final preocupante, pasando por un desarrollo en el que se jugó a lo que quiso el Villarreal. Jagoba había formado un tapón en el centro del campo para desarmar la creación de juego amarilla, a base de Torró, Moncayola y Darko. Recordó la propuesta ofensiva a la que ofreció el equipo de la temporada pasada, pero sin la fiabilidad de su estructura que le hacía ser de hormigón armado. Moi Gómez no entró en juego partiendo de la derecha en este contexto tan difícil para atacar mientras se iban dando pasos peligrosamente hacia atrás. Mala noticia para un Osasuna que planteaba sus ataques con balones en largo a Kike García y los chispazos del Chimy por la izquierda. El argentino fue el primero en soltar la pierna. Un potente disparo a los seis minutos desde lejos obligó a Rulli a dibujar una fenomenal estirada. El portero del submarino también sacaría después un tiro de Darko sin más dificultad.
Los rojillos se fueron consumiendo poco a poco. El Villarreal comenzó a ser un rodillo, cómodo para salir de la presión y dando libertad a un futbolista que volvió loco a la defensa navarra como Álex Baena. Los avisos se fueron sucediendo. El primero lo salvó David García en una extraordinaria acción defensiva tras una jugada de Pedraza, que rompía una y otra vez por una banda izquierda en la que no tenía oposición. No había manera de arreglar el problema dentro de ese dinamismo de pases local que comenzó a digerirse mal.
El VAR dudó de señalar un penalti de Torró a Baena, que seguía muy activo entrando desde segunda línea. Parejo fue el siguiente en disparar a Sergio Herrera, que respondió bien con una ágil mano derecha. No era de extrañar que el Villarreal llegara al descanso con ventaja. Se lo había merecido. Osasuna estaba demasiado atrás, sin hacer sombra en las recuperaciones. En situaciones así, salen en las foto los de atrás. Pasa siempre. Un balón en largo extraordinario de Baena fue profundo hacia Jackson, que rompió a Aridane con la velocidad que quiso en el uno contra uno, para ganar la línea de fondo y ceder a Danjuma. La ejecución fue estética para deleite de la afición castellonense desplazada a Valencia. Para la parroquia rojilla, un revés cuando se intentaba llegar ileso al descanso. El punta neerlandés envolvió el remate con el tacón de espaldas para ganar la posición a David García.
UN GIRO IMPOSIBLE
No hubo reacción cuando se reanudó el partido. Un error de Sergio Herrera en una salida acabó con todo. El centro había sido de Pedraza, que seguía a lo suyo. Baena iba a rematar y se encontró con el puño involuntario del portero rojillo tras medir mal el intento de despeje. Poca discusión ofrecía el tercera penalti consecutivo que le señalaban a Osasuna en esta Liga. Danjuma convirtió con solvencia, lo que no pudieron hacer antes Benzema y Cavani.
Minimizar los daños era la única escapatoria mirando el partido del jueves. Un disparo aislado de Kike, de nuevo de fuera. Poco más planteó como réplica un equipo que seguía partido en el centro del campo. Jackson quería su gol y Baena seguía su festival.
Arrasate dio entrada de golpe a Ez Abde, Aimar Oroz y Rubén García, tres jugadores de buen pie, en busca de un giro que no llegó. Quedaba media hora. No hubo tensión. Ni amor propio. Seguían las imprecisiones. Osasuna tuvo más el balón, seguramente porque el Villarreal quería gestionar su renta y dosificar esfuerzos. El de Xativa y el marroquí probaron de lejos, la única manera de acabar las jugadas. Sergio Herrera evitó el 3-0 de Pedraza, un lateral con alma de extremo, y de Morales. El partido llevaba tiempo agotado. Budimir, del que se desconoce por qué juega tan poco, tampoco resultó.

VILLARREAL: Rulli, Mandi, Albiol, Pau Torres, Pedraza, Yeremi Pino (Alberto Moreno, m.71), Morlanes (Manu Trigueros, m.84), Parejo, Álex Baena, Danjuma (Chukwueze, m.71) y Jackson (Morales, m.64)
OSASUNA: Sergio Herrera, Nacho Vidal, Aridane, David García (Manu Sánchez, m.77), Juan Cruz, Moncayola, Torró (Aimar, m.64), Darko, Moi Gómez (Abde, m.64), Chimy Ávila (Rubén García, m.64) y Kike García (Budimir, m.77).
GOLES: 1-0, m.41: Danjuma. 2-0, m.52: Danjuma, penalti.
ÁRBITRO: González Fuertes (comité asturiano). Amonestó por el Villarreal a Albiol (m.66) y Manu Trigueros (m.91) y por el Osasuna a Darko (m.27), Sergio Herrera (m.50), Juan Cruz (m.61), Kike García (m.66), Rubén García (m.72) y Aimar (m.78).
INCIDENCIAS: Estadio Ciutat de Valéncia ante 9.699 espectadores.

Las claves

Un planteamiento que no da resultado
Osasuna cambió el paso. No fue ese equipo que quiso el balón como en otras jornadas, con una personalidad que estaba marcando diferencias. Arrasate introdujo un trivote para ahogar al Villarreal, pero no logró su objetivo. Moi Gómez estuvo de nuevo muy apagado. Los ataques se basaron en balones largos a Kike García.
Pedraza y Baena rompen a Osasuna
Conforme avanzó la primera mitad, más cómodo estaba el Villarreal. Pedraza fue avión en la izquierda, siendo un lateral y sin oposición. Baena era difícil de detectar. Creaba juego y pisaba el área desde segunda línea con peligro. Inició la acción del 1-0 para mandar a Jackson y este a Danjuma, que marcó de estético remate. Baena también forzó un penalti donde falló Herrera. Otro error grosero.
Sin pisar el área en condiciones
El Villarreal estuvo fuerte con Albiol y Pau. Como lateral derecho se situó Mandi, otro central. Osasuna no pudo maniobrar en el área. Sus acercamientos fueron disparos lejanos. Chimy y Darko al comienzo. Tras el 2-0, Kike. Para acabar, Abde y Rubén. Lejos del gol.
Una segunda parte más fría todavía
Se esperaba que el equipo tuviera algo más de amor propio cuando el camino se le puso tan cuesta arriba con el 2-0. Osasuna tuvo más la posesión, pero sin profundidad y sin demasiada tensión. Los jugadores que saltaron del banquillo, a excepción de las buenas pinceladas de Aimar Oroz, no cambiaron la tendencia.
Momento para la reflexión
A Osasuna se le han hecho demasiadas ocasiones estas dos jornadas. El sistema defensivo, no solo la línea de atrás donde Nacho Vidal y Aridane sufrieron, hace aguas. El Villarreal fue superior en su dominio por dentro, más allá de que cuente con más potencial.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora