Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Betis 1-0 Osasuna

Osasuna cae con la cabeza alta en el Villamarín

La derrota en Sevilla no empaña la personalidad de un Osasuna que le jugó al Betis de tú a tú

Ampliar Betis - Osasuna en directo
Disparo de Moi Gómez que repele el paloEFE
Publicado el 27/08/2022 a las 06:00
En cuestión de segundos, se desniveló una balanza que Osasuna se empeñó de igualar. Era una prueba de las verdaderas después del pleno de El Sadar. El Betis, un rival de gran envergadura, en estado de gracia, al que le acompañó un fuerte calor ambiental en sus gradas. Llegó la primera derrota de la temporada, pero envuelta un prisma de conclusiones positivas por la personalidad mostrada en el Villamarín. Los rojillos ofrecieron una fuerte resistencia y una notable capacidad para jugar de tú a tú, sin nunca dar la sensación de sentirse inferiores y siempre buscando ataques con la valentía que están plasmando en este inicio de curso. Más allá de la ambición, la diferencia quedó ejemplificada en esa doble acción cuando había pasado la primera media hora. Borja Iglesias se sacó un latigazo para romper la pelota en la red a la vez que Osasuna se lamentaba de que segundos antes había tenido en la mano la oportunidad de adelantarse con un lanzamiento de Moi Gómez al palo y un posterior rechace de Rubén Peña que sacó Rui Silva. Fue el momento decisivo, el acierto y desacierto en cada área, dentro un choque que nunca se dio por perdido. El único disparo a puerta verdiblanco en todo el partido. El Betis jugó los últimos veinte minutos con diez y pasó muchos apuros frente a un equipo que emiten señales prometedoras.
Había sido un primer tercio de partido sin oportunidades de gol. A Osasuna le estaba resultando su plan. Contenía a todo un Betis tal y como lo había planteado en la pizarra. No era cuestión de meterse atrás. Arrasate había introducido una variante respecto a la anterior alineación. En previsión de los ataques por la izquierda del lateral Álex Moreno, apostó por la dupla Nacho Vidal-Rubén Peña y contar con más rigor defensivo, sin perder tampoco profundidad en ataque, que la hubo. El Chimy era el encargado de estar en punta y encontrar asociaciones con Moi Gómez y Aimar Oroz, que volvieron a dar claridad a los ataques que se montaban. El canterano no se arrugó en su primer partido fuera de casa siendo además un escenario de decibelios. Participó mucho en el juego, sin que le condicionara la tarjeta amarilla que vio pronto.
Osasuna se había arrimado con dos lanzamientos exteriores del Chimy y de Moncayola sin mayor historia. El Betis no conectaba los cables. Juanmi, uno de los temores de Jagoba, estaba muy bien sujetado. Fekir aparecía a cuentagotas. Y llegó ese momento que resultaría ser tan determinante. El balón tomó una dirección vertical tras el envío de Moncayola y el Chimy golpeó al primer toque con astucia para Moi Gómez. El alicantino se inscrustó por dentro y se plantó ante Rui Silva en buena posición de disparo. Superó al portero, pero el poste repelió la definición. Rubén Peña, que fue uno de los mejores por la chispa que sacó siempre, atrapó la pelota pero no pudo superar al meta portugués, que hizo una buena intervención con un pie abajo.
Un minuto después vino la bofetada del Betis, hasta entonces inofensivo, que aprovechó un pequeño resquicio que se le concedió en el área. Delanteros así son devoradores. No aparecen hasta que huelen la sangre. Borja Iglesias recibió en el área desde la izquierda, casi en el borde y sin estar cerca de la portería. Estuvo rápido para perfilarse y sacar su fusil. El lanzamiento fue verdaderamente tremendo. La defensa no se lo esperaba. Tampoco Herrera, que no pudo reaccionar antes.
Fue un golpe duro, que dejó tocados a los navarros y espoleó a los de Pellegrini, más sueltos en ese tramo hasta el descanso. Era el momento de apretar los dientes y ofrecer resistencia para que el marcador no sufriera más alteraciones. A Osasuna le duraba menos el balón y sufría cuando Álex Moreno encontraba los pasillos. Una internada del lateral puso un nudo en la garganta al no encontrar rematador y, justo antes del descanso, William Carvalho lanzaría desviado un disparo tras una sensacional maniobra individual entre camisetas rojillas. El portugués fue una de las armas béticas por su poderío en el centro del campo.
AMBICIÓN POR EMPATAR
Fue elogiable la ambición que mostró Osasuna en la segunda parte. El Villamarín no respiró tranquilo en ningún momento. Rubén Peña fue de nuevo protagonista. Conectó con Nacho Vidal y su disparo en una posición algo forzada no pudo encontrar el destino deseado. El Betis vivía de Fekir. Arrasate quemó naves con tiempo por delante. Budimir y Kike García eran el plan B. Subían metros los rojillos, más aún cuando Pezzella vio la roja por un feo plantillazo sobre Manu Sánchez, otro recién entrado al campo.
El partido se volvió bronco. Osasuna apretó con córners y centros, quizá se precipitó por momentos. Kike Barja y Rubén Garcían estaban en el verde. Más cambios ofensivos no podía haber. Faltó traducir ese dominio en algo más. Un cabezazo de Budimir y otro de David García no cogieron la dirección esperada. A Osasuna se le acabó el tiempo, pero nunca las ganas de haber puntuado. Su imagen fue positiva.

BETIS: Rui Silva; Aitor Ruibal (Luiz Felipe, m.74), Pezzella, Égar, Alex Moreno; William Carvalho, Guido Rodríguez; Rodri (Canales, m.46), Fekir (Guardado, m.90), Juanmi (Luiz Henrique, m.64); y Borja Iglesias.
OSASUNA: Sergio Herrera; Nacho Vidal, Unai García (Manu Sánchez, m.71), David García, Juan Cruz; Moncayola, Torró (Kike Barja, m.78); Rubén Peña (Rubén García, m.78), Aimar (Kike García, m.62), Moi Gómez; Chimy Ávila (Budimir, m.62) .
GOL: 1-0, m.32: Borja Iglesias.
ÁRBITRO: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Expulsó con roja directa al local Pezzella (m.72). Amonestó a Aimar (m.14), Unai García (m.68) y David García (m.84).
INCIDENCIAS: Benito Villamarín ante 52.580 espectadores.

Las claves

UN CAMBIO PARA REFORZAR LA BANDA
Budimir se quedó en el banquillo respecto al último once. Entró Nacho Vidal y Rubén Peña jugó en banda por delante. ¿El objetivo? Frenar las posibles internadas del Betis con su juego profundo. Ese doble lateral. Fue la variación de Arrasate. El Chimy jugó en punta.
PERDONA OSASUNA CON UNA DOBLE OCASIÓN
Estaba siendo una primera parte sin ocasiones. Los rojillos estaban conteniendo bien al Betis. Llegó la primera amenaza seria. Moi Gómez se metió por dentro tras una dejada el Chimy y su disparo lo repelió el palo. El rechace fue para Rubén Peña y y su tiro lo sacó Rui Silva. Se rozó el 0-1 en el minuto 32.
EL BETIS ACIERTA EN LA QUE TIENE Y SE CRECE
En la siguiente jugada, prácticamente, los verdiblancos rompieron el marcador. Borja Iglesias recibió en el área y aprovechó que la defensa navarra le diera un pequeño espacio para lanzar un latigazo arriba. Sergio Herrera ni vio el balón. Golazo del delantero en uno de los resquicios que le concedió Osasuna. El Betis acabó mejor antes del descanso. Pudo marcar más con una incursión de Alex Moreno y una espléndida acción individual de William Carvalho.
RUBÉN PEÑA TIENE DE NUEVO EL GOL
El Betis apretaba a impulsos con la brújula de Fekir, pero Osasuna estaba muy vivo en el partido. Rubén Peña tuvo en su mano el 1-1 tras un pase profundo de Nacho Vidal. Lanzó forzado fuera. Arrasate movió ficha. Sacó dos tanques, Budimir y Kike García.
EXPULSIÓN DE PEZZELLA POR UNA FEA ENTRADA
Era el minuto 72. Osasuna había dado un paso adelante y redobló su presencia en campo rival tras la roja clara a Pezzella por un plantillazo a Manu. Hubo más cambios. Saltaron Rubén García y Barja en busca de más peligro y centros.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE