Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Forofillo

A hombros o en ambulancia

Quinta temporada de Jagoba en el banquillo de Osasuna, 

Ampliar El Forofillo en tiempos del coronavirus
El Forofillo en tiempos del coronavirusJAVIER IBORRA
Publicado el 12/08/2022 a las 08:47
Suele decir el compi Lorda cuando debuta un jugador que puede salir por la puerta grande o acabar en la enfermería, tirando de simil taurino, para dar a conocer las posibilidades del dorsal de turno ante el futuro más próximo. Duplicidad facilona pero tan real como la vida misma, que es la misma a la que se enfrenta este renovado Osasuna que en pocas horas se estrena en LaLiga de las Estrellitas levantando el telón de la 2022/2023 contra el Sevilla. Y otro tanto le ocurre a Jagoba Arrasate.
El técnico rojillo puede poner el broche a su etapa rojilla saliendo a hombros de la plaza de El Sadar o teniendo que ser trasladado en ambulancia a centro hospitalario. Una variante del a hombros o enfermería que le sirve al de Berriatua cuando cumple su lustro en Osasuna, etapa que nunca ha hecho tan larga en los anteriores equipos a los que ha dirigido (dos años en la Real y tres en Soria, al frente del Numancia). 
La renovación del entrenador fue, de largo, la labor más dura a la que se enfrentó Braulio la pasada campaña. Y aunque a regañadientes, el entrenador se apuntó a dirigir la nave rojilla un año más, para sacrificio de polizones díscolos a los que no quería embarcados y que uno a uno han ido saliendo. Casi todos. De ahí que la apuesta del técnico sea de órdago a la mayor, triunfo o fracaso, sonrisas o lágrinas, yin o yan.
Osasuna tiene mejor plantilla. La salida de futbolistas que lindaban la casi retirada ha aclarado un panorama en el que la plantilla ha pasado de ser un 6 a un 7 y medio. La lllegada de los tres fichajes y medio (a Manu lo contamos la mitad tanto por ser cedido nuevamente como por estar empadronado ya en Pamplona) ha elevado el número de kilates. Aitor Fernández le va a poner mucho las pilas a Sergio Herrera, quien no encontraba rival en el pobre Juan Pérez. Rubén Peña nos va a dar dinamita en la diestra, con vigilancia defensiva si hace falta. Y luego llega el jugón, Moi Gómez.
Personalmente creo que Moi es el mejor fichaje que ha llegado a Osasuna en los últimos años. No esta temporada, sino más atrás. Cómo será de bueno el centrocampista para que nuestro director deportivo tenga dudas de si es diestro o zurdo, de lo bien que maneja ambos pies. A nada que tenga regularidad y le respeten las lesiones nos lo vamos a pasar pipa. 
Luego están las salidas, que el temita da para serie de libros a lo Juego de Tronos. Entre chipriotas, segundos entrenadores o el chico que se ha comido a Cote, es cierto que se ha aligerado gente que apenas contaban con minutos y que no tenían especial amistad con los que cortan el bacalao. Incluso hay jugadores a los que se les ofreció la salida ante la poca presencia que iban a tener en el equipo pero que han preferido hacer chitón y seguir trabajando por el equipo de su vida. Cosas veredes...
Lo mejor de este Osasuna es la espina dorsal. Se ha mantenido el eje David García - Monca/Torró - Budimir. No ha habido elecciones ni candidatos capaces de poner el pastizal sobre la mesa para llevárselos, pese a los cantos de sirena de centrales que querían ir a la Ciudad Condal abriendo la puerta a cheques rumbo a Pamplona, o las apuesta de candidatos desesperados por el voto que apostaron por hacer frente a la cláusula en una maniobra más digna de tiro en el pie que de as en la manga. 
Si a ese bloque mantenido le añadimos los que han llegado, miel sobre hojuelas. La meta ha ganado en competitividad y no me extrañaría que el nuevo le quitara el sitio al asentado. El tiempo lo dirá, pero Aitor Fernández es un porterazo y, pese a la extraña campaña vivida el pasado año, tiene vitola de titular. El centro del campo es dinamita, con ese tridente Torró-Monca-Darko al que se une ahora Moi y que sentará presumiblemente al balcánico en el banco. Y arriba Budimir, un cisne sin apenas estrenar en la pretemporada pero de los que con poco te hacen un fuego. Súmenle  un Chimy que derrama ganas, peligro y ataque por los cuatro costados, amén de Kike, y entenderán los motivos para la esperanza.
El debe lo apuntamos a la defensa. Pese al crecimiento de Juan Cruz y las buenas migas que hace con David García, la zaga rojilla ha sido lo más débil en pretemporada, con alas muy fáciles de atacar. No me dan mucha confianza Nacho o Manu en el apartado defensivo y deberán subir un punto el pistón si no queremos pasarlas canutas. Además está la duda de Aridane, capaz de lo mejor y lo peor.
La cantera ha asomado la patita durante la pretemporada pero, insisto, hay que adoptar la táctica de los callos: chup, chup, chup, a fuego lento y poliki poliki con la chavalada. No volvernos locos y darles los minutos que se les tiene que dar, que vayan cogiendo experiencia y galones. Los Pablo Ibáñez, Aimar Oroz, Iker Benito y Jorge Herrando son el futuro próximo pero, insisto, futuro. Mucha gente quiere que el mutilvero, el más sobresaliente en la pretemporada, salte al verde desde el minuto uno. Vale, pero ¿a quién  quitamos?¿A Moncayola, a Torró, a Moi Gómez que es el fichaje estrella? Lo dicho, paciencia, calma y buenos alimentos. La pretemporada sirve para pulsar el nivel al que llegan todos los jugadores pero, a la hora de lo serio, hay que tirar de veteranía, combinándola cuando se puede con la juventud.
Arranca una temporada de ambulancia o salida a hombros, el quinto año de Arrasate en Pamplona, puede que el último si no deja al equipo en una posición de esas que no puedes rechazar seguir otro año más por los viajes a Europa. Una campaña ilusionante, con mejor plantel que la anterior, con la misma ilusión y esperanza que siempre y en la que Osasuna puede volver a batallar contra el resto de equipos y dar alguna sorpresa. Una ilusión que igual a las primeras de cambio nos deja colistas, por perder contra el Sevilla, o con el puntazo de ser los primeros líderes de la competición. Una liga con Mundial por medio en la que, como siempre, nos vamos a dejar el alma por nuestro equipo diga lo que diga la Famiglia. Acabe en puerta grande o acabe en enfermería...
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE