Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

Parecido razonable

Frente a la Real Sociedad en Zubieta, los de Arrasate empiezan a dar la verdadera medida de sus posibilidades ante un rival de su misma categoría

Ampliar El partido de Zubieta se disputó con mayor fuerza e intensidad que el resto de los de pretemporada
El partido de Zubieta se disputó con mayor fuerza e intensidad que el resto de los de pretemporadaJ.P. Urdiroz
  • Fernando R. Gorena
Publicado el 29/07/2022 a las 06:00
Poco a poco la pretemporada ha cruzado prácticamente su ecuador y cada vez huele más a fútbol liguero. Tras los envites ante Promesas, Toulouse y Huesca, Osasuna disputó en Zubieta ante la Real Sociedad, un partido en el que empezó a mostrar la medida de sus posibilidades.
A pesar de que el navarro Jorge Aguirre anotase el único gol del partido que a la postre dio el triunfo a la Real, Jagoba Arrasate salió satisfecho del rendimiento de sus jugadores. Y es que Osasuna tiene ya un parecido razonable con el equipo que la pasada campaña acabó décimo en la Liga, un ‘puestazo’ que será muy difícil de igualar.
Llegaba Jagoba al partido con ‘la mosca detrás de la oreja’ después de confesar que estaba “enfadado” con el rendimiento en defensa del equipo con el Huesca.
Para ello, el de Berriatua podrá contar con el espinazo del que será el once titular. Poco a poco, aun a falta de las anheladas incorporaciones, van incorporándose todas las piezas del puzzle.
Ayer volvió Lucas Torró en la segunda parte. Pablo Ibáñez completó un buen partido en la primera, pero el concurso del valenciano, que se perdió los dos últimos encuentros por unas molestias, se nota. Su trabajo de ‘cinco’ argentino por delante de la defensa le da aplomo al juego defensivo y prestancia al ofensivo. Con el dorsal ‘6’ a su espalda, heredado del capitán Oier, reivindica un papel de mayor peso en el campo y en el vestuario.
Budimir y Manu Sánchez
Ante Budimir también se estrenó en el centro de la delantera. El croata inició más tarde su período vacacional por la disputa de al Nations League con su selección. En Zubieta disputó, como el resto, 45 minutos. Estuvo peleón y buscando el gol, pero se notó los diez días menos de preparación respecto a sus compañeros. Será cuestión de tiempo que él, como los demás a los que todavía les falta estar un poco más finos, vuelva a cargar las baterías.
Manu Sánchez, la tercera pieza que como Torró y Budimir apunta a jugar un papel imperante en las alineaciones llegó con el ímpetu de la juventud que le dan sus 21 años. El madrileño llegó a Pamplona la víspera del partido, se entrenó por la mañana con los demás y por la tarde disputó una de las dos mitades como todos los demás.
El partido de Zubieta, ante un equipo de la misma categoría, tuvo también otro aire distinto a los previos, competitividad, un acicate que parece consustancial al juego de Osasuna. Los cuarenta jugadores que se vistieron de corto, dentro de una exquisita deportividad, se emplearon a fondo, sin rehuir choques y faltas y con una velocidad y recuperación física superior. Fue un encuentro también con un parecido razonable a los que están por venir. Y que satisfizo a Jagoba.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE