Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

¿Qué le pasa a Osasuna?

Los 17 puntos en 9 jornadas dieron paso a una mala dinámica que ha descompuesto la imagen del equipo

Ampliar Los futbolistas que tuvieron más minutos en Girona completaron una suave sesión ayer en Tajonar
Los futbolistas que tuvieron más minutos en Girona completaron una suave sesión ayer en TajonarJ.P. URDIROZ
Publicado el 08/01/2022 a las 06:00
Después de la última victoria, cuando el calendario marcaba el 17 e octubre, se llegó a especular incluso con las opciones de pelear por Europa. Osasuna daba argumentos para ello con 17 puntos en 9 jornadas y la sensación de bloque bien armado. Quintos en la tabla y 12 puntos por encima del descenso, el horizonte era inmejorable. El equipo de moda. Han pasado dos meses y medio, los que lleva el equipo sin ganar. Muy poco tiempo para un contraste tan importante.
Diez partidos sin sumar de tres y apeados de la Copa. La distancia sobre el pozo se ha reducido a la mitad y preocupa sobre todo la mala sensación que desprende Osasuna, ya que la situación clasificatoria es más que aceptable con 22 puntos al cierre de la primera vuelta. Sin embargo, la propuesta no es reconocible ni consistente.
¿Qué le pasa a Osasuna? La pregunta del millón y la que se hace el osasunismo. También dentro del vestuario. “Estamos mal en lo técnico, táctico, físico y anímico”, dijo una voz autorizada como es el capitán Oier Sanjurjo. Así de claro. Nadie tiene una fórmula mágica.
ESPIRAL NEGATIVA SIN NECESIDAD DE PUNTOS
El fútbol son rachas, ciclos, momentos de forma y acierto. Y Osasuna atraviesa un serio bache de un tiempo a esta parte. El cuerpo técnico y el vestuario han asumido el problema y toca reaccionar, tal y como han manifestado públicamente. Ese es el primer paso para mejorar.
No hay tiempo para lamentos porque Osasuna recibe mañana al Cádiz. Partido importante que llega en medio de una crisis de juego y resultados evidente. Hay innumerables factores que han mermado al equipo. Mientras, ha aumentado el grado de preocupación.
¿Cuándo empieza el bache? Después del último triunfo en La Cerámica, los rojillos firmaron un partido notable en el Bernabéu (0-0). Pero en Sevilla llegó una derrota incontestable (2-0). Luego, tropiezos contra la Real y el Atlético. En el germen de la mala dinámica se juntó un tramo del calendario muy exigente y la ausencia de necesidad de puntos. El descenso parecía estar a años luz. No merodeaba ningún fantasma, pero el colchón se fue reduciendo mientras Osasuna se metía en arenas movedizas. Una espiral negativa que se ha hecho bola.
DESAJUSTE DEFENSIVO Y DEBILIDAD EN EL SADAR
Esta inercia de resultados desfavorables es casi calcada a la que se firmó la temporada pasada. ¿Casualidad? Otro punto común se traza con la baja de Aridane, que ha roto una de las mejores parejas de centrales de la Liga, la que forma junto a David García.
Algo que conduce a otro grave problema: la fragilidad defensiva demostrada en las últimas citas, especialmente en El Sadar. Osasuna es el equipo que más goles ha recibido como local con 16 encajados. Precisamente los números jugando de anfitrión están muy alejados de un saldo adecuado. Solo un partido ganado. Tercer peor local de Primera. Los datos de El Sadar son preocupantes. Osasuna no consigue dar con la tecla ante su afición.
También juega su papel el aspecto anímico. La falta de buenos resultados ha mermado la confianza del grupo. Se ha perdido frescura, chispa, esa alegría desbordada que había hasta finales de octubre. Por ejemplo, desde las bandas, uno de los claros termómetros en la era Arrasate. La deriva ha golpeado el rendimiento individual de jugadores diferenciales y viceversa, como una cadena que se retroalimenta con el desgaste que eso genera a todos los niveles.
SOLUCIÓN: SIMPLIFICAR DESDE LOS CIMIENTOS
La eliminación copera en Girona ha supuesto otra vuelta de tuerca y ha magnificado los problemas. ¿Y cuál es la solución? “Debemos simplificar las cosas. Ir a lo simple para que el equipo esté lo más cómodo posible”. Lo dijo Bittor Alkiza antes del duelo en Girona. Osasuna camina hacia el punto de partida para reconstruirse. Es el mismo plan que dio frutos para firmar una gran segunda vuelta en la temporada anterior. “Debemos dar con el sistema y los jugadores adecuados”, añadió.
En el seno de Osasuna hay consenso por abordar primero esa seguridad defensiva para volver a recobrar sensaciones perdidas. Además, dentro del club existe una gran confianza en Jagoba Arrasate y su equipo de trabajo para volver al camino adecuado. En el horizonte, Cádiz, Celta y Granada.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE