Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna 0-2 Real Sociedad

Osasuna no puede crearle peligro al líder y se derrumba al final

Tras una aparente igualdad, el partido se resolvió con un gol de Merino en el minuto 71 que hundió a los rojillos

Ampliar Fotos del partido Osasuna - Real Sociedad.
Oportunidad de Kike Barja en la que se reclamó penalti. / EFE
 
Actualizado el 08/11/2021 a las 07:49
La Real aniquiló a Osasuna cuando los rojillos parecían empujar, dispuestos a prender la mecha. Llegaba el partido a su tramo decisivo. Arrasate juntaba en el campo al Chimy y Kike García. Darko había tenido el 1-0. Hasta entonces, la pelea había sido de igual a igual. Dos equipos con sus armas y que habían evitado el daño rival. Unos, con esas recuperaciones a altas revoluciones, aunque tibios arriba. Y otros, con ese fútbol colectivo en velocidad buscando espacios con precisión. No se habían registrado grandes ocasiones, a lo sumo una para cada equipo. Flotaba en el ambiente esa emoción de saber cómo se resolvería esa aparente igualdad. En este Sadar espléndido, el derbi de las aficiones hermanadas era disputado. Hasta que el líder pudo atravesar por esos pasillos antes taponados.
Ese 0-1 que marcó Mikel Merino con algo de fortuna fue un tremendo golpe por las consecuencias que trajo. La Real había roto el marcador en el minuto 71. El partido se le puso favorable hasta el final sin que Osasuna pudiera ponerle remedio. Ahí es cuando claudicaron los de Jagoba, hasta entonces serios. Sin peligro en el área de Remiro, pero metidos en faena para desactivar el fútbol interior de un oponente que seduce al aficionado. El sello pleno donostiarra quedó expuesto después.
Un control absoluto del centro del campo y una defensa impecable que seguía sin caer en errores. Quedó en el paladar que la Real es con merecimiento el equipo más completo del campeonato y que a Osasuna le falta un escalón para hacerse valer contra rivales de mayor jerarquía. El calendario pesa, pero los puntos y las sensaciones generales no abren dudas. Queda esa reflexión de por qué está costando tanto en El Sadar.
Que los rojillos no pudieran desmelenarse como les gusta abre el debate de si fue por el exceso de respeto que hubo al líder o ese paso que ha dado la Real esta temporada como bloque. No solo practica un juego que rompe rivales, también es sólida. Arrasate probó su plan. Adelantó la posición de Torró para que fuera la sombra de Mikel Merino, dominador del juego aéreo entre múltiples registros, y retrasó la de Moncayola. Junto al omnipresente Darko, ese tridente interior tuvo trabajo para minimizar a la Real. Lo consiguió mientras pudo. David Silva, que avisó desde el minuto 2, fue la clarividencia. Tiene 35 años y no le hace falta correr. Su calidad es máxima. Januzaj también brilló. Isak amenazó, aunque parecía estar atado por los García.
Osasuna se estiraba por la banda de Kike Barja, novedad en el once después de dos meses y medio. Acabó la primera parte sin generar situaciones que levantaran a sus aficionados del asiento. Estaba bien plantado en ese sistema de ayudas para que la Real no cruzara la línea de tres cuartos cuando llegaba tras esas combinaciones corales. Kike García no estaba cómodo en ataque entre dos buenos centrales y Rubén se empleó más en defensa que en ataque. Un disparo lejano de David García fue lo poco que lanzó Osasuna hacia Remiro.
SE ROMPE EL HIELO
La primera gran oportunidad fue después del descanso, cuando Imanol había corregido el problema del lateral izquierdo dando entrada al navarro Aihen. Isak se llevó el balón ante Unai García en un posible juego peligroso y se plantó en el borde del área para lanzar un violento latigazo alto.
Osasuna pareció encontrar su momento. Había dado ese pasito para jugar en campo contrario mirando a Graderío Sur. Su mejor llegada fue en el minuto 66. Una transición de esas que monta ocupando los espacios en el área y que terminó Darko con un disparo que sacó Remiro. Arrasate quiso dar el acelerón para esos últimos 20 minutos. Pasó a un 4-4-2. Chimy y Kike arriba. Darko y Rubén en banda. Iba a por el partido, pero en segundos se le derrumbó su castillo. La Real inició desde atrás y encontró grietas cada vez más anchas por donde pasar hasta llegar cómoda al área. Mikel Merino pudo armar la pierna izquierda y su disparo, que no era el mejor de su carrera, pegó lo suficiente en David para despistar a Herrera.
Portu dio el volantazo definitivo con su verticalidad. Tuvo el 0-2 tras un pase de Silva. Osasuna estaba descompuesto. No está sabiendo reaccionar a los palos que se lleva en El Sadar. Unai García se sumó al desconcierto con una entrada a destiempo en el área sobre Januzaj, que venía de hacer un eslalon. No hubo discusión. El belga marcó desde los once metros.
El último intento resultó baldío. Arrasate mandó defensa de tres. Moncayola junto a los García. Cote, Torres y Budimir al campo. Un disparo del Chimy que despejó Remiro y un cabezazo de David fueron los últimos coletazos. Era ya el descuento. No había partido desde el minuto 71. Ese gol de Merino.

Ficha técnica

0 – Osasuna: Sergio Herrera; Nacho Vidal; Unai García, David García; Manu Sánchez (Cote, m. 83); Torró; Kike Barja (Chimy Ávila, m. 70), Moncayola, Darko, Rubén García (Torres, m. 83); Kike García (Budimir, m. 83).

2 – Real Sociedad: Remiro; Zaldua, Aritz, Le Normand, Rico (Aihen, m. 46); Barrenetxea (Portu, m. 70), Zubimendi, Merino, Januzaj (Lobete, m. 87); Isak (Sorloth, m. 70), Silva (Turrientes, m. 83).

Goles: Merino 0-1, m.72: Mikel Merino. 0-2, m.82: Januzaj, de penalti 0-2.

Árbitro: Ortiz Arias (Comité madrileño), asistido por Villaseñor Julián y Estévez Iglesias. El colegiado mostró amarilla a Diego Rico y Zubimendi por parte de la Real.

Incidencias: Partido correspondiente a la décima tercera jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio El Sadar ante 21.741 espectadores. En los prolegómenos del encuentro se guardó un minuto de silencio en memoria del aficionado rojillo fallecido durante el calentamiento del Osasuna-Granada de hace unas semanas.

volver arriba

Activar Notificaciones