Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Forofillo

Tres lustros y un JM

Osasuna rompe con uno de los campos gafes en el pleno de victorias visitantes. ¿Sadar?¿Qué es El Sadar?

El Forofillo en tiempos del coronavirus
El Forofillo en tiempos del coronavirusJAVIER IBORRA
Actualizado el 26/09/2021 a las 23:17
Años 90, discoteca Sector. El menda lerenda llenando vasos con hielos y bien de cubatas para la peña lereña, música pinchada por DJ Pedro, canciones medio maquineras y en medio del soniquete que empieza a sonar un "Venga, venga, venga, venga. Dale, dale, dale, dale. Toma, toma, toma, toma" de Espiral in crescendo, a lo composición clásica pero de aquellos tiempos en los que llevábamos pantalones con petachos, zapatos Dr. Martens y cara de tontos. La cara yo la sigo teniendo...
Ese subidón de antaño volvimos a sentirlo los osasunistas del mundo mundial durante el choque contra el Mallorca. Un encuentro en el Visit Mallorca Estadi que fue una montaña rusa de vaivenes, sube y baja, curvas y caídas libres con arrancada de galgo, frenazo a lo burro y esprint final con suspense. Como decía en el siglo XIX Jack El Destripador, "vayamos por partes".
Parte de culpa, por  no decir toda, la tiene el chavalote este de Berriatua. Jagoba es a Osasuna lo que el tomate a las magras. Nadie sabe mejor que él el estado en el que se encuentran sus chavales. Ya extrañó que no variara el once contra el Betis en esta semana de tres partidos, pero en tierras baleares sí que lo hizo.
Defensa con laterales nuevos, Areso en la diestra y un chaval que se ha comido a Cote en la izquierda. Oier en el centro del campo, con Javi Martínez e Íñigo Pérez a los lados. Y el Chimy arriba. Mucho cambio para tan poca olla. Pero lo dicho, si Jagoba lo dice, nosotros "amén". Y vaya amén. Porque Osasuna salió al ataque en el estadio del Mallorca, buscando al meta Greif, que sentaba al veterano Reina. Y obtuvo premio pronto.
Cotetazo para abrir la tarde, un zurdazo del lateral al que nada pudo hacer el meta local, dejándonos a todos con la cuchara del puré en la boca, abierta y los ojos a lo chavalín que entona letras como "Pim, pam, toma Lacasitos". 0-1 y que querían más estos. El Chimy partiéndose el pecho, la defensa algo despistada por los calores, Sergio Herrera de fortín. Poco dura la alegría en la casa del pobre...
A los dos minutos, córner, despiste y Dani Rodríguez empata. Los rojos tienen que hacer golazos, pero encajan tantos de infantiles. Como el segundo. En el descuento de la primera parte, cuando nos íbamos a la caseta con el premio del 1-1, que los bermellones tuvieron ocasiones más que de sobra para golearnos. Y se fueron con el 2-1 merced a una salida de percherón de Cote, que se quedó enganchado en el fuera de juego y dejó al Niño, de nombre Fer, solito para que fusilara a un Sergio Herrera que si saca eso lo encumbramos...
Segunda parte como todas las que nos está dejando este equipo. Al ataque. Sin miedo, leñe, que hay que terminar con esos tres lustros, esa década y media, esos 15 años desde la última cabalgada de Ludovic Delporte, el galgo de La Mancha, que nos dio el último triunfo en el feudo del rival. ¿Era todavía el Luis Sitjar? A saber
El caso es que si la semana pasada me quejaba del fondo de armario de nuestro equipo (no por no tener calidad, ojito, sino porque el fondo del Betis es mejor, cuestión de millones), en ésta los menos titulares dieron un ejemplo de que están para sumar. Que se lo digan al primo Íñigo Pérez. Pobres telarañas de la escuadra izquierda, buscando casa están después del zapatazo del 2-2.
Subidón al final. Sin conocer el descuento, un chut con la derecha de Rubén García pegaba en un defensa y salía a la izquierda, Manu Sánchez metía el interior y ponía el cuero en el área pequeña. Y un tal Javi Martínez, de Ólvega, no de Ayegui, colocaba la bota para cruzar a gol. 2-3. Y ahora el descuento... Manda bemoles, oigan. Tres lustros después y un tal Javi Martínez que nos da el premio gordo de la lotería.
No sabemos si era un Mallorca-Osasuna de LaLiga o un Bélgica-Nigeria del Mundial de Calasparra, porque el trencilla no tiene otra cosa que dar 10 minutos de añadido. Como decía mi compi Tere, para eso da 15, uno por cada año que llevamos sin ganar, saladuco... El caso es que en esos 10 minutos, al igual que en todo el partido, pasaron montón de cosas...
El penalti de Unai García, que el amigo Butini se empeña en defender que es clarísimo pero que a mí tanto no me lo parece. Y es que los jugadores están aprendiendo a meterse, como polluelos recién nacidos, bajo el ala del rival que salta. Andan coordinando saltos para buscar penaltis. Y claro, así los choques van a terminar con guarismos de la Asobal. Y es que en esa pseudo-prórroga nos pitaron un penalti, anularon el penalti porque los del VAR no estaban muertos, aunque igual sí de parranda. Se prolongó el choque y cuando el pitolatri chifló en el minuto 112 ya andaba uno esperando los penaltis para ver quién pasaba a cuartos...
Pleno de victorias a domicilio. A ver si prospera la moción para jugar todo el año lejos de Pamplona. Muy cuco, sí, muy bonito, muy caro pero poco triunfo. Y fuera, pleno. ¿Y ahora? Pues eso. Ahora a descansar. Ahora a preparar el choque contra el Rayo Vallecano, que no Americano, que dicen los sobris del amigo Belcos. Jornada 8 y previo al parón de selecciones. Anda que como nos vayamos a los 14 punticos, no vamos a flipar ni nada. Por cierto, ¿y el Athletic Club? Ah, vale. Perdón. Que esto es muy largo, pero ya huele a huevos con txistorra...
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
volver arriba

Activar Notificaciones