Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tercera RFEF

César Monasterio, entrenador del Subiza: “Buscamos jugadores con proyección dentro de Osasuna”

El técnico tiene al equipo líder de la Tercera División tras su espectacular inicio

César Monasterio, entrenador del Subiza, posa junto al río Arga a su paso por Huarte
César Monasterio, entrenador del Subiza, posa junto al río Arga a su paso por Huarte josé antonio goñi
Publicado el 06/10/2021 a las 06:00
César Monasterio, entrenador del Subiza, tiene la difícil tarea de formar un equipo lleno de futbolistas que aspiran a llegar al profesionalismo en Osasuna. Además de lo estrictamente deportivo, el técnico tiene que gestionar las expectativas del vestuario y ser sincero con sus jugadores. Le avala su experiencia en el División de Honor rojillo.
Cuatro partidos y cuatro victorias. Líderes.
Me ha sorprendido para bien. Pensábamos que nos iba a costar más al tener que encajar todas las piezas porque cada uno veníamos de equipos diferentes. El cuerpo técnico era nuevo y el proyecto también. Iniciar así la temporada es un lujo.
¿Cuáles han sido las claves?
Todos los chicos han venido con ganas de aprender. Han entendido el proyecto desde el primer minuto. Nos ha costado y nos sigue costando, a pesar de los resultados. Hay muchas cosas que mejorar. Lo más importante ha sido la voluntad de los chicos y que cada día estamos creciendo como equipo.
El Subiza ha pasado de luchar por la permanencia a encabezar la tabla.
Es cierto, pero de la temporada pasada solo hay seis que continúan aquí. El resto no ha vivido esa experiencia. Es un proyecto nuevo y esa rémora no es traumática para la mayoría. El pueblo de Subiza se ha volcado y se está generando un caldo de cultivo bonito.
¿En qué consiste el proyecto?
La idea es ser un equipo entre el División de Honor y el Promesas. Es mi quinto año dentro de la estructura de Osasuna e, históricamente, ese paso siempre ha sido complicado. Había jugadores que se perdían porque no había la oportunidad de verlos de cerca. La identificación de ese talento se hacía tarde lo que provocaba que esos chicos, quizá muy válidos, no pudieran llegar a categorías superiores. Con este paso intermedio intentamos filtrar a esos jugadores y dar madurez a otros que les queda un poco para competir arriba. Es un paso beneficioso para la estructura del Club Atlético Osasuna.
¿Cómo surge su cambio del División de Honor al Subiza?
Llevaba dos años en División de Honor. Ahora doy un paso más para aprender y estar en una categoría sénior que ya conocía. Era un reto para mí y me ayudó el hecho de seguir con el mismo cuerpo técnico: Iñigo Calvo (entrenador de porteros), Emilio (delegado) y Lázaro (segundo entrenador).
¿Le ilusionaba?
Mucho. Era algo diferente a lo que había vivido. Ahora trabajo con jugadores jóvenes, pero también veteranos. Esa gestión de vestuario, el día a día es diferente a lo que conocía de los juveniles. Quería dar el paso.
¿Cómo es esa gestión?
Se hace todo con naturalidad. Aquí hay que lidiar con la diferencia de edades y de expectativas. Hay que saber interpretarlas. Yo también me quería ver en ese contexto.
Algunos jugadores ya los conoce del División de Honor.
La idea era tener futbolistas del 2001 y 2002, es decir, de primer y segundo año de sénior. Buscamos que esos jugadores puedan tener proyección futura dentro de Osasuna. Veníamos con una remesa que conocíamos bien como Pablo Grande, Berruete, Nowend, Inatz, Yoel... Y otros chicos que habían sido rivales que han venido del Pamplona, Txantrea, Mutilvera... Nos parecían también interesantes para el proyecto.
Y algún veterano.
Tenía que haber gente con cierta experiencia en Tercera para que nos ayudaran a aterrizar porque el 70% de la plantilla no conocía la categoría. De hecho ni la conocen porque llevamos cuatro partidos. Por eso necesitábamos gente con poso.
Al ser una especie de filial del Promesas, varios jugadores están a caballo entre un equipo y otro. ¿Cómo se lleva eso?
A los jugadores hay que explicarles cuál es su situación y la expectativa que tiene el club con ellos. Los retos a nivel individual y del equipo. La clave es la naturalidad y ser honestos. Es la mejor heramienta.
Ha hecho jugar a tres porteros.
Han sido circunstancias. Primero empezó Xabi, luego Yoel porque esa jornada no participó con el Promesas. Es un chico al que le tenemos que dar proyección. El tercero fue Ander. El nivel de los tres ha sido bueno, como el resto de los jugadores. Hemos hecho muchos cambios en el once y eso es una de nuestras fortalezas, el grupo. Cuando entra uno nuevo, el equipo no lo nota. Eso para un entrenador es un lujo.
¿Cómo ve la Tercera División?
No hay un equipo puntero como antes podía ser la Peña Sport o el San Juan, que históricamente estaban arriba todo el año. El nivel se ha igualado mucho. Excepto el 5-0 del Avance al Valle de Egüés, los resultados están siendo cortos.
volver arriba

Activar Notificaciones