Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Rayo Vallecano 1-5 Alavés

El Alavés logra la mayor goleada de su historia como visitante en Primera División

El Alavés logra la mayor goleada de su historia como visitante en Primera División

El defensa del Rayo Vallecano, Jordi Amat, despeja el balón ante el delantero sueco del Alavés, John Guidetti.

EFE
Actualizada 22/09/2018 a las 17:07
  • EFE
A+ A-

La victoria por 1-5 lograda este sábado por el Deportivo Alavés ante el Rayo Vallecano ha supuesto la mayor goleada de la historia del equipo vitoriano a domicilio en Primera División.

Hasta la fecha, el mejor resultado de los babazorros lejos de Mendizorroza era el 1-4 logrado ante el Real Betis hace dos campañas, en la temporada 2016-17, cuando en la jornada 35 Rubén Sobrino, Nenad Krsticic, Christian Santos y Alexandar Katai fueron los goleadores de aquel duelo.

Como local, la victoria más holgada tuvo lugar en la jornada 27 en la campaña 1954-55 cuando endosó un 7-0 al Valencia con tantos de Gorospe, Wilson (2), Echeandia, Primi y Erdocia (2).

El resultado de 1-5 a favor conseguido ante el conjunto vallecano lo había logrado el Glorioso jugando en Vitoria en tres ocasiones ante el Málaga, el Celta de Vigo y el Racing de Santander en última instancia en la temporada 2000-01 con goles de Jordi Cruyff, Javi Moreno (2), Raúl Gañán e Iván Alonso.

En los 423 encuentros disputados por el Alavés en la máxima categoría el resultado más repetido ha sido el 1-0 a favor de los albiazules.

Con goles de Ximo Navarro, Calleri, Burgui y un doblete de Ibai Gómez, el Alavés se llevó este sábado una cómoda victoria de Vallecas frente a un Rayo que jugó con diez casi sesenta minutos por la expulsión de Abdoulaye Ba y que en defensa destapó sus carencias con un cúmulo de errores y despropósitos que beneficiaron al rival.

El equipo madrileño comenzó muy fuerte sobre el césped, incluso gozó de una oportunidad muy clara en las botas de Álvaro García, pero a los siete minutos el Alavés asestó el primer zarpazo al Rayo. Fue con un gol de Ximo Navarro, que se anticipó a la defensa local para rematar de manera ortodoxa un balón centrado desde la derecha que no pudo atajar Alberto.

Al Rayo le costó mucho encontrar el ritmo del partido y solo el francés Gael Kakuta levantó varias veces al público de sus asientos con jugadas repletas de filigranas, caños y taconazos.

A los 29 minutos, Raúl de Tomás apareció para marcar un gol de delantero centro puro, al recoger un balón suelto en el área pequeña y batir a Pacheco.

La alegría no le duro nada al Rayo, puesto que solo cuatro minutos después Ibai Gómez realizó una jugada personal que culminó con un zurdazo cruzado a la escuadra derecha de Alberto que fue imparable de parar. Además, en esa misma jugada, la penalización para el equipo madrileño fue mucho mayor, ya que el central senegalés Abdoulaye Ba fue expulsado con roja directa tras un codazo a Calleri.

Con un jugador más, el Alavés cambió su estrategia y esperó a que el Rayo propusiera, algo que le benefició al no tener las urgencias de su rival, que cometió numerosas imprecisiones en defensa y se mostró muy vulnerable desde el centro del campo.

A los diez minutos de la segunda parte, el conjunto vitoriano sentenció el choque con una nueva jugada en la que destapó las carencias del Rayo. Guidetti puso un centro desde la derecha y Calleri, anticipándose a Advíncula, marcó de cabeza sin oposición.

El Rayo también tuvo sus ocasiones para reducir distancias, aunque casi siempre fueron en acciones aisladas, como un remate del uruguayo Emiliano Velázquez que se estrelló en el larguero tras una jugada embarullada.

Hasta el final el Alavés siguió a lo suyo y, a poco que se acercaba al área rival, el peligro se mascaba por la fragilidad defensiva del Rayo, que fue incapaz de parar un acrobático remate de Ibai Gómez, a centro de Calleri, que supuso el cuarto gol.

En el tiempo añadido, Burgui, que apenas llevaba unos minutos sobre el césped, también quiso sumarse a la fiesta con una jugada individual en la que no encontró opositor para lanzar un disparo cruzado y batir a Alberto.

Lo mejor que pudo pasarles a los dos equipos fue el pitido final. Al Rayo para no alargar más una agonía que duró casi noventa minutos y al Alavés para incluir en su casillero de puntos una victoria que seguro fue más cómoda de lo que esperaban.

 

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra