Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ciclismo

Sheyla Gutiérrez, ciclista: “Hice mis sueños realidad al participar en la París-Roubaix”

Se convirtió en la primera ciclista española en terminar ‘el Infierno del norte’, pero después sufrió una dura caída. Sheyla Gutiérrez aspira a recuperar su mejor nivel en un calendario que ofrece, cada año, más oportunidades

Ampliar La ciclista Sheyla Gutiérrez se somete a la prueba del lactato con el técnico Servando Velarde, en la última concentración en Almería
La ciclista Sheyla Gutiérrez se somete a la prueba del lactato con el técnico Servando Velarde, en la última concentración en AlmeríaMovistar
Actualizado el 27/01/2022 a las 12:10
A once días de comenzar la temporada 2022, su cuarta en el Movistar y su décima como ciclista profesional, la riojana Sheyla Gutiérrez busca dejar atrás el último año y medio y recuperar sus mejores sensaciones. Lo hace en una campaña en la que el ciclismo femenino abre muchas puertas como el regreso del Tour de Francia, en el que ansía ayudar a su compañera Annemiek Van Vleuten a terminarlo de amarillo.
Hace unos días participó en la primera concentración del equipo de este año. ¿Cómo se está encontrando?
La de noviembre me la perdí. No estaba para ir a ningún lado. Reunirme en buenas condiciones con el equipo ha sido muy positivo para mí.
¿En qué consiste esta primera concentración?
Además de realizar pruebas médicas, como análisis de sangre, o pruebas de esfuerzo, control de peso, entrenamos juntos y trabajamos aspectos a los que podemos enfrentarnos en carrera como pueden ser lanzamientos de esprint o técnica de crono por equipos.
¿Tiene detallado el calendario?
En principio, empezaba un poco más tarde porque mi recuperación estaba llevando mucho tiempo, pero voy mejor de lo que esperábamos todos. Quizá comience en la Vuelta a la Comunidad Valenciana en febrero.
La recuperación a la que hace referencia se debe a la caída que sufrió al final de la última temporada.
Sí. Fue una caída bastante seria. Estoy muy agradecida de haberme recuperado sobre todo a nivel neurológico, y en el cuello. Tenía bastante lesionado. Cuesta volver a poner el cuerpo en su sitio.
En cuanto al calendario, el ciclismo femenino está abriendo bastantes puertas, como ejemplo el Tour, que vuelve a celebrarse. ¿Le gustaría disputarlo?
Me encantaría. Es algo que no he vivido como ciclista. Hace muchos años que no se celebra. Es un hito histórico para nosotras, al igual que fue la Roubaix el año pasado. El Tour de Francia, al final, es un icono para el ciclismo y para nosotras va a ser muy importante. Tenemos cada vez más etapas en grandes vueltas y me encantaría hacer todas las grandes vueltas que pueda.
El año pasado se celebró la primera París-Roubaix femenina. Se convirtió en la primera ciclista española en terminar ‘el Infierno del norte’. ¿Qué significó?
Cuando era pequeñita, soñaba con ser ciclista, y vivir grandes competiciones. Parece que estoy haciendo realidad esos sueños. La Roubaix es una carrera que siempre me ha gustado mucho, desde que tengo conciencia la pongo desde el kilómetro 0, porque se trata de una prueba muy espectacular. Haber estado en la primera edición para mí es muy grande. Espero que se siga celebrando.
La ganadora, Lizzie Deignan, dedicó el triunfo a todas aquellas ciclistas que no han tenido la ocasión de vivir una prueba así.
El ciclismo femenino está evolucionando a pasos agigantados y de manera muy rápida. Se están viviendo cambios en un corto periodo de tiempo. Hay que ir avanzando poco a poco, ser consciente de dónde venimos. Está muy bien que se apueste por nosotras, que tengamos oportunidades y todo lo que venga es para estar agradecidas. Seguiremos peleando por merecer los mismos derechos.
La temporada terminó con la fea caída de la que hablaba, ¿qué balance realiza del último año?
A nivel personal, en estos años marcados por la covid, tuve problemas en el corazón que no sabía si iba a poder montar de nuevo en bicicleta. El hecho de hacerlo, y a buen nivel, sobre todo a final de temporada, poder estar disputando carreras, para mí, ha sido como el renacer del guerrero. Ningún médico se esperaba mi evolución. Tras la caída, sufrí pérdida de conocimiento, con muchas cosas implicadas, también a nivel neurológico, las operaciones… Las heridas eran muy feas. Han sido muchos meses de antibióticos e infecciones, al margen de la recuperación neurológica. Poder sentir que estás sana es un plus y me hace pensar que puedo alcanzar un nivel en bici al que quiero estar. Primero es recuperarme como persona y después como ciclista.
La llegada de Van Vleuten, ¿qué trajo consigo?
Es una de las mejores corredoras de la historia. Lo que hace ella no puede intentarlo nadie. Nos aportó ese carácter de sufrimiento, de dejarlo todo en la carretera, de ir a por la victoria. Siempre quiere ganar y esa ambición es muy positiva para todos.
¿Qué objetivos se ha planteado el equipo para este curso?
Tenemos un equipo muy fuerte para varias carreras. A nivel de carreras de un día, contamos con una de las mejores esprinter del mundo, pero también estamos gente muy versátil, como puedo ser yo y otras corredoras. Esto nos lleva a tener un papel muy divertido en carrera, al contar con varias opciones. Para las vueltas por etapas, tenemos a la mejor corredora del mundo. Es obvio que hay que ir a por todo con ella y ojalá pueda ser la ganadora del Tour de Francia.
¿A nivel personal?
Me gustaría estar al nivel que yo sé que puedo estar, participar en las victorias de mis compañeras. Puedo participar en el grupo de corredoras de las clásicas o de las grandes vueltas. Me gustaría participar en esas victorias y tener opciones de lograr algún triunfo personal.

‘La leona’ y sus carreteras navarras preferidas

Sheyla Gutiérrez es conocida con el apodo de ‘leona’, apelativo que ella acepta con agrado. “En el primer equipo, me llamaban la leona. Cuando cambié seguían denominándome ‘the lion’. Se ha ido pasando. Soy competitiva, exigente en carrera y creo que viene de ahí. Me gusta. Es un apodo que he ido adoptando. La gente me conoce así y no me parece que contenga nada malo. Recoge esa fiereza del león”, indicó. La riojana, nacida en Logroño, vive ahora en Ihabar, localidad de la Barranca, y ya tiene sus carreteras navarras preferidas para entrenar. “Me gusta mucho el Valle de la Ultzama porque me parece muy majico, la zona de Leitza… son todas muy bonitas”. Y también lo tiene claro al expresar un deseo para este 2022. “Salud, salud para todos. Es lo único que se puede desear ahora mismo”.

DNI

Sheyla Gutiérrez. De Varea, Logroño, tiene 28 años.

Trayectoria. Este 2022 comienza su cuarta temporada en el Movistar Team, al que llegó en el 2019. Debutó como profesional en el 2013 en el Lointek. En el 2016, pasó al Cyclance. Entre sus éxitos, destaca el triunfo en La Perigord, en el 2020.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE