Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ciclismo

Eusebio Unzué: “Estoy cada vez más cerca del relevo. Trabajo para que el equipo tenga futuro”

No ha sido una temporada sencilla para Movistar. Y no solo porque ganar le haya resultado costoso. Eusebio Unzué analiza lo pasado y le pone contexto

Eusebio Unzué, en uno de los vehículos del equipo en la nave del equipo Movistar en Egüés. Unzué dirige una empresa con más de 100 empleados
Eusebio Unzué, en uno de los vehículos del equipo en la nave del equipo Movistar en Egüés. Unzué dirige una empresa con más de 100 empleadosJOSÉ ANTONIO GOÑI
Actualizado el 01/11/2021 a las 06:00
El pasado viernes, después de terminar unos días de concentración para preparar 2022, Eusebio Unzué fue a la sede de Abarca Sports en Egüés. Allí charló de ciclismo, de 2021, de una estructura que nació con Reynolds en 1980.
Acaban de terminar su primera concentración para 2022, ¿qué sensaciones se lleva?
Esperanzadoras, siempre soy optimista. Con lo que tenemos, más lo que nos llega estoy esperanzado con poder hacer un año un poco mejor que 2021.
¿Por qué?
Porque los jóvenes que tenemos van madurando y adquiriendo experiencia. Son chavales con calidad, que antes o después van a mostrarla, estoy convencido. Pero lo que más necesitamos es la tranquilidad de la dichosa pandemia. Llevamos dos años muy duros encima.
Coinciden con los dos años en los que han introducido cambios en la preparación y de formas de hacer a través de Patxi Vila.
Sí, hemos hecho determinados cambios en el staff, obligados por los tiempos en los que vivimos.
¿El equipo se estaba quedando anticuado en su forma de prepararse y de trabajar?
La entrada de Patxi responde a una actualización que nos hacía falta y que dentro de tres años nos tocará actualizarla. Lo que hoy es novedad, en tres años está desactualizado. Estamos obligados a vivir en cambios permanentes. En el año 2000 necesitabas casi una década para cambiar la forma de hacer las cosas, y con menos sensación de cambio que ahora en tres años. El ciclismo va mucho más rápido ahora. Hay nuevos sistemas de entrenamiento, todo está medido y controlado... Hemos cambiado para no quedarnos anticuados, y en algunas cosas estábamos desactualizados. En el ciclo Movistar le hemos dado una buena actualización al equipo.
Mira los resultados de Deceuninck, Jumbo o INEOS y su forma de funcionar, ¿le parece que Movistar está muy lejos de todos ellos? ¿Se han quedado en tierra de nadie?
En esto el nivel de presupuesto es muy importante, es casi lo que marca la diferencia, como en todo. El ciclismo va ganando en atractivo, eso ha traído gente que es capaz de gastarse presupuestos ilimitados, con lo que todo eso significa. Contar con medios, y tener a los mejores corredores. Nosotros podemos desear a determinado tipo de corredores, o alguno querría venir, pero no podemos. Tenemos para gastar lo que tenemos para gastar, que por supuesto no nos quejamos, pero hay determinados corredores que son inaccesibles para nosotros. Los Pogacar, Van der Poel, Van Aert, Bernal, Evenepoel...encarnan el modelo de campeones prematuros, chicos que tienen tanta calidad que a esa edad de veinte, veintipocos años estén ya aspirando y ganando los objetivos más grandes. Antes la maduración del ciclista era progresiva, ahora es todo inmediato.
¿Le ha descolocado eso?
Eso es algo que no puede hacer todo el mundo. Pero sí que hay una remesa de chavales que están haciendo cosas importantísimas. Yo no sé si vamos a seguir en esa racha, para mí es un grupo de elegidos y no sé cuántos más pueden aparecer. Y luego están los que van madurando con experiencia y a los 24-25 años empiezan a despuntar.
¿Le ha hecho dudar de su método la aparición de estos jóvenes fenómenos?
Nosotros tenemos jóvenes como Abner o como Vinicius, pero con la idea de que vayan descubriendo la profesión. Se puede tener mucha calidad, pero hay que conocer el oficio. Hay gente con talento, que arropada con experiencia puede dar muy buen nivel. Y hay que ver también si estos prematuros van a tener continuidad en el tiempo, o si van a ser prematuros en su declive... hay que ver cómo llegan a los 30. Lo anormal son casos como el de Valverde, que con 42 años sigue siendo una opción de victoria.
Los prematuros son corredores capaces de ganar en cualquier carrera del año, sea una gran vuelta, una clásica o una carrera de una semana. El pastel se lo reparten cuatro.
Sí. Para mí el caso excepcional es Pogacar, que lo gana todo. En el tiempo ha coincidido con el corredor más fiable de estos cinco últimos años, que es Roglic. Hay gente superespectacular como Van der Poel, Van Aert, Alaphilippe. Hacen un ciclismo cada vez más espectacular, más fuera de control, sin las reglas lógicas con las que se corría antes... es un ciclismo más imprevisible.
Y en ese ciclismo a Movistar le cuesta mucho más ganar.
Claro.
¿Porque el equipo es peor, porque no tienen ganadores?
No tenemos tanta calidad como antes. Ves INEOS y son todos primera o segunda línea, no hay gente mala. Tienen que elegir siempre entre excelentes corredores. UAE, parecido. Jumbo, igual. Tienen unas superplantillas por capacidad de captar a gente y por medios. Nosotros estamos tratando de mejorar los medios y que en algún momento llegue nuestra oportunidad.
¿Se ha desesperado en estos dos últimos años?
No. Han sido años muy complicados, y nosotros veníamos de un ciclo con tres líderes. En 2020 esperábamos que Mas se consolidara como un hombre de tres semanas, ver hasta dónde llegaba el declive de Alejandro. Cambiamos también el material, que ha obligado a los corredores a una readaptación importante, y nos ha costado. El 21 ha confirmado que Enric es un líder para carreras de tres semanas, al que le cuesta muchísimo ganar. Pero es importante saber que tenemos una opción de pelear por un podio en una grande.
¿Mas es un segurolas?
En su regularidad está su fortaleza. Va evolucionando, no está estabilizado y confío en que siga progresando y que pueda rematar. Y luego tenemos a Alejandro. No podemos sostener la viabilidad del equipo en él, pero en 2021 se ha reencontrado con la victoria y ha estado con los mejores, por eso sigue un año más. Él no puede ser una de las patas del equipo, pero en muchas cosas nos da tranquilidad y creo que hace ser mejores a los demás.
¿Cuánto le ha trastocado la marcha de Superman López?
Muchísimo. El año que ha hecho ha sido muy bueno. Es verdad que en el Tour no tuvo suerte y que en la Vuelta consolidó su nivel, pero pasó lo que pasó. No fue capaz de afrontar el reto clave que tuvo para continuar en el podio. Tomó la peor decisión que podía tomar, provocó lo que provocó.
¿Qué pasó exactamente?
Se quedó cortado, se bloqueó, intentamos de todo para que siguiera, pero hubo un momento en el que no había fuerzas, se quedó y se vino abajo. En vez de digerirlo como en cualquier otro memento, él vio que se le escapaba otro podio y le generó una frustración enorme que no fue capaz de asimilar. Podía haber pensado a ver si termino sexto, pero en vez de tener una reacción normal en cualquier deportista, tuvo la espantada por respuesta.
¿Cómo gestionó aquello?
Queríamos que siguiera peleando porque lo que quedaba por delante y lo que podía conseguir era muy importante por respeto a sus compañeros, staff y el patrocinador. No podía ser que después de toda la Vuelta trabajando de forma muy dura se fuera todo al carajo de esa forma. Se frustró y se anuló personalmente. Su cabeza se llenó de lo que se llenó y adiós. Nunca me había pasado algo así, y aunque ha pasado el tiempo sigo sin entender lo que pasó. Yo sabía cómo era su carácter, extraño en ciertos momentos, pero es que cualquiera hubiera estado encantado de hacer sexto. Y luego, como deportista que es, creo que uno tiene que saber encajar que no ha podido, y ya está. La frustración y la desesperación son entendibles, pero una salida así, no.
No hubo otro camino que echarle del equipo.
La acción no merecía otra cosa, pero él y su señora a través del mánager tomaron su camino. No querían continuar, rompimos nuestra relación y ya está.
Desde Colombia se ha dicho que esto recordaba a lo sucedido con Nairo, con Carapaz...
Ahí está el estilo de cada uno. La realidad es la que es.
¿Le preocupa que todas estas cosas dejan una muy mala imagen del equipo? Para la marca estos episodios no son buenos.
Esto no es bueno para nadie, pero son momentos que nos ha tocado pasar y que han pasado también en otros equipos. No somos los primeros, ni vamos a ser los últimos. Sabes que estás expuesto a estas cosas y luego depende mucho del tipo de personas. Hay gente que sabe encajar las cosas con normalidad, que es la mayoría. Y luego hay otros que les cuesta, que tienen capacidad de dar pedales pero están carentes de otras cosas, como la tranquilidad y la deportividad.
Movistar está siempre en el debate de las redes sociales, más para mal que para bien. ¿Cómo lo digiere?
Las redes yo creo que magnifican todo y parece que ahora pasen más cosas que antes. Es verdad que a las nuevas generaciones la vida les brinda más oportunidades de equivocarse, pero este es el ámbito en el que nos movemos. La crítica está en todos sitios, y yo siempre he pensado que el día que no estemos en el debate es que estamos muertos, desaparecidos. Me preocupa que haya cosas que hagan daño a la imagen de nuestros patrocinadores, no lo que se comente. Estar mediáticamente expuestos tiene sus cosas buenas y malas.
Ustedes han dado munición con el documental de Netflix.
Creo que han sido cosas puntuales, ya está. Hemos dado un paso adelante mostrando la cocina del equipo, las vivencias internas que son las mismas en todos los equipos. Eso hay gente que las agradece. Y luego hemos mostrado cosas que nos han expuesto, que han llevado unos riesgos con determinadas consecuencias. No siempre salimos todos guapos y bien peinados en la foto, y eso a veces no gusta, sales como sales.
¿Por qué Soler no ha cuajado?
Hemos esperado su madurez, su progresión como líder. Este año le dimos la oportunidad en el Giro y no tuvo suerte. En el Tour ya se vio lo que pasó el primer día. Eso no sabes si es porque uno no está capacitado para liderar o por otros factores. Por una razón o por otra no ha funcionado. Él y su gente han entendido que era necesario un cambio, y yo estaba de acuerdo.
¿Con qué sueña el año que viene? tampoco tienen un gran ganador.
Lo más importante, que Enric consolide sus opciones de podio del Tour, sabiendo que es muy difícil. Y en la Vuelta, con su regularidad, va a estar ahí.
¿Con Alejandro?
Queremos que esté cerca de la afición haciendo el calendario español y termine en la Vuelta. Alejandro tiene que ser inspiración para todos estos chavales jóvenes y que den un paso.
¿Qué les pide a los jóvenes?
Eso, dar un paso más y disputar carreras. Si estás, sabes que un día te puede tocar.
Usted fichó a Cortina pensando en las clásicas, ¿ve como un objetivo realista las carreras de un día contra grandes equipos como Deceuninck, INEOS, etc?
Tenemos que ir a todas las carreras e intentar hacerlo muy bien en todos sitios. El sitio donde creemos que mejor se puede mostrar es en carreras de una semana y en las clásicas. Él ha rendido ya bien en esas pruebas y tenemos la confianza de que pueda volver a estar allí con ellos. Hombre, disputarles a los Van Aert o Van de Poel todos somos conscientes de lo difícil que es, pero si estar con ellos. Igual algún día te suena la flauta. Yo creo que hay carreras de una semana en las que, con la llegada de Sosa, podemos hacer un muy buen papel. Todo el que no tenga un Van der Poel, un Van Aert o Pogacar es muy difícil de ganar.
¿Por qué ha fichado a Aranburu?
Siempre me ha parecido un corredor muy interesante y creo que va a llegar al equipo en el mejor momento de su carrera. Tiene que dar el paso de creérselo, de verse capaz de estar arriba.

La salida de Arrieta y el futuro del Movistar Team

¿Qué ha pasado con José Luis Arrieta?
Es todo tan sencillo como que los ciclos a veces se terminan. Ha sido muy duro, la verdad. No ha sido fácil la convivencia en el día a día con los cambios que hemos hecho en el equipo para amoldarnos a los tiempos. Muy a nuestro pesar ha habido que tomar la decisión de que no continúe con nosotros. Y no es una decisión que hayamos tomado de un día para otro. Se ha hecho todo lo posible para intentar reconducir esto, pero...
¿Su convivencia con Patxi Vila no era buena?
Podemos ponerle nombres si queremos. Hay nuevas maneras y formas de trabajar con las que él no terminaba de encontrarse cómodo, e introducirlas era necesario. El equipo no podía seguir en ese ambiente. La decisión que hemos tomado era la mejor para que dejáramos de sufrir todos. Eso es todo.
Sí, pero es llamativo deshacerse de una persona que es de la casa y que tiene un currículum y experiencia enorme.
Sí, sí. De eso no hay duda. Pero la cadena es la cadena. Todos los eslabones son muy importantes, unos más que otros, pero la cadena tiene que funcionar bien siempre. Eso es así.
¿Le ha costado?
Sí, claro que ha sido un paso difícil. Pero había que darlo. En su día hubo que prescindir de gente que llevaba toda la vida en Banesto. Son ciclos, y es verdad que los finales son más o menos dolorosos, pero los finales llegan. Y el mío también llegará algún día.
¿Este equipo es cada vez más empresa?
No, no para nada. No he estado nunca en otro equipo, pero la gente que viene nueva suele decir siempre que les llama la atención el carácter familiar, de ambiente, que hay aquí. No es que el equipo se haya transformado con una mentalidad más empresarial. Esto es como siempre, salvo que desde el año pasado ha entrado la figura de Miguel Grávalos, que es nuestro CEO, con el fin de profesionalizar todo un poco más. Hemos abierto más cosas alrededor del equipo: las chicas, el equipo e-sport, toda nuestra política de sostenibilidad... Pero el modelo es el mismo que teníamos en los inicios de Reynolds, pero actualizándolo a los tiempos actuales. Todas estas cosas nos aportan mucho, pero también es verdad que ahora estamos más expuestos mediáticamente que lo que estábamos antes.
¿Le está dando el último relevo al equipo?
Yo de momento estoy ilusionado y me siento bien, pero soy consciente de que mi final está cada vez más cerca y que llegará el relevo porque nadie es eterno. Yo trabajo para que este equipo tenga una continuidad en el tiempo y que, por lo menos, haya un equipo español en la máxima categoría por lo que el ciclismo significa históricamente para este país. Generalmente todo lo que viene detrás mejora a lo anterior, y esto es lo que pasará conmigo y con este equipo.
¿Ve a Movistar por la labor de seguir patrocinando al equipo?
Sé que los patrocinios deportivos no son eternos. Vivimos el de Reynolds, el de Banesto, el de Baleares, Caisse d´Epargne... de momento tenemos dos años más, 22 y 23, y nunca puedes tener una perspectiva de futuro más allá de los dos o tres años. Trabajamos siempre en ese corto plazo, y conscientes de que esto algún día se va a acabar. Hasta ahora hemos tenido la suerte de que alguien nos regale su confianza. El único imprescindible es el patrocinador.
¿Ve a España sin un equipo World Tour?
No quiero pensar en eso. Yo confío en el relevo generacional en nuestro ciclismo. Lo que pasa actualmente es que es difícil competir con los presupuestos de estructuras multimillonarias. Ahora casi fichas lo que ellos dejan cuando ya se han saciado, es un a ver qué me dejan.

“Me ha sorprendido la fortaleza de la mujer en bici”

Vaya temporada ha hecho el equipo femenino.
Afortunadamente sí. La experiencia de este año ha sido espectacular. Si bien es cierto que desde 2018 es una estructura que no ha dejado de crecer y una experiencia muy agradable. El equipo femenino está recibiendo el agradecimiento de la gente por darle la oportunidad a estas chicas a profesionalizar el deporte femenino, que estaba muy lejos de lo que merece. Antes había 20 o 25 corredoras en el mundo que podían vivir de esto. Ahora no es así, ahora son más. Por suerte los organizadores también son conscientes de que hay que hacer cambios. La llegada del Tour femenino le va a dar otra dimensión a todo esto.
Este año el equipo ha dado un paso adelante.
Sí, sin duda. La llegada de Van Vleuten o la explosión de Norsgaard ha sido importantísimo. Hemos vivido momentos increíbles. Para mí ha sido un descubrimiento del deporte femenino, ver a las chicas en la bici, con un nivel de exigencia brutal y competir así... son dos ciclismos muy diferentes, pero muy interesantes. Yo me he quedado sorprendido con la fortaleza de la mujer.
¿Qué tiene Van Vleuten?
Es una fuera de serie, y está siendo un ejemplo para todas las demás. Es una deportista excepcional, es casi inimitable por el nivel de profesionalidad que tiene, por su capacidad de trabajo, de sacrificio... yo me he quedado impresionado. Y al mismo tiempo es una fuente de inspiración para todo el equipo de la que nos estamos enriqueciendo todos, en el buen sentido de la palabra.
volver arriba

Activar Notificaciones