Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ciclismo

De la escapada al hospital

Erviti abandonó tras romperse los metacarpos en una caída

Imanol Erviti, en uno de los tramos adoquinados de la Roubaix, que ayer estaban embarrados
Imanol Erviti, en uno de los tramos adoquinados de la Roubaix, que ayer estaban embarradosMOVISTAR
Actualizado el 04/10/2021 a las 07:32
Si per se la París-Roubaix es una prueba de supervivencia, ayer con la lluvia y el barro rozó la épica. En seco o en mojado hay una variable que no cambia, la suerte. Y esta no le acompañó ayer a Imanol Erviti. El pamplonés del Movistar pasó de estar en la escapada buena de la clásica al hospital, después de caerse en un tramo de pavés y fracturarse dos metacarpos de la mano izquierda.
Imanol Erviti disputaba este domingo su última carrera de la temporada 2021. Llegaba bien. La Vuelta le dejó un punto de fondo y ritmo bueno que refrescó entre el Europeo y el Mundial. Y como se sintió bien, probó suerte de lejos. Aceleró el pelotón apenas transcurridos 20 kilómetros. Se acabó haciendo un corte de 31 corredores, que llegó a contar con 1:50 respecto al pelotón antes de afrontar los tramos de pavés. En esa treintena de ciclistas también estaba el Movistar Matteo Jorgenson.
Y llegó la mala suerte. Fue en el primer sector de pavé, entre Toisvilles e Inchy, 900 metros con dos estrellas sobre cinco de dificultad.
“Se le ha salido la cadena a uno y para evitarlo he ido a la izquierda, he patinado, no he podido controlar la bici. Por suerte he caído en hierba, pero me pegué con algo y me hice daño en la mano izquierda”, comentaba ayer el ciclista navarro del Movistar. “No iba despacio y no ha tenido más consecuencias, pero se me ha hinchado la mano y no podía sujetar bien el manillar. Me da rabia porque después de acertar para entrar en la fuga, estar bien de piernas...”.
Tras el percance se levantó rápido, se reincorporó y trató de volver a la fuga. Pero vio que algo fallaba. Su mano izquierda comenzó a hicharse ya causarle dolor. Hasta tal punto que no podía agarrar en condiciones el manillar. Con casi todos los tramos adoquinados por delante y unas condiciones tan malas, Erviti optó por bajarse de la bici. En 16 participaciones es su tercer abandono tras el de 2005 y 2010.
Una vez retirado, el ciclista navarro fue trasladado a un hospital para que se le hicieran placas de la mano izquierda. Hasta pasadas las ocho de la tarde no supo que tenía rotos dos metacarpos de la mano izquierda.
“Una pena muy grande porque había hecho lo más difícil, que era meterse en la fuga, el resto era navegar. Pero es lo que tiene la Roubaix, y más este año”, explicaba Chente García.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones