Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Inscripciones

El balonmano regional navarro, bajo la sombra del coronavirus

Varios equipos senior han anunciado ya su renuncia a inscribirse en sus ligas. La falta de garantías, los riesgos y las responsabilidades laborales o familiares pesan más en la balanza que las satisfacciones y beneficios de un ‘hobbie’

Foto de Erreka, campeón de Segunda Nacional y de Copa.
Erreka, campeón de Segunda Nacional y de Copa, no jugará. El club ha decidido no inscribir a sus equipos.
ARCHIVO
Actualizada 14/09/2020 a las 06:00

Es un efecto colateral de la pandemia de la covid-19. Aunque el deporte es beneficioso y recomendable, también es cierto que, cuando se trata de una simple afición, su práctica pasa a un plano de importancia inferior respecto a otras responsabilidades laborales o familiares. Es lo que está ocurriendo en el balonmano regional navarro, que cierra este lunes el plazo de inscripciones para sus ligas senior. Pero no es algo exclusivo de esta modalidad deportiva.

La falta de garantías y los riesgos de la covid-19 en un deporte colectivo y de contacto como éste, junto a la posibilidad de confinamientos si se producen positivos o al hecho del esfuerzo económico a realizar por los clubes (pago de fichas, seguros, etc) sin la certeza de que se vaya a poder competir con regularidad, ha hecho que varias entidades hayan anunciado ya su renuncia a inscribirse para jugar esta temporada.

Es el caso, por ejemplo, de los cuatro equipos participantes en la última ‘Final a 4’ disputada por el título de la Segunda Nacional masculina al final de la campaña 2018-2019: Erreka (campeón), Cantolagua, Txantrea e Iruña. También , en esa misma categoría, del Loyola o del proyecto de equipo femenino que preparaba la Universidad de Navarra para debutar en Primera femenina. Y no serán los únicos.

“Nos hubiera gustado poder decidirlo con más tiempo, tener paciencia y esperar un poco más a ver. Pero, con las fechas fijadas para las inscripciones, hemos decidido renunciar a inscribir a nuestros equipos porque, actualmente, no vemos garantías necesarias. Y ya no sólo por lo que implica en la seguridad de nuestros jugadores y entrenadores sino porque entendemos que también tenemos una responsabilidad hacia nuestros vecinos y el valle”, explicaba Joseba Legarra, presidente del Erreka de Santesteban, que contaba con 9 equipos desde prebenjamines a Segunda Nacional. “Al final todo esto es una cadena que puede empezar y afectar a mucha gente. No vemos lógico que los niños estén en las escuelas aislados y con todas las medidas impuestas por las mañanas y que, a las tardes, nos juntemos a entrenar o a jugar”, apunta.

“Ojalá en unos meses podamos empezar a entrenar porque hay ya más tranquilidad o garantías. Es lo que todos deseamos. Pero ahora no lo vemos. Es nuestra opinión, pensando en nuestra gente, tan respetable como los que deciden jugar. No es ni mejor ni peor. Cada uno tiene que ver sus circunstancias y así como en otras secciones no tenemos tanto problema (pelota, montaña, atletismo...), en balonmano...”, añade.

El Balonmano Txantrea fue el primer equipo que comunicó su renuncia oficial a la federación navarra. “En nuestra opinión no se dan las condiciones para entrenar ni competir con la situación actual -aseguraban en un comunicado-. Nos duele mucho pero creemos que es lo más responsable”.

Idoia Oset, responsable del Cantolagua, ratificaba estas opiniones. “Los jugadores no estaban por la labor. Y todo es entendible, lógico y respetable. Hay quien tiene familia, otros trabajo... y no querían arriesgarse cada semana en algo de lo que no viven”, afirma.

“La incertidumbre es total y, lógicamente, entendemos también su postura. El riesgo, el poder sufrir un confinamiento... están ahí”, reconocía Andrés Garde, presidente de la Federación Navarra de Balonmano. “Todos queremos salir y empezar pero la situación es muy complicada. Estamos pensando en distintos formatos, en los protocolos... Siempre pendientes de todo lo que dictaminen las autoridades”, decía el mandatario, lamentando no tener siquiera claro que, tras irse atrasando la fecha desde el 15 de agosto, este próximo miércoles “puedan empezar los entrenamientos” los equipos como está previsto.

Daniel Areste, coordinador del Loyola -que no jugará la liga con su equipo sénior masculino, pero si prevé mantener la actividad de sus equipos de escuela y el de la División de Honor plata femenina- comprende ambas posturas: jugar o renunciar. “Depende mucho de la idiosincrasia de cada club. No es lo mismo un vestuario joven, de estudiantes, que otro con jugadores más mayores, con trabajo o familia. Ni es lo mismo una ciudad que una localidad más pequeña. En nuestro caso vamos a tratar de mantener los equipos en etapa formativa pero la Segunda Nacional se queda un poco en tierra de nadie. Ni tiene la importancia de una Primera o la División de Honor Plata y tiene un componente formativo mucho más bajo que en categorías de base. En Segunda se juega para disfrutar y, ahora mismo, no se dan las condiciones”.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE