Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Baloncesto

Cuenta atrás para competir

Creado a finales de 2021 por la familia Zudaire, el C.D. Baloncesto en Silla de Ruedas de Navarra sigue creciendo y se encuentra a menos de un mes de saltar a la cancha en competición regular, aunque la puerta sigue abierta a nuevas incorporaciones

Ampliar La plantilla del C.D.B.S.R. Navarra, y familiares que participan en los entrenamientos, se dirigen a canasta en la última sesión en el pabellón de la UPNA.
La plantilla del C.D.B.S.R. Navarra, y familiares que participan en los entrenamientos, se dirigen a canasta en la última sesión en el pabellón de la UPNA.goñi
  • Iñaki Ordóñez
Publicado el 08/11/2022 a las 06:00
Nos parecía increíble que mi hermana Bea tuviera que desplazarse hasta Vitoria para poder hacer deporte”. Eso fue lo que motivaba desde hace años a la familia Zudaire a fundar un equipo de baloncesto en silla de ruedas y fomentar así el deporte adaptado en Navarra.
Esperaron a que Alberto volviera de Murcia, donde juega actualmente su hermana Beatriz Zudaire como base del UCAM BSR. Después de haber aprendido todo acerca de este deporte, a finales de 2021, vieron que era el momento de “lanzarse a la piscina”. El proyecto era un tándem perfecto entre Alberto, acompañado de su madre, su cuñado y su hermana mayor, y Eliseo Jiménez, que aportaría los conocimientos del baloncesto a pie tras treinta años como entrenador.
El pasado mes de febrero, el C.D. de Baloncesto en Silla de Ruedas de Navarra comenzó a rodar con las primeras incorporaciones del equipo. Han sido unos meses en los que los jugadores han progresado mucho. “A Aitor-un miembro del equipo- su médico rehabilitador le notó una gran mejoría muscular; o, por ejemplo, a Ariane el primer día le tuvieron que ayudar a llegar al centro de la pista, y hoy va al instituto sola prácicamente”, afirma Alberto Zudaire, que apuesta fuerte por un deporte que desarrolla muchos aspectos de la vida diaria en los que lo practican, como las relaciones sociales, la movilidad, la independencia o el simple aseo.
UN EMPUJE FINAL
El club ha mejorado en todos los aspectos gracias a las ganas con las que está siendo dirigido. De entrenar en la Rochapea, a hacerlo en uno de los mejores pabellones de Navarra; de disponer de cero patrocinadores, a conseguir cinco; de no tener material, a poder disponer de él; y de tener unas pocas sillas prestadas, a tener doce. Y algunas siguen sin dueño. Ese es el único ‘pero’ del C.D.B.S.R Navarra antes del inicio de la Liga Norte el próximo 3 de diciembre en Cantabria. “Vamos muy justos de jugadores”, indica Zudaire.
Familiares, amigos y jugadores de baloncesto a pie se sientan en la silla y acuden cada semana a los entrenamientos para hacer grupo. “Por un lado está bien, porque los chicos aprenden de ellos y disfrutan, pero al final nuestro objetivo es competir”, afirma. Para ello, la plantilla se les queda corta por las ausencias o lesiones de algunos miembros, lo que imposibilitaría seguir el ritmo de una competición en la que jugarán, al menos, diez jornadas este año.
Un periodo que marcará la deriva de un club que es único en Navarra y que se desconoce, en parte, por el desconocimiento que rodea a este deporte. “La gente cree que hay que ir en silla de ruedas para jugar, y no es así. Hasta si el médico te diagnostica una lesión en la rodilla y no puedes jugar a pie, puedes jugar”, comenta un Zudaire que confía en el buen destino de un equipo en el que caben “muchos tipos de discapacidades”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora