Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Atletismo

¡Qué espectáculo en Larrabide!

La grada se volcó con Asier Martínez y disfrutó de una gran participación

Asier Martínez, afrontando una valla con holgura. Tras él, Jon Seriola
Asier Martínez, afrontando una valla con holgura. Tras él, Jon SeriolaEduardo Buxens
Publicado el 30/06/2021 a las 09:00
Manuel Quijera padre era el claro ejemplo del sentir del público este miércoles en Larrabide. “Ya estaba harto de darle al F5 para ver los resultados de mis hijos”, decía disfrutando de la competición de Nico y Manu a escasos metros, dándoles su aliento, traduciendo sus gestos de alegría o frustración. En vivo. Y a la vez, animaba a los rivales de los hermanos en la jabalina, a los mediofondistas que cruzaban el anillo mientras los lanzadores esperaban, las pertiguistas que volaban a través del pasillo. Atletismo en directo, no en pantallas, sin móviles, sin angustia por las clasificaciones. Así se vivió el VI Meeting Memorial José Luis Hernández. Con entusiasmo. Con una grada volcada. Con muchas familias gozando de sus atletas: de su Asier, de su Adrián, de su Miren, de su Izaskun. Ya era hora de ver un gran espectáculo con ambiente del que engancha.
Ayuda bastante que a la pista pamplonesa acudieran a ser profetas en su tierra los representantes más brillantes del actual atletismo navarro, casi sin excepción (Sergio Fernández reside en Madrid y Nerea Bermejo participó en el relevo 4x400 en Castellón). Pero no quiso faltar Asier Martínez, que por primera vez corrió con la pátina olímpica, sin presión, sin agobios. Quizá podía habérselo tomado como un entrenamiento, pero no forzar ahora para Asier es parar el reloj en 13.58, que en abril habría sido su mejor marca personal. Ahora está en otra dimensión. Ahora tiene la mente en Tokio.
Recibió dos premios al mejor atleta y a la mejor marca de la reunión, y después se expresaba así: “Estoy muy feliz. Han salido las cosas como teníamos puestas las esperanzas. Ir a los Juegos es un sueño para todo atleta así que estoy muy contento”.
El olímpico de Zizur realizó una sensacional marca a pesar de competir sin oposición, pero con la alegría de compartir prueba con su amigo Jon Seriola, que fue segundo. Su siguiente cita será el Europeo sub-23 de Tallin, paso previo a los Juegos de Tokio. Pero este miércoles quiso regalar a su gente una carrera en casa.
LOS CÁLCULOS DE ADRIÁN VALLÉS
El viernes quedó desolado porque un oro con 5,60 le habría dado el billete para Tokio, pero se conformó con la plata y 5,50, una gran actuación pero insuficiente para mantenerse entre los 32 primeros del ranking olímpico. “Queda el martes”, dijo.
Y llegó el martes y volvió a intentarlo. Se ha recorrido Europa en busca de buenas reuniones atléticas en las que ir sumando puntos y lo estaba alcanzando con los dedos, porque ha merodeado durante toda la temporada esa posición 32. Según sus cálculos, saltar ayer 5,70 era matemáticamente meterse en la lista, pero no pudo ser. Saltó con limpieza 5,40, pero se le atravesó el 5,60. Sin embargo, no tira la toalla. Este jueves saldrá el nuevo y definitivo ranking Road to Tokyo de World Athletics y estima que será el 33º, pero le consta que hay algún atleta que puede caerse. De todas formas, la última palabra la tendrá el seleccionador, que dará mañana la lista. Emoción hasta el último momento.
MEDALLISTAS EN PAMPLONA
De los diez medallistas navarros con los que se saldó el Campeonato de España Absoluto de Getafe el pasado fin de semana, estuvieron este miércoles en Larrabide los mencionados Asier (oro) y Adrián (plata), además de Izaskun Turrillas, bronce en altura, los hermanos Manu (plata) y Nico Quijera, y componentes de los relevos masculino (plata) y femenino (bronce). Un evento de altísimo nivel que además acogió a dos campeonas de España como Laura Redondo (martillo) y Arantza Moreno (jabalina).
Actuaron en su línea sobresaliente de la temporada Lacuey, que refrenda con 6,26 que va como un tiro a Tallin, Iñigo Pérez, de nuevo en los 200 con 21.55, y Ayrton Azcue, rozando su marca de la temporada en 800, con 1:50.97.
El duelo entre los hermanos Quijera se lo llevó Manu, con un buen 78,24, por delante de Nico, que se quedó en 73,44. Se impuso el sorprendente cubano Billy Williams, con 81,02.
La altura reunió de nuevo a Turrillas con Uxue Erice, que se impuso en esta ocasión a Izaskun, pero la victoria final fue para Jennifer Rodríguez.
En 100 vallas, buenas noticias para Teresa Abascal, que se impuso con su mejor marca personal, 14.16, para dar otra alegría a su entrenador, François Beoringyan, a quien ayer se le salía la sonrisa por debajo de la mascarilla por los enormes frutos de su trabajo con su grupo de atletas.
El público aplaudió también a rabiar los peleados y bonitos duelos entre Demba Diarra y Rubén Pascual y entre Rosa Jaca y Saioa Urbina, cuyo entusiasmo compitiendo en los 100 adaptados contagió a la grada de Larrabide.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones