Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Atletismo

El 'león' Fernández ruge de nuevo

Espectacular regreso de Sergio con su séptimo oro y pasaporte olímpico

El atleta Sergio Fernández celebra su victoria en los 400 metros vallas en el Campeonato de España de Atletismo.
Actualizado el 27/06/2021 a las 08:38
Los milagros no existen. Detrás de una medalla de oro tan pesada como la que consiguió ayer Sergio Fernández Roda hay trabajo. Y sufrimiento. Y desmotivación. Y vuelta a empezar. Y dolor. Y desesperanza. Y sentir que se te escapa el tren. Que no vas a volver a la gloria. Y recordar. E intentar no recordar. Y volver a levantarte. Que te siga doliendo. Que pasen los días. Y las semanas. Y, de repente, casi dos años. Que veas cómo se acerca la fecha y no puedes. Que tuviste el cielo en las manos y ya no te ves capaz de alcanzarlo. Detrás de la medalla de oro de Sergio Fernández hay mucho más que superar 10 vallas. Decidió volver, probar, aguantar, decidió intentarlo. Y ayer, 49 segundos y 55 segundos después de las 18:00, un grito retumbó en el estadio Juan de la Cierva de Getafe: “¡Vamoooossss!” Sergio era campeón, otra vez, pero sobre todo, volvía a su camino.

El camino de Sergio Fernández Roda tiene una meta: Tokio. Durante demasiado tiempo, las dudas se cernieron sobre la cabeza del prodigioso atleta de Barañáin. Había sido campeón de España absoluto desde su irrupción hasta 2019, de forma consecutiva, seis veces. 2014, 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019. En 2016 fue subcampeón europeo y semifinalista olímpico. El mundo estaba a sus pies. Ese último oro nacional le dio también una mínima para el Mundial de Doha que celebró a lo grande, sintiendo el calor de la grada de Vallehermoso, porque le había costado llegar sano. Sergio es uno de los atletas más queridos y la grada se lo hizo saber.

Ayer fue diferente. Después de competir en aquel Mundial, el atleta de Barañáin desapareció de la primera línea. Todo se torció. Y la reaparición en Getafe era un mar de incógnitas. Tras disiparlas en parte el viernes con una semifinal cómoda, en la que ganó con un crono de 51.42 su primera prueba oficial desde Doha, ayer el León de Barañáin tenía uno de los retos más difíciles de su vida.

Mark Ujakpor, líder nacional del año, había marcado mejor tiempo que el navarro, 51.12. En liza, otro atleta foral, Iker Alfonso, que ya en semifinales había brillado llegando detrás de Sergio. La final era cuestión de piernas, pero también de corazón. Y ahí está la fortaleza de un campeón. Desde el inicio flotó sobre las vallas. Se encontró a gusto. Avanzó, zancada a zancada por el anillo, hacia la meta. No se veía a ningún rival cerca. Ujakpor le seguía, pero no le intimidaba. La recta confirmó lo que iba a ocurrir. Sergio iba a volver a ser campeón de España. Por séptima vez.

Ni siquiera apretó en exceso los últimos metros, ni levantó los brazos. Apenas sonrió. Tenía tanto dentro... Entonces respiró y gritó: “¡Vamooos!” Se paró y se llevó la mano a la frente. Misión cumplida.

Iker Alfonso cruzaba en un meritorio quinto puesto (fue sorprendente subcampeón el año pasado) e iba a felicitar a su referente. Dos navarros en una final de la prueba que más éxitos ha dado a nuestro atletismo, los 400 vallas.

De una tacada, Sergio regresaba, dejaba atrás sus miedos, confirmaba que sigue siendo el atleta que nunca dejó de ser y, de paso, ratificaba que puede estar en Tokio.

Durante toda la temporada, el nombre del navarro ha estado entre los elegidos del World Ranking Quota. La mínima exigida para entrar directo es 48.90 conseguidos desde el 30 de junio de 2019 (el récord de España de Sergio es 48.87 en 2016), pero sus marcas le colocaban entre los mejores. Ayer partía como 29º del mundo, con 40 billetes para Tokio en esta prueba.

Lo único que quedaba pendiente para certificar que Sergio Fernández disputará sus segundos Juegos era su estado físico. Ayer el León volvió a rugir con fuerza. Y a pesar del dolor, está preparando las maletas para Japón.

Tres pertiguistas, finalistas

Si los 400 vallas trajeron la gloria, la pértiga demostró por qué es otra de las pruebas mágicas para el atletismo navarro. Tres atletas se codearon con las mejores y obtuvieron puesto de finalista. Miren Bartolomé terminó quinta, con un salto de 4,20. Se quedó fuera del podio la brava alumna de Francis Hernández, un entrenador sin duda orgulloso ayer ya que otras dos de sus pupilas batieron su marca personal.

Tanto Jaione Mikeo como Sandra Barrios saltaron 4,05. Mikeo lo hizo a la primera para ser sexta en la final y Barrios a la segunda, lo que le dio la séptima plaza.
Sergio Fernández “Tenía muchísimas ganas de volver a sentirme atleta”

Llevaba mucho tiempo sin hacer manifestaciones públicas, pero ayer le tocó atender a la tele, a la federación, e incluso al Grupompleo, su anterior club. Sergio insistió en varios mensajes, ha vuelto a sentirse atleta y hará lo posible por superar las molestias en los isquiotibiales y hacer un buen papel en Tokio.

“Anímicamente, necesitaba este punch. Físicamente, no vengo en las mejores condiciones, pero estoy aquí y he podido pelearlo. Sería poner excusas decir que estoy mal. Pese a todo, he remado contracorriente y he demostrado que con poquito puedo hacer mucho. A nada que me respete el cuerpo, puedo hacer algo grande”, dijo el campeón navarro.
Las molestias siguen ahí: “He terminado con dolores y mañana me imagino que me levantaré peor. Eso no es cuestión de un par de días. Por suerte, tenemos fisioterapeutas y médicos que nos ayudan día a día y aprovecho para darles las gracias, porque han estado conmigo mano a mano estos años. He sufrido mucho para llegar hasta aquí. A ver si las lesiones me respetan un poquito de aquí a Tokio y firmamos un buen papel allá”. “Tenía muchísimas ganas de sentirme atleta, de demostrar que estoy aquí a pesar de las dificultades. Y me da seguridad en mí mismo”, concluía el atleta del New Balance.
CAMPEÓN DE ESPAÑA ABSOLUTO
Es un TALENTAZO impresionante!
— Rodrigo Domínguez (@Rodriwalk77) June 26, 2021

400 metros vallas
@4vSergi 49.55

7º título para el navarro

Gran regreso a la competición del plusmarquista nacional

— atletismoRFEA (@atletismoRFEA) June 26, 2021
volver arriba

Activar Notificaciones