Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Medallistas

El cuarteto de oro del atletismo navarro

Las tres medallas doradas del Campeonato de España en Pista Cubierta, Izaskun Turrillas, Asier Martínez y Nerea Bermejo, tienen un común denominador: su entrenador, François Beoringyan, el artífice de un éxito ya consolidado

Izaskun Turrillas, Asier Martínez, Nerea Bermejo y François Beoringyan.
Izaskun Turrillas, Asier Martínez, Nerea Bermejo y François Beoringyan.
Actualizada 24/02/2021 a las 06:00

En Larrabide hace una mañana soleada después del pésimo día anterior. Apetece tartán. Por ahí aparecen mitos como Iñigo Monreal o Txema Romera, la vieja guardia de las vallas navarras que lo fueron todo para el atletismo foral. Junto a ellos, los tres protagonistas de la generación dorada en Madrid, con la medalla al cuello. El ayer, el hoy, el futuro. El estadio alberga deporte, pero también emoción. Y este martes se respiraba a borbotones. En la coincidencia de estrellas veteranas y jóvenes, en las continuas felicitaciones que recibía el trío formado por Izaskun Turrillas, Asier Martínez y Nerea Bermejo, cuarteto de ley con el jefe François Beoringyan en el Grupompleo. En los ojos brillantes del aparentemente serio Fran se condensa toda esa emoción.

Los protagonistas aún no se lo creen. “No he tenido tiempo de asimilarlo. Pero estoy muy contento y aterrizando”, afirma Asier, que rompió moldes con su 7.63 en 60 vallas. Izaskun Turrillas, tras ganar la altura, ya anda sumergida de nuevo en su trabajo en el Hospital. “Vuelta a la realidad, y recibiendo felicitaciones, abrumada por todo el mundo que ha estado pendiente”, afirma. Nerea Bermejo, oro en 200, es la sonrisa personificada. “Fuimos un grupo pequeño . La alegría de uno es la de todos”, señala.

François Beoringyan les observa atento. “Como iban primeros en el ránking, todo el mundo daba por hecho que iban a ganar, pero no es así, luego hay que estar ahí y hacerlo”, dice emocionado. “Sí, porque somos un equipo, somos uno. Sin ellos, yo sería poco. Es ilusionante. Les ves todos los días entrenar, sufrir, quedarse tirados 5 minutos en la pista... Y piensas: ‘Espero que les salga bien por lo mal que lo pasan’. Te planteas algo 4 o 5 meses antes y el ‘día D’ te sale, y es para estar orgulloso. Sé todo lo que he vivido hasta llegar aquí y se junta todo”, apunta con emoción.

EL DÍA QUE ASIER VOLÓ

Asier sigue sin ser consciente de lo que ha hecho. Todo comenzó en su semifinal. “Era la tercera vez que hacía 7.72. Desde ese momento, hablé con François para corregir los fallos desde el entrenamiento. Había dos horas entre semifinal y final, me tumbé, escuché música, rock y rap, para estar concentrado e intentar exprimirme. Ya en la final, estaba centrado en los primeros apoyos, que son los que más me cuestan, sabiendo que la segunda parte está más trabajada y es más innata. No salgo tan mal como parece”, dice sonriente.

Fran intercede: “Hay un matiz técnico. La mayoría de la gente se centra en la reacción después del disparo, cuando lo importante es qué hacer después de ese disparo, la puesta en acción. No gana el que antes sale. Su salida no es tan mala, y es muy bueno en lo que hace después”.

Asier, que tiene 2 dioptrías y corre casi sin ver ya que no lleva ni gafas ni lentillas, repasa esos 7 segundos 63 centésimas que tardó en ver en el videomarcador. “Sí que me olía una buena marca porque no me dio tiempo a pensar y eso siempre es bueno. Además no toqué muchas vallas y no hubo muchos fallos. Entre que sale la marca y yo la veo, hay un tiempo un poco largo -bromea-. Cuando lo vi, estallé y me volví loco. Y al ver a François en la grada también loco, aún me volví más loco”.

Fran analiza la carrera de su atleta: “Tuvo una carrera muy limpia y está con confianza, corre muy bien. La pista es rápida, había marcas buenas, y nos imaginamos que era día para récord. Pegué un grito en el que solté todo lo que tenía dentro”.

Asier ya fue campeón de 110 vallas y ahora llega el doblete. “Posiblemente le doy más valor a ésta, porque se ha roto esa idea de que conseguí el oro al aire libre por casualidad. He demostrado a nivel federativo, mediático y a mí mismo que soy vallista, que había un trabajo detrás de François durante tres años. Fue un golpe en la mesa y decir: ‘Aquí estoy yo’”.

Fran quiere dar la cara por Asier. “Hay atletas que se consideran de futuro y estrellas y otros a los se les mira por debajo y no se les da importancia. Asier lleva desde juvenil haciendo segundo, tercero y cuarto, en segunda línea, y aunque el año pasado hizo cosas buenas... Ahora ya se le va a considerar un atleta internacional y ha pasado a otra categoría. Esperemos que se le tenga en consideración”, desea Beoringyan.

DE LOS NERVIOS AL ORO

Izaskun es la más autocrítica con su concurso. “La marca está bien, pero la manera en la que llegué a hacerla no. Pequé de novata. Hacía tiempo que no me ponía tan nerviosa. Faltaban las dos rivales con las que comparto los podios y parecía evidente que tenía que ganar. Yo era consciente, e intenté estar tranquila, pero en el momento de la competición se me fue. Cuando me vi campeona, me relajé un poco. Si no me llego a relajar, no habría saltado 1,81. En categorías menores, era la reina de los cuartos puestos, hasta que en promesa empecé a ganar medallas. Está bien que por una vez sea el oro”, reconoce la atleta.

El técnico exige a la saltadora. “Estamos súper encantados. Izaskun está saltando muy bien en los entrenamientos. Llegó el calentamiento y lo hizo igual de bien, y de repente, empezó el concurso y parecía otra persona. Yo sabía que ella crece durante el concurso, pero pasaban los saltos y no cambiaba. Cuando saltó 1,78, le dije: ‘Ya has ganado, relájate, disfruta y salta’. Y de repente, se puso a saltar”.

A Turrillas le toca de nuevo atender su puesto en Urgencias de Pediatría, donde le animaron como a la gran campeona que es. “Tengo que trabajar mucho porque para poder tener libre el fin de semana tuve que hacer malabares. Mis compañeras estuvieron viéndome en la pequeña sala de control, donde tenemos una tele, y hicieron unos dibujos, pusieron globos y me hicieron un bizcocho. Hemos hecho mucha piña en este año y se agradece mucho”, indica.

LA PRESIÓN DE NEREA

Nerea Bermejo también lo pasó regular antes de la gran cita. “Sentía presión por ser la primera del ránking y prefería no tenerla, parece que tienes que ganar y no es así. Tiene que salir la carrera en ese momento. Las demás están cerca y un fallo puede hacer que pierdas el podio o hasta las semifinales”, recuerda la atleta.

François analiza la situación de Nerea. “Al principio estaba agobiada porque no había podido competir. En la semifinal, como la primera chica era extranjera y rápida, le dije que se dejara llevar al final, hizo buena marca y se tranquilizó. En la final, aunque esté nerviosa, es muy competitiva. Y estoy muy contento”, admite sonriente.
Nerea Bermejo tiene grandes palabras para su entrenador: “Fran me ha hecho confiar mucho en mí y cuando salgo a correr creo que voy a ganar. Estoy orgullosa de ello. Llevaba unas semanas tocada porque estaba un poco mal del isquio y el glúteo. Había perdido un poco de confianza en mí y tenía miedo. Al correr la semifinal y ver que no tenía dolor, sabía que poder correr más en la final. Ganar ese oro ha sido especial porque siempre me meto en el podio pero a nivel nacional se me considera la segunda. Hay mucha gente que se ha alegrado por mí”.

La conexión técnico-atleta es total. “Siempre busco a Fran antes y después de la carrera. Nos miramos y me hace un gesto sin decir nada. Y cuando acaba voy a él: ‘Mira lo que hemos hecho’. Y también agradezco a mis padres por todo lo que soportan y me apoyan”.

Ser el entrenador de los tres oros navarros no es para menos: “Estoy muy orgulloso. Mucha gente me decía que estaba loco cuando decía que no lo iba a conseguir. Estoy contento de no haber hecho caso a nadie y seguir mi camino. La gente que no suma, la aparto”.

ESTE MIÉRCOLES, MEETING DE MADRID

Asier compite este miércoles en el Meeting de Madrid, del World Athletics Tour (17.18 la semifinal, 18.32 la final, Teledeporte). Miren Bartolomé también figura en la lista (pértiga, 15.30). “Voy a estar en la misma carrera de Grant Holloway, que va a intentar el récord del mundo. Eso hace mucha ilusión. Tengo opciones de pasar a la final. Es un atleta que ha roto con los esquemas de limar vallas y me gusta”. Otro espectáculo a la vista.

"¿Qué más tenemos que hacer?"

 

Asier, Izaskun y Nerea han sido campeones a pesar de entrenar en condiciones paupérrimas. Y así lo denuncian. “Los días que hace 2 grados, lloviendo, tenía que entrenar en esas 4 calles que tenemos junto a los pertiguistas, los cardiópatas... Cada vez es más difícil hacer un entrenamiento de calidad conforme pasa el invierno. Los atletas tenemos las condiciones, los entrenadores son muy buenos, y lo único que nos queda es tener las instalaciones apropiadas”, reivindica Asier.

No nos podemos arriesgar a entrenar y lesionarnos por no tener instalaciones. Tenemos que andar quitando nieve con un rastrillo o agua con cubos. Parecemos tercermundistas. Muchas veces nos toca ver el tiempo y si el jueves a las 4 de la tarde hace bueno, apaña tu vida personal, tu trabajo y a entrenar. No puede ser que el tiempo marque nuestra preparación”, lamenta Izaskun.

Fran puntualiza: “En Larrabide no solo hay atletas de alto rendimiento, hay escuelas. Tener una instalación más es desahogar las pistas. Los chavales se van a Zaragoza, Vitoria, San Sebastián, Francia, Valencia... Somos conscientes de que es un deporte del aire libre, pero si buscamos calidad... Esa instalación deportiva queda para siempre”.

Nerea da su opinión: “Una de mis mayores inseguridades es competir en pista cubierta porque no puedo ensayar la salida, las subidas, las bajadas. Por muy bien que esté, hay fallos técnicos que vienen por no haber corrido. Pedimos la pista cubierta, somos unos pesados, pero con las marcas que está dando el atletismo navarro, es necesaria para que sigamos progresando”.

“¿Qué más tenemos que hacer?”, sentencia Izaskun.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE