Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Música

Réquiem festivo de Izal antes de su gran "pausa"

El conjunto reúne este fin de semana en el Wizink Center a más de 30.000 incondicionales

Ampliar Un momento del concierto de Izal en el Wizink Center de Madrid
Un momento del concierto de Izal en el Wizink Center de MadridEFE
Publicado el 29/10/2022 a las 10:05
Como el título de uno de sus más famosos temas, Izal entra este fin de semana en pausa, un parón "indefinido" de esos que a veces anuncian las bandas que nunca vuelven, razón de más para atraer entre este viernes y el sábado a más de 30.000 personas a dos conciertos que podrían ser históricos.
Como cierre de una gira que llevaba además por nombre 'Hogar', el mismo de su quinto y último disco de estudio, no había lugar más procedente para la eventual despedida que Madrid, la ciudad que vio nacer a esta banda, y el espacio que en el pasado los confirmó como uno de los principales espadas del "indie" español, el Wizink Center.
Y así lo ha reconocido el propio Mikel Izal al micrófono: "Muchas gracias no solo por llenar esta noche sino porque en esta ciudad nos habéis hecho sentir siempre familia y hogar".
Con el aforo máximo y completo, igual que este sábado, los cinco integrantes del grupo han realizado un repaso equilibrado por todos los discos de su carrera que habrá hecho felices a los seguidores que están con ellos desde sus inicios en 2012 con 'Magia y efectos especiales'.
Entre las dos docenas de cortes no han faltado imprescindibles como 'Copacabana', 'El baile', el citado 'Pausa' justo antes de los bises o el broche definitivo con 'La mujer de verde', pero tampoco otros que, vistos juntos en modo panorámico, pareciera que hubiesen sido escritos para este momento: 'Prólogo', 'Despedida', 'He vuelto' o el reciente 'Meiuqèr', que no es sino el reverso de 'Réquiem'.
No ha habido mucho de elegía en estas dos horas de concierto, vividas más bien como una fiesta desde que han saltado a las tablas Mikel Izal (vocalista, compositor, guitarra), Emanuel Pérez "Gato" (bajo), Alejandro Jordá (batería y percusión), Alberto Pérez (guitarra, Lap Steel) e Iván Mella (piano, teclados, sintetizadores).
Justo antes, la realización mostraba en blanco y negro en las pantallas del recinto su corrillo previo y el paseo triunfal hacia el escenario, como subrayando el valor documental de una ocasión histórica.
"Todo listo para la penúltima foto", ha anunciado desde su posición Mikel Izal como detonante del explosivo arranque con 'El pozo', una estampida que la batería de Jordá ha mantenido a continuación a mamporro limpio con 'Asuntos delicados', en alianza con las progresiones espídicas al sintetizador de Mella.
Buen comienzo que han apuntalado aún más con ese bar de carretera y neones que es 'Copacabana', las palmas de los congregados haciendo las veces de las baquetas y sus coros apasionados ante uno de los estribillos más emblemáticos del grupo: "Es un parpadeo, un rápido destello, un rayo de sol que deja ciego".
"Es la despedida soñada para una banda a la que le han pasado tantas cosas soñadas", ha señalado entonces el vocalista vasco antes de bajar pulsaciones con 'Meiuqer' prendido al ukelele.
Con 'Los seres que me llenan' han tenido un gracioso homenaje para la figura del "acompañante", el "que no se sabe ni una canción de Izal" pero que acude en amparo de su pareja y, de rondón, ayuda a dejar pelada la taquilla; también, justo antes de tocar 'Agujeros de gusano', para todos aquellos que mediante el micromecenazgo ayudaron a sufragar los dos primeros álbumes de una formación que desde entonces se mantuvo fiel a la independencia discográfica.
Aún ha habido tiempo para otros detalles para el recuerdo: Alberto Pérez al reconocer que estaba tocando una guitarra hecha por él mismo unas semanas antes.
En términos estrictamente musicales, sin embargo, el concierto se había embarcado en todo este tramo central en una nebulosa algo densa que ha empezado a disiparse en busca de la energía del arranque con 'Pánico escénico' y 'Autoterapia'.
No ha habido más renuncias en la decena de salvas realizadas hasta el cierre, desde 'La increíble historia del hombre que podía volar pero no sabía cómo', pasando por 'Magia y efectos especiales' (dedicada a su mánager, Manuel Notario) hasta el festivalero 'El baile', con el que ha desfilado por el escenario incluso un inflable de T-Rex.
Solo 'Pausa' ha impuesto entonces algo de ese ídem, un reposo momentáneo, iluminado de manera apabullante y con un final eléctrico, catártico e "in crescendo" que ha estado entre lo mejor del "show", rematado después con una bajada a pie de pista con 'Qué bien' y, por último, con un hasta luego (o un hasta siempre) al primer gran éxito de su carrera, 'La mujer de verde'.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora