Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Arte

García Gordo o la lucha entre su profesión de arquitecta y su pintura artística

La artista asturiana, que lleva más de 30 años residiendo en Navarra, expone su primera muestra de pintura, Punto de partida, en el C. M. Belagua

Ampliar La pintora y arquitecta Begoña García Gordo posa con varias de las obras expuestas en La Puerta Gótica
La pintora y arquitecta Begoña García Gordo posa con varias de las obras expuestas en La Puerta Góticae. buxens
Publicado el 30/01/2022 a las 06:00
Tras más de veinte años ejerciendo la arquitectura de manera casi exclusiva, Begoña García Gordo (Oviedo, 1972) acaba de presentar su primera muestra pictórica en La Puerta Gótica, la sala de exposiciones del Colegio Mayor Belagua, cuyo principal objetivo es precisamente -explica el coordinador cultural Nacho Perlado González- “ofrecer un espacio de oportunidad a nuevos artistas y buscar valores nuevos en la pintura”.
Punto de partida, título que busca poner de relieve la nueva etapa que García Gordo abre en su carrera artística, es una selección de 12 óleos sobre cartulina con los que la arquitecta, asentada en Navarra desde hace más de 30 años, se adentra en la abstracción, en “una lucha por romper con la ortogonalidad y disfrutar de la libertad que le ofrece la pintura”.
“Para bien o para mal -señala- mi formación como arquitecta me lleva a trabajar, vivir y expresarme de una forma determinada, así que mi lucha está en romper con el rigor y la rigidez que a veces me aprisiona y disfrutar del papel en blanco desde una perspectiva distinta a cómo abordaría un proyecto arquitectónico, disfrutando de la libertad y dejándome llevar”.
García Gordo, que se licenció en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra (1999) y desde entonces ha desarrollado su trabajo como arquitecta en la Comunidad foral, por cuenta propia y como asociada en el estudio de Maite Apezteguia, da “este salto al vacío” a la pintura, coincidiendo con la fundación de su propio estudio en 2018. Por ello, la muestra incluye una docena de obras realizadas entre 2019 y 2021, puesto que, aunque empezó haciendo pintura figurativa muy joven, con 12 o 13 años, lleva pocos creando para exponer y acumula solo “una cuarentena de obras”.
La artista asturiana relata que el paso a la abstracción lo dio, en parte, gracias a su estancia entre 2014 y 2017 en el Taller de Grabado de Antonio Eslava, artista con quien mantiene una intensa amistad y al que considera “la figura que más le ha marcado en la pintura y en su búsqueda de la belleza en aquello que hace”.
“Como forma de romper con el realismo -relata- utilizábamos una técnica que consiste en pintar sobre una plancha de acero con óleo (con un poco de aguarrás para que esté más líquido) y luego esa plancha se ponía en un papel sobre el suelo. Lo pasábamos y parte de la pintura pasaba de la plancha al papel”. “Era una técnica semejante al grabado, salvo que el peso era el ‘tórculo’ y así se produce un ‘monotipo’, es decir, no se pueden hacer varias impresiones iguales”, añade.
La otra figura figura que más ha influido en la carrera de García Gordo, reconoce la propia artista, es el arquitecto y profesor de Proyectos de la carrera Javier Carvajal Ferrer, que, en este caso, le inculcó su pasión por la arquitectura.
ARQUITECTURA Y ABSTRACCIÓN
“Hay un paralelismo entre ambas disciplinas -destaca-. En la arquitectura, es el habitante de nuestras construcciones quien termina un proyecto, adaptándolo a su forma de vida; en el arte y más en la pintura abstracta, es el espectador el que termina la obra”.
En este sentido, el comisario de exposiciones de La Puerta Gótica, Javier Viana Malo, agrega: “Varias de las obras pueden verse desde distintas posiciones, horizontales o verticales, transmitiendo en cada caso sensaciones distintas. Ya ahí reside parte del juego”.
Por otro lado, la paleta de colores de García Gordo está probablemente influida por los colores de su tierra, Asturias. “Con los colores ocres, marrones, grises y el color de la piedra de los edificios, interpreto los vacíos y llenos de la ciudad y del papel en blanco hacia un mundo de ensoñación - afirma-. Son parajes por crear, o de recuerdos de un ayer ya desaparecido en el tiempo. Y entre todos estos espacios está el ser humano, que lucha por reencontrar su sitio”.

‘Punto de partida’, de B. García Gordo. La Puerta Gótica. Hasta el 25 de marzo. 

L-V (10-14h; 16-21h); S (10-14h). Gratis.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE