Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Música

Manuel Mozota, coautor de 'El oído musical': "La armonía es el 38% de la comunicación"

La eficacia con que llega un mensaje depende más de la musicalidad con que se transmite o del lenguaje no verbal que del mensaje mismo. Es uno de los apuntes que aparecen en ‘El oído musical’, libro escrito por una saga de otorrinos, los Mozota

De izquierda a derecha, Manuel Mozota Núñez, Fernando Sesma (músico, médico y autor del epílogo del libro), José Ramón Mozota Ortiz, José Ramón Mozota Núñez y Marisa Mozota Núñez. Se retiraron las mascarillas para tomar la fotografía.
De izquierda a derecha, Manuel Mozota Núñez, Fernando Sesma (músico, médico y autor del epílogo del libro), José Ramón Mozota Ortiz, José Ramón Mozota Núñez y Marisa Mozota NúñezJesús Caso
Actualizado el 24/11/2021 a las 09:09
En su libro cuentan cómo discurren los caminos de los estímulos sonoros, que las músicas que entran por el oído derecho se van a la parte izquierda del cerebro, la del habla, el cálculo, el razonamiento... y al revés, que la que llega por la izquierda alcanza la derecha del cerebro, el de la musicalidad. En su trabajo también analizan a personas, unas con oído musical y otras sin él, y les someten a estudios como fonogramas o audiometrías. Incluso analizan tipos de músicas, la gregoriana, la barroca... y comparan su espectro. Al fin y al cabo, se trata del trabajo conjunto de una familia marcada por la otorrinolaringología, con un padre, José Ramón Mozota Ortiz, pionero en Navarra de la cirugía del cáncer de laringe y de lo implantes cocleares, y de tres hijos, Marisa, José Ramón y Manuel Mozota Núñez también ligados a esta especialidad, la primera como jefa de este campo en Hospital del Tajo en Madrid, el segundo como profesor de esta especialidad en la Universidad Alfonso X El Sabio, y el tercero como responsable del grupo de Otorrinolaringología de la Sociedad Española de Médicos Generales de Familia. Entre todos han elaborado un libro sobre qué es el oído, el sonido, la música y sobre todo cómo se entiende el oído musical.
¿Cómo se puede saber por qué alguien tiene oído musical y otros no?
Se suele comentar que hay gente que toca de oído. Yo no sé si cuando se dice eso es una crítica o una alabanza. Si la naturaleza te da esta virtud y tú la desarrollas vas a conseguir mucho más que si no la tienes, es obvio. Si tú no tienes esa cualidad, la puedes desarrollar pero nunca llegarás al grado de aquellas hay personas que por naturaleza la tienen.
¿De qué depende? ¿De tener más sensibilidad para captar los sonidos o es otra cosa?
Es otra cosa. Podemos medir las características del sonido según las ondas, los decibelios y también el espectro. Nos dan un tipo de curva que nos puede ayudar a diferenciar aquellos que tienen un buen oído musical a los que no tienen. Por supuesto esto resulta mucho más sencillo en niños. Otro de los aspectos importantes es la comunicación y de los sentimientos.
¿En qué sentido?
De la comunicación solamente un 7% es la comunicación verbal. El 55% es la no verbal (como los gestos…) y el 38% es la armonía, el tono, la musicalidad. La comunicación no verbal y la musicalidad es mucho más importante que aquello que decimos. El otro entiende mucho más por cómo le digan el mensaje que por la información de ese mensaje. Ya Strauss hizo una ópera con una escena final en la que queda sin respuesta si lo importante es la poesía o la música del trovador. Es importante obviamente que un buen mensaje vaya con una buena musicalidad y una buena musicalidad vaya con un buen mensaje. Ahí se hacen las grandes óperas.
¿Por qué las músicas más lejanas a nuestra cultura nos resultan tan raras que hasta nos disgustan?
Hay toda una dominancia en todos nosotros. En unos predomina el lado derecho, en otros el izquierdo. Pero tenemos dos oídos y al final el cerebro es un conjunto. Muchas veces de manera inconsciente el cerebro dominante intenta menoscabar a la parte no dominante. Por eso músicas que a otras personas les resulta familiar nosotros no las aceptamos tan bien. Por eso es muy importante el estudio de los niños que no han sido educados y no tienen ese proceso de interferencia. En ellos podemos ver perfectamente que esa musicalidad se acepta mejor que en las personas mayores que tienen un aprendizaje. Si te canto la jota de San Fermín a ti que eres de Pamplona te vas producir un mayor sentimiento que a un africano que no lo entiende, por mucho que la música sea lo mismo. Muchas veces se interrelacionan los dos hemisferios del cerebro. Además, vas a poner la música en un contexto. Sabes que la música de San Fermín hace que la gente disfrute pero si aparece una charanga en el entierro de un familiar, una música que a ti por lo general te produce de gozo te va a provocar aversión. Tu parte conceptual del cerebro lo va a relacionar con la fiesta y el jolgorio y tú estás en un momento triste de su vida.
En el libro dicen que el oído se empieza a desarrollar desde el feto y va evolucionando, hasta el punto de que la gente mayor eliminan las melodías y las armonías más tristes.
Es el subconsciente. En el cerebro, los momentos desagradables excepto si son muy vivenciales, tendemos a intentar olvidarlos. Y es verdad que hay trabajos con embarazadas que demuestran que el feto se relaja con música relajante. También se estudia el primer grito del nacimiento cuando el niño llora nada más salir tiene unas frecuencias características propias. Se está estudiando qué significa . El oído se va desarrollando y el sonido, la musicalidad, lo vamos a aprender. Hay una historia de una judía sefardí que vino a Salamanca. Su abuela le hablaba en castellano antiguo y por eso en los exámenes de acceso, en las pruebas escritas sacó una calificación bajísima y en las orales una nota brillante. Su oído desde la niñez había acostumbrado a esa musicalidad.
¿Cuánto más música se oye, mejor para un niño?
Con un poquito de criterio y en una tonalidad que acepten, pero cuanto más música escuchen, mejor. Hay gente que solo escuchando se va haciendo el oído y unos tienen más facilidad que otros.
Pero eso de que oír Mozart hace inteligentes a los niños es un mito, ¿verdad?
A tanto no llega la música. Hay otros factores en el aprendizaje. Los dos lóbulos cerebrales están interrelacionados, tanto el izquierdo afecta al derecho como el derecho a la izquierda. El hombre es no solo sentimientos y sensibilidad. Tenemos oído musical pero también cálculo y raciocinio. Escuchar a Mozart está muy bien pero eso no lo hace todo.
¿Ocurre como con los idiomas, que si se estudian de pequeño se aprenden mejor?
Los idiomas tienen su musicalidad, y en un idioma el 7% son las palabras que se dicen pero es que más del 35% es la musicalidad.
¿Por qué hay canciones que se nos quedan en la cabeza y no hay forma de que salgan?
Muchas veces se debe al subconsciente. Se nos quedan en el cerebro porque son músicas pegadizas. Suele ser más en el lóbulo derecho, nos llegan del oído izquierdo al cerebro derecho, la parte para la que no solemos tener la misma capacidad de gestión. El lóbulo derecho intenta gestionar la salida de la música pero no es capaz y seguimos oyendo esa melodía.

Algunos conceptos

Movimiento vibratorio Es un cambio o movimiento que se repite a intervalos regulares. El sonido es el resultado de movimientos vibratorios longitudinales por el que las moléculas de un medio se mueven ligeramente presionando a las que tiene al lado.
Consonancia y disonancia Cuando llegan dos sonidos al mismo tiempo al oido pueden ser consonantes, agradables, o discordantes, desagradables. Son más consonantes cuanto más simple es la relación de las frecuencias de ese sonido: 1 (igual vibración), 2 o incluso fracciones simples como 4/3.
Anatomía del oído
Oreja. Una lámina de cartílago que conecta con un conducto de 26 milímetros de longitud y 7 milímetros de anchura, el auditivo externo.
El oído medio. Lo forman entre otras partes la caja del tímpano, donde están la caja con el tímpano y los tres huesecillos articulados (martillo, yunque y estribo), que trasladan las ondas del sonido.
El oído interno. Además de para la audición, es un órgano importantes para mantener el equilibrio. Entre sus órganos está el caracol o cloquea, en donde se encuentra el órgano de Corti, donde unas células generan los impulsos nerviosos auditivos a partir de las vibraciones acústicas que le llegan.
Vías acústicas Desde es órgano de Corti parten fibras auditivas, que unidas a otras, dan lugar a los nervios por los que la señal llega a las zonas del cerebro que procesa el sonido.

'El oído musical'

Autores: José Ramón Mozota Ortiz junto a sus hijos Marisa, José Ramón y Manuel Mozota Núñez. El epílogo lo firma Fernando Sesma, y el prólogo, Antonio Fernández-Pro Ledesma.
Editorial: Ende
Páginas: 258.
Precio: 20 euros.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones