Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Biografía

Miguel Bosé cuenta en sus memorias las "desgraciadas herencias" que recibió de su padre 

La editorial Espasa ha adelantado un extracto de 'El hijo del capitán trueno', en el que el artista relata el pánico que cogió a Luis Miguel Dominguín

Miguel Bosé causa preocupación tras su aparición en programa de talentos mexicano.
El cantante Miguel BoséEFE
  • Efe. Madrid
Publicado el 05/11/2021 a las 13:57
La malaria fue una de las "desgraciadas herencias" que Miguel Bosé recibió de su padre, el famoso torero Luis Miguel Dominguín, quien recién cumplidos diez años le llevó a un safari por Mozambique sin administrarle quinina, un viaje que planeó alarmado porque leía mucho: "el niño va a ser maricón".
Así lo cuenta Miguel Bosé en 'El hijo del capitán trueno', las memorias del artista que llegarán a las librerías el próximo 10 de noviembre y de las que la editorial Espasa ha adelantado un extracto este viernes, un capítulo en el que explica el pánico que cogió a de su padre.
"Lucía, me han dicho que el niño lee, que lee mucho, sin parar", recuerda que le dijo su padre a su madre, la artista italiana Lucía Bosé, cuando tenía 9 años: "y mi madre le preguntó que cuál era el problema con que yo leyese y él contestó: ¡Maricón, Lucía, el niño va a ser maricón!."
Bosé asegura que a su madre no le cabía en la cabeza que su padre, siendo una figura internacional "y de formas exquisitas, fuera tan poco evolucionado en ciertos temas básicos muy vitales. Le parecía retrógrado y muy paleto, sin hablar de lo machista".
Y se dispuso, en contra del criterio de su madre, a llevarlo a Mozambique a un safari, que emprendieron a mediados de junio de 1966, cuando tenía 10 años recién cumplidos. Y recuerda que nunca le dio las pastillas de quinina que el médico de la familia le había dicho que tenía que tomar ya que el niño podía morir si enfermaba de paludismo.
Lo que efectivamente ocurrió, recuerda Miguel Bosé, en el mes en el que estuvieron en tres campamentos en Mozambique, donde relata cómo enfermó gravemente, un viaje que el famoso torero inició intentando que al niño le "iniciase en la hombría" una chica de 16 años, lo que otro de los acompañantes impidió.
Y rememora cómo se desmayaba durante las marchas y su padre le amenazaba con darle un tortazo por "nenaza": en ese instante "me rendí para siempre. Entendí que nunca conseguiría estar a la altura de sus expectativas", relata Bosé, que dice que le cogió "pánico" y que finalizó el viaje pesando menos de quince kilos.
Su madre echó a su padre de casa "nada más llegar de África y le dijo que no quería verle en el resto de sus días y que si al niño le pasaba algo, le pegaría dos tiros", indica Bosé, que explica cómo pasó el resto del verano en una silla de ruedas convaleciente de esa "herencia".
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones