Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Entrevista
Música

Salvador Sobral: "Si no puedo puedo cantar es como si me quitaran el alma"

El cantante portugués lanza su primer disco con Alma Nuestra, la banda con la que acerca los boleros cubanos al jazz

Foto del cantante Salvador Sobral.
El cantante Salvador Sobral.
EFE
  • Iker Cortés. Colpisa
Actualizada 29/06/2020 a las 12:17

Salvador Sobral (Lisboa, 1989) regresa al mercado discográfico, pero esta vez no lo hace en solitario. 'Tu mi delirio', el álbum que sale a la venta el 26 de junio, es la primera referencia de Alma Nuestra, la formación con la que, junto al pianista Víctor Zamora, el contrabajista Nelson Cascais y el baterista André Sousa Machado, lleva el bolero cubano al terreno del jazz. El grupo pasará por Sevilla, San Sebastián y Barcelona, el 21, 24 y 30 de julio, respectivamente.

¿Cómo ha llevado el confinamiento?
Suelo decir que este ya es mi tercer confinamiento. Cuando estuve muy mal de salud pasé seis meses en el hospital y después en casa otros tres convaleciente. Lo que pasa es que este se me ha hecho mucho más duro por qué yo estoy muy bien de salud y estoy listo para tocar y de repente el virus maldito me quitó eso y me puse muy triste.

Vaya...
Tanto que no podía cantar. Parece un cliché, pero para mí no cantar, no poder subirme al escenario, es como si me quitaran el alma. Me quedo con baja autoestima, no me apetece levantarme por las mañanas. Es algo medio deprimente. Pero bueno, este sábado tuvimos nuestro primer concierto y fue divertido. Solo llenamos la mitad del auditorio y todo el mundo se tuvo que medir la temperatura, pero fue increíble poder volver al escenario.

Algo bueno habrá tenido el confinamiento, ¿no?
Fue productivo porque he compuesto todo un disco. Será el próximo disco en mi proyecto en solitario. He compuesto 17 canciones y ya las estoy ensayando con la banda. Que el momento fuera depresivo también ha ayudado porque saca las emociones más oscuras a la hora de componer.

No se puede quejar.
No salir de gira es frustrante, pero yo estoy en una situación privilegiada. Felizmente trabajé mucho estos dos últimos años y ya tengo conciertos con Alma Nuestra en España y con mi grupo. Quienes lo están pasando mal son los técnicos de sonido, de luces, los jefes de producción, los tour-managers... Esos sí que sufren verdaderamente porque en Portugal el Estado no les apoya una mierda. Yo sufrí emocionalmente, pero no pasé hambre.

Al ser una persona de riesgo, ¿qué precauciones ha tenido que tomar?
Yo al inicio ni siquiera estaba en Lisboa, estaba apartado en el sur de Portugal, en una casa donde no veía a nadie. Cuando empezó todo mi novia estaba en Francia, haciendo una pieza de teatro, y a su regreso tuvimos que pasar quince días de cuarentena sin vernos. Luego ya nos movimos a Lisboa y hacemos una vida un poco como la de todo el mundo, pero yo no voy al supermercado. Bueno mejor, que vaya ella (ríe).

Acaba el confinamiento y llega con el primer disco de Alma Nuestra, un proyecto que arrancó en 2015. ¿Por qué los boleros?
Comenzamos con la banda por mi pasión por esta música hispanoamericana. Los boleros me parecen una conjugación perfecta entre la música americana y cubana. Tienen mucha influencia del jazz, ya que los americanos iban a menudo a Cuba, era como su Disneyland. Es una música con mucha profundidad, desgarradora, de alma desnuda y mucho más visceral que las letras de los estándares de jazz. Además encontré al pianista Víctor Zamora, que era el cómplice perfecto en todo esto, porque es cubano pero toca jazz. Es la corchea más rápida de Lisboa.

De hecho, llevan los boleros a ese nuevo escenario jazzístico.
Sí, la selección de los otros músicos fue buscando ese sentido. El baterista André Sousa Machado es la primera generación de bateristas de jazz que hubo en Portugal. No toca música latina y era eso lo que queríamos, alguien que fuera específicamente de jazz mientras Víctor y yo lo llevamos más hacia la música cubana, intentando llegar a ese equilibrio. A veces es casi un duelo entre el jazz y la música cubana en el escenario.

¿Cómo se realizó la selección de temas?
Había dos criterios. Por un lado queríamos canciones que, como se dice aquí en Portugal, no estuviesen demasiado batidas, no tuvieran muchas versiones y que no fueran tan obvias y conocidas. Por el otro, atacar justamente lo opuesto y coger boleros conocidos como 'Tú mi delirio' y cambiarlos completamente, darles una vuelta y destruirlos. Siempre hay un proceso de destrucción en estos boleros; a veces los construimos de nuevo pero otras veces solo se quedan en destrucción (ríe).

España siente devoción por el bolero. ¿Será un éxito?
Eso dice la industria, pero yo de eso no entiendo nada. Uno nunca sabe. Yo pensaba que 'Amar pelos dois' nunca iba a ir a Eurovisión... Ahora sé que los boleros en España son como la música brasileña para nosotros, nacemos con eso. Pero esto no fue una maniobra de 'marketing', si lo hubiera sido no habría solos de seis minutos (ríe).

En estos momentos oscuros, ¿ha sido la música un bálsamo?
Sí, yo he escuchado todos los días un disco distinto: Fiona Apple, Anderson Paak... Me tranquiliza.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE