Música

El Archivo de Navarra recibirá los fondos documentales del Orfeón Pamplonés

Comprende libros de actas, partituras, archivos de prensa, carteles, fotografías y audiovisuales que atestiguan más de 150 años de historia de la música

Fotografía incluida en el patrimonio documental del Orfeón.

Fotografía incluida en el patrimonio documental del Orfeón.

Cedida
Actualizada 27/11/2018 a las 14:40
  • Efe. Pamplona
A+ A-

El Archivo Real y General de Navarra recibirá en depósito los fondos documentales del Orfeón Pamplonés, libros de actas, partituras, archivos de prensa, carteles, fotografías y audiviosuales que recogen más de 150 años de historia de la música.

Con ese objeto la consejera de Cultura, Ana Herrera, y el presidente del Orfeón Pamplonés, Daniel Sánchez, han firmado un convenio, que ha sido presentado en un acto que ha contado con la presencia del director del Servicio de Archivos y Patrimonio documental, Joaquim Llansó, y el gerente del Orfeón, José Andrés Palacios, informa el Gobierno Foral.

Entre la documentación que recibe en depósito el Archivo figura la colección de partituras manuscritas e impresas constitutivas de su archivo musical y el archivo de prensa, compuesto por recortes de prensa, revistas especializadas, dossieres de prensa y la colección de la revista 'La Voz', publicada por el Orfeón.

A ellos se suma un fondo documental histórico, que incluye los libros de actas de la Junta directiva y de las juntas generales comprendidas entre 1865 y 1999, los reglamentos (iniciados en 1893), las memorias artísticas (desde 1892) y la correspondencia (del intervalo comprendido entre 1891 y 1990), así como la documentación relativa a socios, viajes, contabilidad, premios musicales y libros de oro.

Asimismo, está integrada por los programas, que se inician en 1892; carteles desde 1893; una colección de fotografía con imágenes desde 1894; el fondo sonoro; el fondo audiovisual; las colecciones de libretos de ópera, videoteca, discoteca y biblioteca; y diferentes fondos privados que conserva el Orfeón (el fondo Fermín Urtasun, el fondo Ochoa de Olza y el fondo 'Aranzadi').

Dicha documentación estará a disposición de la ciudadanía para su consulta, investigación y disfrute. Cuando contenga datos personales no podrá ser públicamente consultada sin que medie consentimiento expreso o hasta que haya transcurrido un plazo de 25 años desde su muerte, si su fecha es conocida o, en otro caso, de 50, a partir de la fecha de los documentos.

Respecto al acuerdo, explican que la fórmula del depósito se ha alcanzado de mutuo acuerdo con la Junta directiva del Orfeón, por un plazo de 10 años, por tratarse de una institución "dinámica, viva y con proyección de futuro", y por deseo expresado por los orfeonistas por que dicho patrimonio sea conocido y reconocido con carácter universal.

Es en esa dimensión en la que la alianza con el Archivo adquiere especial relevancia, al ser este centro la institución de referencia para la conservación, el tratamiento, la difusión y la puesta en valor del patrimonio documental de Navarra y, en especial, el de la música, desde la creación en junio de 2017 del Archivo de la Música y de las Artes Escénicas de Navarra.

El Orfeón se ocupará de la tarea de descripción archivística básica para aquella documentación que tiene todavía pendiente completar su organización, y que se producirá en la propia sede del Archivo.

El Archivo del Orfeón supone el conjunto de evidencias, y con ellas la historia y la memoria, de la trayectoria y vicisitudes por las que ha transitado esta institución desde que en 1865 once “socios suscriptores”, según la primera anotación de su libro de actas, bajo la presidencia de Conrado García, constituyeran la Sociedad Coral Orfeón Pamplonés.

Su finalidad era la de "enseñar música gratuitamente a los artesanos que así lo solicitaran”, en línea con la corriente europea imperante en la época preocupada por la evolución social y el progreso de las personas menos favorecidas a través de la música.

Su primer director sería Joaquín Maya y formaron parte de sus juntas directivas las personalidades como Joaquín Gaztambide, Emilio Arrieta, Hilarión Eslava, Juan Guelbelzu o Dámaso Zabalza, y años más tarde, Pablo Sarasate, en la Presidencia de Honor.

A través de sus actas, añaden, se observa unos inicios un "tanto convulsos", con diferentes reorganizaciones, hasta que en 1892, bajo la batuta de Remigio Múgica, toma el impulso definitivo con una actividad ininterrumpida, consecuencia de la introducción del repertorio sinfónico-coral, potenciado a comienzos del siglo XX con la incorporación de voces femeninas.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra