Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Literatura

Los poemas que Dickinson escribió en sobres de cartas

La obra 'Preferiría ser amada' se publica por primera vez en España

Emily Dickinson

Emily Dickinson.

Actualizada 13/10/2018 a las 10:56
Etiquetas
  • EFE.MADRID
A+ A-

Emily Dickinson nunca salió de su pequeña habitación en su casa de Amherst (Massachussetts, EE.UU), donde cultivó la palabra poética como su puerta abierta al mundo y con cartas. Versos que incluso escribía en los sobres de las misivas, que se publican por primera vez en España en 'Preferiría ser amada'.


Dickinson (1830-1886), considerada un referente de toda la poesía del siglo XX, aprovechaba hasta los envoltorios de las cartas con las que se comunicaba con el exterior, produciendo así poesía en esos pequeños espacios que se conocen como "envelope poemas".


Juan Marqués, poeta y prologuista de 'Preferiría ser amada', editado por Nórdica, explica en este volumen que se trata de "breves poemas (algunos de dos versos, pero otros de ocho o diez...) que, de un modo a veces difícilmente perceptible, con el mismo sigilo espectacular con el que ella vivía, la poeta escribió en los sobres de las mismas cartas (...)".


"(...) se discute si como complemento de los mismos, o como adorno, o para los más noveleros, como misteriosa contraseña", añade el prologuista de esta antología traducida por Abraham Gragera y con ilustraciones de Elia Mervi.


Sea como fuere, Dickinson reutilizó los sobres de las cartas que se intercambiaba con personas importantes en su vida como su cuñada Susan Gilbert o su maestro Thomas Wentworth Higginson para escribir profundos versos como "¿Pero no son / todos los Hechos / sueños / tan pronto como los / hemos superado?".


"Aunque las grandes Aguas duerman / -ellas, que son la Hondura todavía- / nosotros no dudemos- / ningún Dios vacilante / prendió fuego a ese Hogar / para después apagarlo", escribe también en un "envelope poem" Dickinson, o "En esta breve Vida / no más larga que una hora / cuánto - cuán poco- / nuestro poder atesora".


Esos inéditos versos en España se intercalan en 'Preferiría ser amada' con más de una decena de cartas de la poeta, incluyendo la última misiva que envió, fechada en mayo de 1886.


Dirigida a sus primas, Louise y Frances Norcross, Dickinson ponía fin a una vida de correspondencia con un escueto 'Primitas, me reclaman'.


Pero la primera carta que recoge esta antología va dirigida, en 1852, a su cuñada, Susan Gilbert, con quien se teoriza sobre si tuvo una relación romántica, además de una fuerte amistad desde la adolescencia.


"¿Quién te ama más, quién te ama siempre, quién piensa en ti cuando los otros duermen?", se despide Dickinson de Gilbert en 1852, aunque dos años más tarde, en otra misiva, la poeta cambia completamente el tono.


"Hemos disfrutado nuestro camino juntas; quizá sea este el punto en que nuestros senderos se separan. Ve tú delante entonces, Sue, cantando, mientras hacia lo alto, por la colina, lejana, sigo yo mi viaje", sentencia Dickinson, que solo veía el jardín de su casa desde las ventanas de su habitación.


Un santuario desde el que también escribió a su sobrina Martha Gilbert, a Charles H. Clark o a su "maestro", de quien se incluye una contestación en 'Preferiría ser amada'.


"Me resulta difícil entender cómo puede vivir tan sola, con pensamientos de semejante calibre y sin la compañía siquiera de su perro", le escribe Thomas Wentworth Higginson a una de las poetas fundacionales estadounidenses junto a nombres como Edgar Allan Poe, Ralph Waldo Emerson o Walt Whitman.


Su ingente obra permaneció prácticamente inédita hasta después de su muerte -en vida, solo publicó alrededor de ocho poemas-, para convertirse en una leyenda de las letras que ha influido en otros poetas como Wallace Stevens, Hart Crane o Elizabeth Bishop.
"No hay, que yo sepa, una vida más apasionada y más solitaria que la de esta mujer. Prefirió soñar el amor y acaso imaginarlo y temerlo", escribió Jorge Luis Borges sobre la misteriosa y sublime poeta que rimaba incluso en los sobres de las cartas.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra