Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Día internacional de los museos

Un hórreo, uno de los museos más pequeños del mundo

El Hórreo de Zabalza, en el valle navarro de Urraúl Alto, contiene una colección etnográfica

Ampliar Un hórreo, uno de los museos más pequeños del mundo
Un hórreo, uno de los museos más pequeños del mundo
  • Paloma Dealbert
Actualizado el 18/05/2020 a las 09:30
Uno de los museos más pequeños del mundo se encuentra en Navarra. O al menos es así como lo anuncian en el valle de Urraúl Alto, en la Comarca de Lumbier. Se trata de una colección etnográfica que se expone en el Hórreo de Zabalza, propiedad de la familia Isturiz, y que, en el Día Internacional de los Museos, se presenta en sociedad. A través de un directo de Instagram, sus impulsores contarán su historia y la de sus piezas de la mano de la asociación Patrimonio para Jóvenes.
El minimuseo se creó hace cerca de una década por iniciativa del marido de Mari Fe Isturiz Eseberri (71 años), Javier Urbiola Goñi (76). La pareja ha ido reuniendo en la construcción más de 200 piezas que se utilizaban en el valle y que ahora se encuentran obsoletas, con herramientas de labranza como yugos, y enseres domésticos antiguos como planchas, calentadores para la cama o las primeras radios. María Pilar Martínez Arce, presidenta de Patrimonio para Jóvenes, aclara que no hay “objetos de plata ni joyas familiares”, y destaca el valor sentimental que tiene para la zona: “Son vestigios de una cultura que desaparece”. El hórreo pertenece a la conocida como Casa Estoki, el domicilio de los Isturiz en el que ya vivieron los abuelos de Mari Fe. “Es una exquisitez de sitio, de película”, alaba Martínez.
Sin embargo, explica Pilar Martínez, para que un museo sea reconocido como tal debe preserva y conservar la colección, aumentarla, catalogarla y hacer labores de difusión. Y, aunque el matrimonio colgó en la puerta la inscripción Museo, por su localización y la ausencia de publicidad, apenas tenía repercusión; ni siquiera había llegado a los oídos de algunos habitantes de la zona. Era el propio Javier Urbiola el que abría sus puertas y mostraba las piezas a las visitas. Un conjunto etnográfico que merece la admiración de Pilar Martínez: “Para ser de particulares, hecho en un sitio pequeñito, es bastante de tener en cuenta, sobre todo por cómo está puesto, con piezas de gran formato y muchas otras pequeñas”.
La pareja había dedicado tiempo a identificar cada objeto y su procedencia. “Han hecho una labor de catalogación de un museo sin saber qué era eso propiamente. Y claro, les quedaba la difusión”, relataba la presidenta de Patrimonio para Jóvenes. Por lo que Pilar Martínez pidió permiso al Consejo Internacional de Museos (ICOM) para presentarlo en el Día Internacional de los Museos. El matrimonio se conectará a Instagram a través de la cuenta @minimuseo_zabalza y Pilar Martínez con @patrimonioparajovenes hoy a las 17 horas. “Hemos estado haciendo ensayos”, revela Martínez. La red social es todo un descubrimiento para los Istúriz, y contarles cómo funciona “ha sido para hacer una novela esta semana”.
En la zona se han volcado con la iniciativa, y niños y mayores han participado con el envío de dibujos inspirados en el hórreo para difundirlos en las redes sociales. Muchos conocieron el minimuseo en septiembre de 2019, con motivo de las Jornadas Europeas del Patrimonio celebradas en Urraúl Alto. Fue entonces cuando la asociación que preside Martínez pudo ver el lugar. “Ahora están incluso pensando en si este verano pueden organizar visitas guiadas, con alguna persona joven del valle o a través de Cederna-Garalur”, relata Pilar Martínez. Añade que la zona es idónea para un turismo que augura, será “muy local” debido al coronavirus: “Porque no hay que hacer grandes viajes, y permite un formato de poca gente, y se pueden mantener las distancias”. Además, los visitantes pueden aprovechar el desplazamiento para disfrutar “de la arquitectura autóctona” y el otro hórreo, algo más popular: el de Santa Fe.
volver arriba

Activar Notificaciones