Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Sopa de Letras
Sopa de Letras

Juan Andrés Pastor y el abrazo de la sirena

Sopa de letras
Juan Andrés Pastor y el abrazo de la sirena
Actualizada 28/02/2018 a las 16:25

Juan Andrés Pastor tiene una voz profunda y camaleónica. La suya es una de esas voces que no se olvidan y que, si la escuchas por la radio, te lleva a imaginar lo que te está contando como si entre la vibración de las cuerdas vocales te ofreciera un ticket para viajar a algún lugar extraordinario e interesante. Durante décadas, la voz ha sido laherramienta de comunicaciónde este periodista y locutor estellés, pero en los últimos años, los versos y los poemas se han convertido en su principal arma. Su último poemario titulado'Como una sirena que me abraza'es toda una declaración de intenciones, refleja su personal forma de estar en el mundo y nos ofrece un prisma diferente sobre todo lo que nos rodea.

 

 

Sopa de Letras: Qué hace un periodista como tú metido a poeta, Juan Andrés?

Juan Andrés Pastor: Es que ese no fue el orden de los factores hasta llegar a este producto. Mi flirteo con la poesía es muy anterior al desarrollo de mi profesión. Desde muy pequeñito me fascinó la magia que nos regala el uso intencionado de la palabra y que nos permite ver cada día el mundo y sus sensaciones como algo nuevo y por descubrir. Recuerdo que en 2º de EGB me aprendía de memoria poemas de Jorge Manrique y de Gabriel y Galán y corría a casa para recitarselos a mi padre. A él le gustaba leer, declamaba poemas como quien cuenta chistes y su risa ancha era un premio rotundo para aquel niño que al cabo de poco tiempo comenzó a escribir versos. Fue precisamente la poesía y el gusto por la palabra lo que me hizo locutor de radio y periodista y no al revés.

SDL: El poeta que eres hoy siempre ha estado ahí, pero por qué ahora, por qué este rumbo más marcado en estos últimos años, en este momento de tu vida de madurez?

JAP: Por falta de vergüenza? No hay una única razón. Creo que es la necesidad de reflexionar la que nos hace adoptar otra velocidad y nos permite entender que lo que ocurre es importante si nos hace tomar conciencia, sólo así evitamos pasar de puntillas por la vida. No vale con ser espectadores, tampoco quiero decir que todos tengamos que ser protagonistas, pero sí que considero que es necesario tomar partido, opinar, mancharse, meterse en los charcos y hacerlo desde un criterio personal. Luego hay una serie de circunstancias personales que, en mi caso, pasan por un giro total en el apartado profesional que además coincide, en un breve periodo de tiempo, con el adiós de personas de gran calado para mí. Todo ello me ayudó a mirar hacia adentro. En ese momento tiré a la papelera todo lo que tenía escrito y decidí empezar de nuevo, convencido de que tenía algo que decir. Ese convencimiento me ha permitido entender que la poesía, y la literatura en general, es necesaria porque la vida por sí sola no es suficiente, no alcanza. Por eso escribo todos los días, aunque luego suprima muchísimo. Escribir también es suprimir en busca de la esencia.

SDL: Comencemos por el principio de lo que nos ocupa: Cómo nació el proyecto 'Como una sirena que me abraza'?

JAP: En mayo de 2017 la editorial Enkuadres apuesta por mi poesía y edito un poemario que lleva por título 'Sé de los charcos'. Es un libro del que estoy muy orgulloso, porque no es un compendio más o menos ordenado de versos. Creo que tiene una coherencia, que responde a una necesidad y expone una voz poética argumentada que puede resultar reconocible para el lector. En ese libro echo mano de un lenguaje alejado de pedestales y artificios, intento que la poesía forme parte de la comunicación, que sea entendible y que pueda, por lo tanto, alcanzar a cualquier persona. Allí hablo de los refugiados, de la memoria histórica, de mis padres... Sin embargo alguien me advierte de que puede que en esas páginas falte un discurso más íntimo, más sensitivo, algo que esté más cercano a la emoción y al alma. Esa persona me dice que la poesía debe abrazar incluso aquello que no existe. En ese momento decido que mi próximo libro debe abrirse hacia adentro. Hablé con mi editor y me ofreció toda su colaboración.

SDL: De sirenas y de abrazos. Por qué este título?Por qué la sirena? Por qué el abrazo?

JAP: El título es de por sí un recurso estilístico que une la comparación y la metáfora para dibujar el abrazo entre la poesía y una realidad que se va deshojando al ir pasando las páginas. Cada lector va a interpretar de manera distinta ese abrazo. Para algunos la sirena puede representar la forma antigua de una arpía, un rostro de mujer con cuerpo de ave, cola de serpiente y patas de león. Otros verán la silueta clásica, más marítima y sensual y algunos las lamias de nuestros ríos. Todas ellas vienen de la misma mitología, la que nos trajeron los romanos y que asegura que las sirenas perdieron sus plumas cuando las musas les ganaron una competición de canto. La propia palabra "sirena" ya es un poema. Su origen está en la palabra persa "sir" que significa canto, en hebreo sería "Shir" y en "kimaira" que en sánscrito se traduce por quimera. En mi barrio de Estella hay sirenas por todos los lados, están en la fachada de la iglesia del Santo Sepulcro, en un hermoso capitel de la Iglesia de San Pedro de la Rúa en el que aparecen besándose y en el dintel de la fachada principal de ese mismo templo vemos una sirena pisciforme amenazada por el arco de un centauro. La posibilidad real de abrazar algo tan hermoso, evocador y poético me resultó irresistible y lo quise dejar patente desde el principio. Además me gusta que en los títulos aparezcan verbos porque la poesía no es solo algo contemplativo. Siempre sucede algo, hasta el punto de que en la poesía da la impresión de que todo sucede en el presente. Quizá sea lo único que existe, como aquella sirena que abracé.

SDL: El poemario acaba de ver la luz en un formato muy especial con una tirada es de tan solo 25 ejemplares que combina poesía y pintura, si no me equivoco. Cómo es esto?

JAP: Se trata de una colección singular que edita Gabriel Viñals desde Valencia. Lleva por título Poética y Peatonal y la editorial se llama Ejemplar Único. Mi poemario -como los 56 que lo anteceden- integra una colección cuya tirada es de tan solo 25 ejemplares firmados y numerados que se acompañan por otras tantas pinturas originales de Viñals realizadas de manera directa sobre el soporte de una camiseta (para vestir la poesía por la calle a manera de una intervención urbana, a decir del propio autor) que interpretan y dialogan con los 25 poemas que componen. Siempre es así, 25 poemas reunidos en un libro del que solo se editan 25 ejemplares estando cada uno acompañado de una pintura sobre camiseta. No obstante ahora mismo estoy preparando con otra editorial una nueva edición ampliada e ilustrada de este abrazo de sirena que podría llegar a las librerías esta misma primavera, claro está con una tirada mucho mayor. Ahora mismo estamos en proceso de decisión, pero seguro que aparecerán más poemas. De momento una extraordinaria ilustradora ya ha comenzado el diseño del acompañamiento gráfico de esa obra.

 

 

SDL: Cuáles son los temas que te mueven a escribir y por qué?

JAP: Uno de los argumentos recurrentes es el tiempo. No es una obsesión porque yo no creo en el tiempo, aunque este exista. Tampoco creo en las manzanas, ni en los mosquitos que también existen. Quiero decir que no es cierto que el tiempo tenga razón, que lo cure todo, que sea el juez más justo, que dé y quite razones. Sé que no lo puedo combatir pero le hago la puñeta. Escribo sobre lo que me sucede y en torno a lo que me preocupa, los refugiados, la guerra, la infancia, el amor o su ausencia, mi relación con dios - con quien llevo años sin hablarme-, hablo de la Estella mágica, del Camino de Santiago en el que prácticamente he nacido, de mis tesoros que son pocos pero muy valiosos, escribo sobre el pecado, la enfermedad, hablo de los anhelos, los sueños y su crueldad. Soy una persona a la que le gusta hablar y escribir, pero que necesita, cada vez más, escuchar y analizar lo que se dice.

SDL: Qué había de todo esto en tu anterior libro de poemas, 'Sé de los charcos'?

JAP: Muy poco. Con aquel poemario cerré un momento difícil para mí. Aquellos poemas están escritos desde noviembre de 2013 hasta abril de 2017. En cuatro años solo fui capaz de reunir 39 poemas dignos de aparecer impresos. Todo lo anterior lo tiré y aquello que había escrito y me sugería dudas llevó el mismo camino. Sentí que hacía tabla rasa, pero no para concluir con un proceso complicado. El hecho es que en 'Sé de los charcos' el último poema ofrece un mensaje de luz y esperanza cuando digo en los versos finales :

Es verdad que amanece

y la luz asciende.

Terminé con esa expectativa de que todo está por hacer. Un gran amigo sefardí y amante de la poesía, me dijo que ese final era muy judío y eso a alguien que es de Estella-Lizarra le deja un sabor de boca agradable y dulce. No obstante creo que, si la temática es muy distinta de uno a otro libro, el estilo, el ritmo y su pulso están próximos y son reconocibles.

SDL: Maridan bien el periodismo y la poesía, Juan Andrés? Si es así, dame la receta, por favor.

JAP: Deberían maridar más. No se trata de que todo lo que se diga sea bonito y huela a rosas. La poesía no es eso. Si algo debe de ser es verdad, aunque sea una verdad muy subjetiva siempre será sincera. En ese aspecto deberían coincidir periodismo y poesía. De la misma manera que es necesario un adecuado uso del lenguaje y cierta labor de pedagogía que vaya mucho más allá de lo estético. A mí me gusta decir que, si la poesía no nos hace libres, por lo menos nos hará rebeldes y en el periodismo debería de suceder algo similar. A menudo echo de menos más rebeldía y coraje pero eso debe de ser porque como me hago viejo me vuelvo cascarrabias y he descubierto que la literatura abre caminos de expresión a machetazos entre tanto aburrimiento cotidiano.

SDL: Sabemos apreciar la poesía o aún seguimos aferrados a que es la hermana pequeña de la narrativa o un producto orientado a intelectuales?

JAP: Sigue habiendo un reparo irreflexivo hacia la poesía. Digo irreflexivo porque a nadie se le ocurriría decir que no le gusta el aire o que no entiende el eco de los latidos. No es cierto que la poesía sea aburrida, prescindible, alejada y hasta cierto punto peligrosa, ni que suponga una pérdida de tiempo. Tenemos algo atávico en contra de ella. El propio Platón dijo que a los poetas había que expulsarlos de la República porque solo pueden imitar la belleza y que, por lo tanto, son perniciosos para la juventud. Bienvenida sea esa poesía que molesta, irrita, pellizca y grita.

Pessoa decía que el poeta, y él fue uno de los grandes, es el gran fingidor:

Finge tan completamente

que hasta finge que es dolor

el dolor que en verdad siente.

Yo creo que la poesía es la esencia de la creación literaria, nunca la hermana pequeña y, si lo es, que lo sea por el mimo que precisa y el cariño que devuelve.

Suelo gastar una broma muy seria cuando digo que los médicos tendrían que recitar más y recetar menos. A menudo un buen libro cura hipocondrías, desaires, depresiones y amores.

SDL: En qué trabajas ahora? Déjanos con la miel en los labios, Juan Andrés.

JAP: Estoy decidiendo los contenidos y forma de la nueva edición del poemario 'Como una sirena que me abraza', a la vez estoy junto a mi socio Daniel Albors terminando un proyecto literario muy hermoso en Badajoz e iniciando otros en Logroño y en Lleida. Creo que en abril o mayo tendré terminada una novela que me está transmitiendo mucha ilusión y algún quebradero de cabeza. Será del género negro y llevará por título, 'El hombre que denunció su propio asesinato' y hace muy pocas semanas, junto a una compañía de teatro, estoy inmerso en escribir una obra de teatro basada en hechos reales que sucedieron entre Estella y Argentina durante la guerra civil.

 

 

 

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE