x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Sopa de Letras
Sopa de Letras

Charo Villalobos nos pone en orden

Sopa de letras

Charo Villalobos nos pone en orden

Actualizada 02/02/2018 a las 10:26
Etiquetas
A+ A-

Haz un poco de memoria: Cuándo fue la última vez que ordenaste algo? Da igual que sea un cajón, el escritorio del ordenador, un armario o el trastero. Hay algo liberador y muy agradable en el hecho de vivir en un entorno ordenado y a las pruebas podemos remitirnos todos. Ordenar, tirar, poner sentido en lo que acumulamos a nuestro alrededor puede dar mucha pereza. Pero una vez logrado el objetivo del orden, los beneficios son infinitos. Y si no lo crees, te invito a leer a Charo Villalobos. Esta periodistaexperta en técnicas de ordenación, acaba de poner en marcha la web tepongoenorden.com y está dispuesta a ordenarnos de arriba abajo.

 

 

Sopa de Letras: El ordenado (o desordenado): nace o se hace?
Charo Villalobos: En mi opinión, la capacidad de ordenar se adquiere porque te la transmiten, o porque aprendes a desarrollarla a lo largo de la vida. Luego, como sucede en casi todos los ámbitos, hay personas con una mayor predisposición que otras. En mi caso, por ejemplo, considero que es una mezcla de las dos cosas: fue mi padre el que nos inculcó desde bien pequeños la importancia de desenvolvernos en un entorno organizado, pero además yo siempre he sido muy ordenada por puro pragmatismo. En cualquier caso, cada persona es diferente y el abanico de opciones también varía: los hay ordenados para unas cosas, y desordenados para otras. Realmente nunca hay que imponer el orden, sólo intentar incorporarlo a nuestra vida para comprobar en primera persona como nos la simplifica y mejora.

SDL: Por qué es importante vivir en un entorno ordenado?
CHV: Desde mi punto de vista, porque es beneficioso y práctico: la organización de los espacios nos facilita la vida. Así de sencillo. Nos ahorra tiempo, nos transmite armonía, favorece la productividad y, en cierta forma, nos proporciona equilibrio. Si lo piensas bien, el orden en ningún caso perjudica. Simples detalles como tener la ropa bien colocada en el armario, o los utensilios de cocina dispuestos por la frecuencia de uso sólo contribuyen a ayudarnos en el día a día. Y lógicamente todo lo que nos haga más cómodas nuestras rutinas es bienvenido.

SDL: Se podría decir entonces que ser ordenados nos hace más felices?
CHV: Sin duda. Somos más felices porque somos más eficaces a la hora de distribuir nuestro tiempo, y eso precisamente hace que lo podamos emplear en lo que realmente queremos. Si además, estética y visualmente, el orden nos transporta a un entorno más inspirador, que nos despeja la mente y permite concentrarnos en lo importante qué más se puede pedir?

SDL: Esto tiene muchas lecturas: desde el ámbito de lo personal hasta el profesional, pasando por cuestiones tan importantes como la gestión del tiempo o las relaciones sociales, etc
CHV: Exacto. Si somos capaces de incorporar la organización a los distintos planos de nuestro día a día, podremos sacar más partido al tiempo. Esto en realidad no deja de ser algo evidente: si me organizo desde los espacios de mi casa, hasta el dinero que me gasto al mes, pasando por las horas que quiero dedicar al ocio, al deporte o a las relaciones sociales, y lo traslado también a mi ámbito profesional (reuniones, papeles y documentos, archivos del ordenador) parece lógico pensar que, tanto a nivel físico como mental, las tareas diarias se armonizan y se coordinan mejor. A la hora de buscar mi camisa favorita, de saber si hoy toca ir al mercado, de quedar a tomar un café con mis amigas, o de saber dónde está la carpeta de las fotos en el ordenador nos resulta más fácil. Habrá a quien esto le parezca de sentido común, y a quien le resulte una auténtica quimera tener bajo control todo esto sólo a base de orden y planificación pero el hecho es que se puede.

SDL: Me recuerda a las filosofías orientales, al Feng Shui en concreto.
CHV: Efectivamente, yo creo que la cultura oriental es una de las que mejor ha sabido adaptarse al vertiginoso mundo en el que nos movemos hoy en día, cargado de estrés, falta de tiempo y tendencia a la acumulación. Hay diversas teorías que desarrollan la importancia y el aprendizaje del orden desde niños. En Japón, por ejemplo, una de las más conocidas, que se enseña hasta en las escuelas, es la de “Las 5s”, que hace referencia a cinco palabras en su idioma (Seiri, Seiton, Seiso, Seiketsu y Shitsuke), y que resume un enfoque integral hacia el orden y la limpieza. Lo ven como un facilitador del equilibrio personal, un modo de eliminar problemas, y una herramienta para mejorar la calidad de vida. Y luego está el famoso fenómeno de Marie Kondo, que ha revolucionado el sector con las ventas millonarias de su libro La magia del orden, en el que ayuda a clasificar por categorías, y que ya es conocido en todo el mundo.

SDL: En algún sitio he leído que necesitamos aprender a tirar cosas...
CHV: Aprender a tirar o, como prefieren decir algunos organizadores profesionales como la citada Marie Kondo, a 'desprenderse de las cosas', es de las enseñanzas más gratificantes que podemos obtener de la organización de nuestros espacios. Tendemos a comprar y acumular más de lo que realmente necesitamos, y en consecuencia cada vez disponemos de menos sitio para almacenarlo. Hagámonos estas preguntas: realmente lo utilizo? es necesario para mí? Quizá el ejemplo más revelador está en la ropa: por qué tener 10 pares de pantalones si sólo me pongo cuatro, que son los que me gustan y me sientan bien? Generalmente al empezar a ordenar nos invade una sensación de culpa, pero el hecho de liberar espacio cuando nos deshacemos de algo que ya no nos aporta nada es muy positivo y mejora nuestro ánimo. Además, podemos tirar sólo aquello que está roto o en mal estado, y donar o reciclar lo que todavía puede tener otra vida. Otro método muy recomendable es: por cada cosa nueva que adquieras, deshazte de otra vieja. Lo que entra por lo que sale.

SDL: Padecemos una especie de síndrome de Diógenes a pequeña escala?
CHV: Vivimos en la era del consumismo y en un mundo totalmente globalizado, donde podemos adquirir prácticamente cualquier cosa desde nuestro sofá a través del móvil. Y eso es algo tan sencillo como tentador. Intentar educar hoy en día a las nuevas generaciones para evitar la tendencia a la acumulación y fomentarles desde pequeños los beneficios del orden y el uso responsable de todo lo que nos rodea, creo que es una asignatura pendiente. Y el hecho de que actualmente cada vez se demande más y sea más conocida la labor de los organizadores profesionales es un síntoma inequívoco de que necesitamos simplificar y poner en práctica el famoso lema de “menos es más”.

SDL: Y qué pasa cuando por fin tiramos todas esas cosas y nos desprendemos de lo que no necesitamos? Por qué nos sentimos tan bien?
CHV:Nos sentimos liberados y con una agradable sensación de bienestar. Respecto a este tema, una de las situaciones más delicadas y emotivas en las que un organizador profesional puede ayudar mucho es, por ejemplo, en la gestión y clasificación de los enseres personales cuando fallece un ser querido. Hacer frente al reparto y/o vaciado de la ropa, pertenencias, y demás muebles y objetos de alguien al que se ha perdido puede ser difícil, y un organizador profesional, por su capacidad de simplificar el proceso, resulta muy útil y reconfortante.

SDL: Hay alguna explicación científica para estas emociones?
CHV: Lo cierto es que no lo sé, pero tender a la acumulación pensando, por ejemplo, en el cariño de momentos pasados, o en una posible utilidad en el futuro en el fondo no tiene demasiado sentido. Creo que las cosas deben tener una función en el presente y contribuir a hacernos la vida más fácil.

SDL: En tu página web tepongoenorden nos animas a “creer en la influencia del orden y convertirnos”.
CHV: Es verdad que suena raro, pero yo soy una convencida total de ello. Tal y como digo en la web: encontrar lo que necesitas en el momento preciso no tiene precio. Y hasta los detalles más insignificantes, como trabajar en un escritorio organizado, tener el trastero bien distribuido, o disponer en el baño sólo de los productos imprescindibles nos simplifica la vida. El tiempo es un bien escaso y hay que destinarlo a lo que realmente importa.

SDL: Este es un blog que tiene mucho amor por los libros. Nos darías algún buen consejo para ordenar nuestras bibliotecas y librerías domésticas?
CHV: Evidentemente cualquier biblioteca particular es, además de un tesoro preciado para su propietario, un elemento decorativo importante de la casa que por supuesto puede ser organizado. Cómo? Los criterios posibles son variados. Por temas, autores, colecciones pero también se pueden tener en cuenta aspectos más estéticos, como el tamaño, formato, o incluso el color de los ejemplares. Yo personalmente suelo recomendar ordenarlos por género literario, porque así es más fácil localizarlos. Los más voluminosos, como tomos de arte, fotografía, arquitectura, viajes se pueden colocar en horizontal, para separar categorías, o incluso ponerlos sobre alguna mesa o mueble auxiliar. Como lo habitual es que la biblioteca sea un espacio dinámico, también se puede destinar un estante para incorporar las últimas novedades, o las obras de próxima lectura, antes de ubicarlas en el que será su sitio definitivo. Y un buen consejo es disponer de una libreta o cuaderno en el que apuntar los préstamos realizados, para no olvidarse. De todos modos, también hay que tener presente que los libros ocupan bastante espacio y acumulan mucho polvo, así que de vez en cuando conviene hacer una selección para regalar, donar, o destinar a los Cazadores de libros.

SDL: Qué es lo último que has ordenado y cuáles son tus próximas tareas para poner orden en el mundo?
CHV: Uno de mis últimos proyectos ha sido la restructuración de un trastero, en el que su propietaria literalmente no se atrevía ni a entrar. Pero, tras el vaciado, una buena clasificación de todo lo que había dentro, y varias bolsas destinadas al punto limpio y a la basura, el resultado ha sido espectacular. Ahora la clienta lo que no quiere es salir de allí jajaja. También la organización de los armarios, y la correcta distribución de las cocinas son otras de las tareas más demandadas. Además, sigo con mis pequeños consejos diarios a través de las redes sociales (Instagram y Facebook), y dentro de poco empezaré con los talleres presenciales para motivar, asesorar, y orientar sobre todo lo relacionado con el mundo del orden.

 

 

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra