x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Sopa de Letras
Sopa de Letras

Jing Wu y Julio Verne en la barra del bar

Sopa de letras

Jing Wu y Julio Verne en la barra del bar

Actualizada 27/09/2017 a las 18:09
Etiquetas
A+ A-

He estado en este bar decenas de veces pero el último día notéque habíaalgo especial. Frente a la barra, en la repisa junto a las mesas, me llamó la atención ver una colección de libros. Una selección de obrasde Julio Verne encuadernados en un llamativo diseñode colores rojo, azul y oro. Más de treinta libros repartidos en tres bloques junto a las mesas del bar, a disposición de los clientes. Se trata del gesto del joven Jing Wu, hijo del nuevo gerente del bar Aitzane y amante de los libros que ha decidido aportar así su toque especial para maridar gastronomía, ocio ylectura.

 

 

Jing Wu tiene 20 años y nació en China, en la localidad de Ging Tian, cerca de Shangai, pero llegó a España cuando tenía 9 años. Después de vivir en Barcelona y en Girona, su familia se instaló enNavarra hace cinco años para dedicarse a la hostelería y, desde entonces,este es su hogar. Trabaja en el negocio familiar, en el bar Aitzane de Barañáin, pero su sueño es retomar los estudios algún día y llegar a ser ingeniero o informático: "Dejé de estudiaral terminarla ESO, para ayudar a mi familia, pero me encantaría estudiar tecnología, mecánica o informática y quizá algún día viajar al espacio. Muy poca gente en el mundo ha viajado al espacio y me gustaría lograrlo algún día, por qué no?".

A la pregunta de cómo ha llegado la colección de las obras completas de Julio Verne hasta este bar, responde sin pensar: "Soy un romántico de los libros, esa es la verdad. Me los regaló un amigo hace algún tiempo y pensé en leerlos poco a poco, pero en casa ocupaban mucho espacio y mi madre me dijo que allí no se podían quedar. Estos libros son como un tesoro para mí y pensé que el bar era un buen lugar para dejarlos si no quería desprenderme de ellos, así podía tenerlos cerca, verlos a diario e ir leyéndolosa ratos, cuando el bar está tranquilo. Pensé también que quizá podría leerlos alguien más que venga a tomarse algo. Me gusta imaginarque la gente cuandoentre al bar y vea los libros de Julio Verne piense: '¡qué guay! Libros en el bar, ¡esto es algo muy bueno!", me explica Jing entusiasmado. Y su rostro se ilumina.

 

 

Estos días está leyendo 'Viaje a la Luna'. Me dice que lo que más le gusta de Verne es "su capacidad para crear mundos fantásticos y hacerlos reales.Me gusta mucho Julio Verne porque cuenta cosas que son ficticias y nacen de su imaginación pero él las hace reales y poco a poco te las crees. Además, pienso que a los jóvenes nos cuesta leer libros porque nos gusta demasiado la tecnología y los móviles. Los libros enseñan muchas cosas y puedes mejorar tu escritura, y tu forma de pensarse hace más abierta e interesante gracias a la lectura. Ojalá todo el mundo, pero sobre todo los jóvenes, leyeran más".

Jing me cuenta que se siente chino y navarro a partes iguales: "Nací en China, pero he crecido aquí y aquí me siento muy a gusto, es el lugar al que pertenezco ahora, sin olvidar mis raíces. Me gusta mucho el carácter de los navarros, la gente es muy maja y habladora, se preocupan por los demás y me hacen preguntas acerca de mi vida. Aunque digan que la gente del norte es seca, yo creo que no es así, lo que pasa es que no siempre te lo hacen ver de una forma ruidosa, pero su cariño es de verdad. Del carácter chino me gusta muchoel hecho de ser ahorrador y trabajador. También los chinos somos muy majos", me dice con una sonrisa.

 

 

En cuanto he comenzado a hablar con él me he dado cuenta de que Jing es una persona risueña, un chico extrovertido, curioso y simpático al que le gusta viajar, conocer otras culturas y hacer amigos. "Tengo muchos amigos aquí, a la mayor parte los he conocido en el bar, pero también conservo los amigos de la escuela. Donde no tengo amigos es en China porque salí de allí muy joven". Me cuenta que tiene pocos recuerdos de China y de su infancia. "Recuerdo de cuando era niño a los abuelos, la comida tradicional que es muy rica, y a algunos familiares, pero no recuerdo mucho más de cuando vivía allí".

Este mes de agosto ha vuelto a viajar a su país de origen, lo que ha supuesto todo un choque cultural para él: "Igual que seguramente fue un choque venir a vivir a España, aunque yo no lo tuve difícil porque todo el mundo me trató muy bien de niño, tanto profesores como compañeros de colegio; también ha sido un choque para mí volver a visitar China este verano tras diez años sin viajar a mi país. Lo he vivido como un país diferente, como si yo no perteneciera ya a aquel lugar, aunque nací allí. Todo era extraño y familiar al mismo tiempo".

 

 

Le pregunto por lo más emocionante de todo lo que ha vivido en el viaje y me dice sin dudar que lo más especial de todo fue el reencuentro con sus abuelos: "Mi abuela se emocionaba muchas veces y nos abrazaba a toda la familia a todas horas. También fue duro despedirnos y ese día mi abuela sí que lloró, pero lo hemos pasado muy bien juntos y ha sido una experiencia que no voy a olvidar".

A lo largo de sus vacaciones en China se tiñó el pelo de rubio, "para seguir la moda de allí" y pudo conocer lugares que de niño eran su hogar, además dereencontrarse con familiares, amigos y vecinos a los que él apenas reconocía aunque para ellos él fuera alguien tan cercano. "Era como si no fuera yo la persona a la que se referían, como si ese fuera un sitio extranjero para mí, pero sin embargo: es mi hogar". La palabra hogar para Jing se escribe ya de dos maneras: por un lado, en caracteres chinos y por otra, se escribe con las letras de Navarra, la región a donde él pertenece y donde él reconoce ya su lugar. "Hablo chino y castellano, un poco de euskera también, pero tan solo puedo escribir en castellano. El chino escrito es muy difícil y lo he olvidado".

Viajar, conocer mundo, estudiar y aprender de otras culturas. Esos son los sueños y las metas de Jing que, a pesar de su juventud, ya ha viajado a países como China, Indonesia, Italia o Francia. "No sé qué más quiero en la vida. He pensado mucho sobre eso pero no estoy seguro. Creo que quiero ser jefe y ganar dinero, tener una buena vida y, si es posible... sí, como en los libros de Julio Verne, me gustaría mucho poder viajar al espacio".

 

 

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra