Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Sopa de Letras
Sopa de Letras

Testosterona y cheerleaders

Sopa de letras
Testosterona y cheerleaders
Actualizada 25/08/2014 a las 00:56

En el menú de hoy: testosterona a mansalva, cascos y hombreras, empujones, cheerleaders, fuegos artificiales, barras y estrellas No tengo ni idea de fútbol americano, pero me han asegurado que acudir a un partido de este deporte es una experiencia que no puedo perderme si quiero entender un poco mejor el carácter de los Estados Unidos. Así que no esperéis que os hable de estrategia deportiva o de cómo va la liga americana. Lo que pretendo contar es mi impresión tras asistir a un espectáculo que de deportivo tiene poco y donde me sentí como un pulpo en un garaje.

 

la foto 1

 

Esta tarde juegan en el Dome de Atlanta los Falcons, el primer equipo de fútbol americano de Georgia. Se enfrentan a los Titans, el equipo de Tennessee, y al grupo de navarros expatriados en Chattanooga nos ha parecido una ocasión inmejorable para vivir un partido de esta disciplina en vivo. Contando niños y adultos, ocupamos más de 25 asientos. Fieles a nuestro equipo de Pamplona, no nos hemos animado a venir con la camiseta rojilla, pero alguno ha estado muy cerca. Eso sí, una de las primeras cosas que hacemos es comparar este templo deportivo con el Sadar. Concluimos que salvo que este gran palacio de congresos está cubierto y que tiene unas cuantas gradas de más, nos faltan un par de anuncios de la banca local y alguno de embutidos para sentirnos casi casi como cualquier domingo por la tarde a punto de ver sufrir a Osasuna en plena Liga.

 

georgia_580

 

Más allá del orgullo rojillo, hay que reconocer que el Dome es grandioso. Cubierto y coronado por una gran bandera americana, fue inaugurado en 1992, tiene una capacidad de cerca de 72.000 personas y actualmente acoge los partidos de los Atlanta Falcons de la NFL, la mayor liga de fútbol americano profesional de los Estados Unidos.

 

dog-falcons-1-articleLarge

 

Pero ya antes de entrar al estadio, nos damos cuenta de que esto es mucho más que fútbol, y más que deporte. Asistimos a uno de los espectáculos que vertebran la cultura del ocio de este país. No sé si somos los más adecuados para hablar, porque provenimos de un país donde el deporte rey es el fútbol, modalidad balompié, deporte nacional y opio del pueblo donde los haya. Pero aquí tampoco se quedan atrás.

Resulta que a los americanos les gusta ir al fútbol ya cenados. Teniendo en cuenta que cada partido dura unas tres horas, no es de extrañar. Hoy el encuentro entre los Falcons y los Titans comienza a las 6, y desde antes de las 4 de la tarde, decenas de personas vienen con sus coches a los alrededores del estadio, aparcan y sacan hornillos y barbacoas, sillas y mesas plegables para organizar una especie de merienda al aire libre que me trae a la memoria los calderetes que se celebran en algunos pueblos de la Ribera en las romerías de verano. Aquí los hay que traen hasta la caravana, solo para el almuerzo. Nos invitan a probar y nos saludan, cuando pregunto si puedo sacarles una foto. Están ya animados y contentos y sin duda, entendemos que esta merienda-cena previa al partido forma parte del espectáculo.

 

la foto 2

 

El dispositivo de seguridad es impresionante. Policía alrededor del estadio controlando el tráfico y a la gente que se acerca para asistir al partido. Un helicóptero que supervisa la zona desde el aire, decenas de agentes en las puertas de acceso, controles de detección de metales y documentos, y una especial supervisión a los bolsos y mochilas. No se puede acceder al interior del estadio con ningún tipo de bolsa que supere el tamaño de una pequeña bandolera.

 

la foto 3

 

Ya en el interior, te das cuenta de que, si damos por hecho que la primera cuestión es ver el partido, la segunda cosa a la que los americanos vienen al estadio es a comer. Por si no es suficiente la merienda en la calle, aquí tienen decenas de pequeños restaurantes de comida rápida y tiendas para entretenerse entre tanto y tanto. Y en cuanto bajas a la grada y tomas asiento, te das cuenta de que la tercera cuestión que importa es, sin duda alguna, vender. Vender y comprar. Comprar y consumir. Anuncios y más anuncios se suceden en las grandes pantallas que rodean el Dome. Bienvenidos a la primera de las sociedades de consumo del mundo.

 

la foto 4

 

Y comienza el espectáculo. Sin duda alguna, lo es. Y grande. Cuando salen los equipos, el estadio entero bulle. No tanto cuando toca dar la bienvenida al visitante, pero cuando sale el equipo de casa, no escatiman en nada. Salen las cheerleaders, se desmelenan y bailan, la grada se levanta, explotan los fuegos artificiales y hasta lanzan unas llamas desde la puerta por donde van saliendo los jugadores, anunciados de uno a uno, como si fueranastronautas venidos de una misión espacial a Marte.

 

Divisional Playoffs - Seattle Seahawks v Atlanta Falcons

 

Uf. Para mi gusto más bien moderado y acostumbrado a valorar el deporte, en este caso nuestro fútbol, por la estrategia del juego y la limpieza de recursos del equipo, toda esta parafernalia me resulta excesiva y hastacarnavalesca. Pero, me relajo y por supuesto intento disfrutar del show, entendiendo que es su manera de vivir este deporte.

 

nfl_g_Gonzalez_bl_300x300

 

Aunque me lo han explicado, no hay forma de entender por qué se tiran todos esos tipos a la vez a aplastar al contrario. Ni me queda claro por qué están todos los jugadores alrededor de la banda, a decenas, y por qué caminan por allí también los técnicos; y cómo es que los periodistas, fotógrafos y cámaras están continuamente entrando al terreno de juego, y la mascota del equipo saltando, y un tipo con un cartel publicitario que entra y sale, y cuando meten un tanto, salen unos abanderados, y luego también las cheerleaders que no hacen más que exhibirse cada vez que cambia la posesión del balón

 

210412falcons_323x216

 

De verdad es necesario para jugar un partido de fútbol tener a todas estas chicas enseñando pierna y luciendo la sonrisa más artificial del mundo a la grada? A mí me suena más bien a objeto, fíjate. A ratos hasta me resulta ofensivo como mujer, pero miro a mi alrededor y veo las caras de bobos que tienen la mayoría de los varones del estadio y mejor me callo el comentario.

 

tempAM3M0115--nfl_mezz_1280_1024

 

El partido se hace largo. El juego avanza a trompicones. Paran y retoman. Incluso da la sensación de que lo es para algunos americanos, que después de las dos horas de partido van abandonando el estadio. Pero, para evitar que nadie se aburra, se encargan de pedir a los espectadores que griten en un momento del juego (bajo patrocinio de una marca que mide los decibelios del estadio); les piden que se besen por parejas (bajo patrocinio de una marca que sortea un bono de 50 dólares entre todos los que accedan a besarse al ser enfocados y salir en la gran pantalla); les piden que animen más fuerte; que hagan la ola; que miren hacia arriba porque de repente arrojan merchandising, camisetas y demás regalos en unos pequeños paracaídas que caen sobre los asistentes

 

la foto 2 Falcons_titans_2011

 

En fin, que para cuando uno quiere darse cuenta ya está terminando el partido. El partido o mejor deberíamos decir el circo? Al finalizar: misión cumplida. No sé nada de este deporte, pero desde luego, el entretenimiento más básico ha sido garantizado. No me arrepiento de haber venido. Esto había que vivirlo, desde luego que sí.Pero que conste que ya lo inventaron los romanos: dadles pan y circo

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE