Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Sopa de Letras
Sopa de Letras

Huracán Dolores

Sopa de letras
Huracán Dolores
Actualizada 14/01/2014 a las 00:33

Los hombres del tiempo tienen la mala costumbre de poner nombre de mujer a los fenómenos atmosféricos que dejan patas arriba el terreno que atraviesan. Lo acepto si me dejan servirme de la misma formula para catalogar el que sin duda ha sido el fenómeno literario del año: el Huracán Dolores Redondo.

Aún me acuerdo del día en que la responsable de comunicación de la editorial Destino, Alba Fité, envió un correo electrónico al club de lectura de Diario de Navarra, informándonos de que una joven escritora de San Sebastián, residente en Cintruénigo, iba a presentar en Elizondo en pleno mes de enero, una novela negra ambientada en el Baztán, "El guardián invisible". De eso hace ahora exactamente un año.

Nos interesó, por supuesto, presentar el libro de aquella joven y nos gustó mucho que estuviera vinculada a Navarra, y que además hubiera escogido el norte de la comunidad para ambientar su historia. Pero, como ocurre tantas veces, nuestra confianza en que algo tan local tuviera éxito fuera de nuestras fronteras flaqueó por esa especie de pudor o de falta de fe en lo propio, tan habitual en este país que nos hace otorgar siempre ventaja a lo de fuera y quitársela a lo que es nuestro. Sin embargo, aún no habíamos leído el libro y no podíamos opinar. Además, el entusiasmo de Alba Fité y su fuerte apuesta por la escritora y la novela, nos hicieron sospechar que aquello podía ser más que interesante, sobre todo conociendo a Alba y su finísimo olfato para detectar a kilómetros un éxito literario.

Dicho y hecho, aquella escritora no se arredraba ante nada. El día previsto para la presentación del libro, en Elizondo cayó una tormenta digna del mismísimo diluvio universal. Pero la joven hizo de la necesidad virtud y en vez de agobiarse o apesadumbrarse por las tremendas condiciones atmosféricas, escogió verlo como una bienvenida que la madre naturaleza daba a su novela.

El éxito no se hizo esperar mucho. Comenzaron a llover también las críticas elogiosas y sobre todo, los halagos de los lectores. Aquella historia tenía mucha miga. Dolores Redondo había conseguido dar con la fórmula mágica que tan raras veces pone de acuerdo a todos: críticos, editores y, sobre todo, lectores.

Uno de sus aciertos fue desde el principio apostar por contratar a un agente literario internacional que supo colocarle la novela en los puestos de salida de media Europa. Pero sobre todo, sus libros gustan tanto porque han sabido conectar con el público, tocando muchos palos, dando en muchas dianas, con prosa ágil y personajes sólidos, y todo ello sin ofender a nadie.

Novelas negras las hay de todos los colores. No hace falta que venga nadie para reinventar un género que vende y gusta en todas las latitudes. Ahora bien, tiene mucho mérito escribir novela negra con sabor e idiosincrasia local. Esa capacidad de darle una nueva perspectiva la ha logrado Dolores al enmarcar su historia y sus personajes en un lugar tan lleno de magia y tradiciones como inexplorado: el valle de Baztán.

Esta escritora, que creció escuchando las historias que su abuela le contaba sobre la mitología y leyendas del País Vasco y del norte de Navarra, no tuvo más que buscar en su interior, rescatar las vivencias y los recuerdos de su infancia y luego volver a esos escenarios y ubicarlos. Indagar en la traición oral y escrita sobre el Valle de Baztán, digerirlo y ponerlo blanco sobre negro en el marco de las investigaciones de Amaia, la inspectora de la Policía Foral que, sin duda alguna, le ha usurpado parte de la entidad a la propia escritora. O es al revés? En la presentación de su segundo libro, “Legado en los huesos”, en el Club de Lectura de Diario de Navarra hace unos días, Dolores Redondo nos contó la cantidad de veces que la llaman Amaia, o cómo le traen un regalo para el bebé que la inspectora acaba de tener en la novela

 

dolores1

 

Gajes del oficio. También lo es que desde hace mesesse codee en los principales foros literarios de medio mundo con los más grandes escritores vivos de novela negra. Ella, una jovenescritora que comenzó sintiéndose unacenicienta en el Baztán, tambiénque las ediciones de sus novelas se sucedan a la velocidad del rayo. O que en víspera de Reyes, haya estado a punto de tomarse unas vacaciones para dar descanso a su mano, agotada tras tanto firmar ejemplares.

Esa mezcla es la que hace grande a esta escritora, que salió del valle para hacernos disfrutar tanto con sus novelas. Su talento y su enorme éxito no han restado brillo a la joven mujer, madre de dos niños y vecina de una pequeña localidad navarra que, de vez en cuando, aún sigue celebrando sus éxitos tomándose con su marido, en el cuarto de estar de su casa, y aún sin creérselo del todo, una copa de champán.

A tu salud, Huracán Dolores. Y enhorabuena una vez más.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE