x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Palabras para el Alma
Palabras para el Alma

ESE MUNDO DESCONOCIDO LLAMADO EMOCIONES

Palabras para el alma

ESE MUNDO DESCONOCIDO LLAMADO EMOCIONES

24/10/2014 a las 13:09
A+ A-

“Si quieres conocer a una persona, no le preguntes lo que piensa sino lo que ama” San Agustín

“Llevo 38 años de mi vida estudiando y formándome. He necesitado caer aquí para darme cuenta que estaba dejando de lado lo más importante: a mí misma”. Esto es lo que yo escuchaba hace unas semanas al terminar de impartir un curso. Nos hemos criado en una sociedad en donde se valora a la persona en función del número de títulos que figuren en su C.V. Afortunadamente, en estos últimos años la propia sociedad nos ha demostrado que “esto solo” no sirve. Incluso la educación ha despertado de este letargo, para darse cuenta lo importante que es hacer PERSONA, mientras cumplen con el itinerario curricular. Yo siempre recuerdo a las personas con las que trabajo, “está muy bien poner a trabajar la mente, pero no os olvidéis de cultivar el alma.”

Nacemos con las emociones a flor de piel, durante meses tan solo nos sabemos comunicar a través de estas; llantos, gritos, risas, expresiones de todo tipo para después ir minimizandolas conforme crecemos. La cultura, la educación recibida en casa, la sociedad, nos enseña que eso de mostrar cómo me siento, cómo y cuánto me afectan las cosas, no es lo correcto, y desde luego, pasar un día malo o incluso una mala temporada, puede hacernos sentir como si estuviéramos exiliados de nuestra familia, amistades y entorno.

Pero algo debemos estar haciendo bien, pues cada vez son más los que escapan de esta rigidez, buscando la manera de sentirse mejor consigo mismo, en definitiva, buscando la manera de SER UNO MISMO.

Una vez que la persona cubre las necesidades planteadas por Maslow, llega a la necesidad de indagar para conocerse a sí mismo. Y es aquí donde entran en juego las EMOCIONES. Podemos vivir desconectados de nuestras emociones, claro que si, a cambio de un sufrimiento anónimo y desconocimiento personal. Las personas reaccionan por los sentidos, no con la lógica. El teatro o el cine son un fiel reflejo de esta realidad.

Por qué son importantes las emociones?

La dimensión biológica, social, psicológica y noetica-espiritual configura a la persona. Entendamos lo espiritual no tan solo como la representación de lo religioso, sino como un concepto más amplio. Somos muy conscientes y cuidadosos con las tres primeras, sin embargo, en cuanto a la dimensión notica-espiritual se refiere no la cuidamos de la misma manera. Ignorarla seria negar una parte de nuestro ser. Vivir a medias, desconectados del total de uno mismo. Funcionar en el día a día sin prestar atención a mi mundo emocional, cultivando únicamente el intelecto y la razón, es funcionar al igual que un robot o una máquina CAPAZ de HACER unas cosas bien y otras mal.

 

Para qué son importantes?

Son la base del equilibrio de la persona. Las emociones nos ayudan a conocernos; aportan información de cómo nos sentimos, cómo nos influye el entorno, si han sobrepasado nuestros límites, nos informan de lo que nos gusta o no nos gusta, de lo que nos hace daño, o lo que nos da placer, lo que nos hace sentir bien o mal Acaso si no presto atención a mi estado emocional, puedo saber con claridad que me hace bien o me hace mal? No hay emociones buenas o malas, positivas o negativas, esto es más bien una clasificación que empleamos para comunicarnos de forma más sencilla. Las emociones actúan como un termómetro personal. Cuando éstas son muy intensas y dolorosas entendemos que algo no está funcionando bien, por lo que este “síntoma” nos ayuda a buscar el modo de volver a la homeostasis emocional. Del mismo modo con las emociones positivas. Si éstas se dan fuera de unos límites (como puede ser un hipomaniaco) nos están advirtiendo que hay algo que no va bien. Una emoción es adecuada, cuando se ajusta en tiempo, intensidad y naturaleza al evento que la provoca. Es decir, si me acusan de haberme puesto unos calcetines que no son míos y monto en cólera, genero una bronca de dos horas, acabo llorando toda la mañana y paso tres días sin hablarme con el supuesto “acusador”, está claro que se trata de una emoción desajustada. Del mismo modo, si mañana mi equipo de futbol gana un partido y durante tres meses estoy celebrándolo, eufórico, de fiesta y rememorando ese momento con la misma intensidad, tampoco se está dando un ajuste adecuado a la realidad.

Por tanto son necesarias e importantes para conocerme a mí misma/o,y conocer la realidad. Si esto te parece poco.

Se expresar de forma sincera y adecuada mis emociones?

“Yo sé que me enfado a la mínima, que estoy muy susceptible, pero en el fondo no me siento enfadado con ella, creo que más bien estoy triste, por la decisión que ha tomado.” Existe una “formula” muy sencilla que puede ayudarnos a manifestar como nos sentimos. El psicólogo C.Rogers nos facilita el modo de ponerlo en práctica; “Me siento cuando me gustaría que.”

Si no soy sincero con lo que siento, y no me permito la manifestación de esas emociones estoy “urdiendo en mí una olla expres”. Algo se irá encendiendo y calentando en mi interior hasta que no aguante más y explote. Esto podemos permitírnoslo en alguna ocasión, pues no somos perfectos, pero si tendemos a expresarnos así de forma habitual, llegaremos a estar confusos con uno mismo, lo cual dificultará la comunicación y el contacto sincero con el otro. La comunicación no se basa únicamente en palabras, en la comunicación transmitimos emociones, y más vale que estas no sean confusas, primero por ti y después por quien esté frente a ti.

Soy capaz de observar en mi propio cuerpo la influencia de mis emociones?

Traigo aquí una reflexión de la psicóloga Ciara Molina, experta en emociones: “Emociones expresadas, emociones sanadas.” Y así es. Podemos optar por no manifestar nuestras emociones, por no solventar nuestros problemas emocionales o por seguir tragándonos toda la rabia e ira que nos provoca una situación. Podemos elegirlo libremente, sin embargo, queramos o no, estas emociones mal gestionadas se van a manifestar a través de nuestro cuerpo, bien sea a través de una lesión muscular, padeciendo anginas, con la fiebre o cualquier otra infección. Es como si, cuando decidiera no hablar, el cuerpo hablara por mi.

Cómo puedo conocerme emocionalmente?

Podemos comenzar por ampliar el vocabulario emocional. Tendemos a situarnos en el bien o el mal, como descripción de nuestro estado de ánimo, cuando en realidad estas dos palabras no describen ninguna emoción.

Es necesario que empecemos a SER CONSCIENTES. Debemos poner atención a nuestro cuerpo, a nuestro estado emocional, para darnos cuenta y discernir con claridad qué estamos sintiendo, cómo lo sentimos, en qué nos repercute. Párate diez minutos en tu rutina diaria, y pregúntate; qué estoy sintiendo? con qué intensidad? cómo lo siento?

Exprésalo. Lo ideal sería que fuésemos capaces de expresarlo desde el diálogo, sin caer en los reproches y las acusaciones en donde el otro es culpable al 100% de como yo me siento. Es importante que aprendamos a hablar desde el YO. Yo me siento cuando... No es necesario manifestarlo con la persona en cuestión, se trata de expresarlo, y para ello podemos decidir con quién. Ponerlo por escrito, es también una forma de expresar, de “sacarlo fuera” e ir practicando el diálogo emocional que os propongo.

 

Paula Fuentes Cantero. Psicóloga del Teléfono de la Esperanza de Navarra

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra