Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Fuera de campo
Fuera de campo

EPISODIO VIII

Fuera de campo
EPISODIO VIII
Actualizada 21/12/2017 a las 11:26

 

 

Título original. Star Wars: The Last Jedi.Año. 2017. Duración.150 min. País. Estados Unidos. Dirección. Rian Johnson. Guion. Rian Johnson (Personajes: George Lucas). Música. John Williams. Fotografía. Steve Yedlin. Intérpretes. Daisy Ridley,John Boyega,Adam Driver,Óscar Isaac,Mark Hamill,Carrie Fisher,Kelly Marie Tran,Domhnall Gleeson,Benicio del Toro,Laura Dern,Andy Serkis,Gwendoline Christie,Lupita Nyong'o,Anthony Daniels,Warwick Davis,Justin Theroux,Billie Lourd,Lily Cole,Temirlan Blaev,Sara Heller,Josiah Oniha. Lucasfilm / Walt Disney Studios Motion Pictures. Ciencia ficción.Fantástico.Aventuras.Acción|Star Wars.Secuela

Los fans de la saga de La Guerra de las Galaxias este fan al menos llevábamos tiempo esperando un chispazo de esperanza. Y lo tuvimos una miaja con el estreno de Rogue One. Esa centella parecía destinada a prender un fuego, de modo que, como buenos feligreses, hemos acudido en masa así lo certifican las cifras al estreno del Episodio VIII, StarWars: Los últimos Jedi. Y hemos constatado que, en efecto, la chiribita quiere hacerse llama. Pequeña. De resplandor débil. La de un mechero. La que brota, todavía frágil, en el calentador de agua de la cocina. Pero llama al fin y al cabo.

Dirigida y escrita por Rian Johnson, cuyo currículo asustaba por su endeblez, Los últimos Jedi es hasta el momento la película más sostenible desde que George Lucas decidiera reemprender el camino de la aventura con sus infames precuelas. Quizás el guion de Johnson tenga tantos hoyos como un gruyer francés que es el de los agujeros , pero parece querer recuperar algunas esencias. Tras el destrozo midicloriano del Episodio I, Johnson ha optado por regresar a un concepto original, más puro y naïf siempre lo ha sido; deliciosamente de la Fuerza, elemento mistérico que lo une todo, que fluye como savia invisible por las venas y los capilares de toda la creación dándole el necesario, el preciso equilibrio quizás sea por ahí por donde deben buscar los chicos de The Big Bang Theoryla ecuación única, la Teoría del Todo. Es en esos fotogramas (con la contribución de un maestro Yoda algo descafeinado), en esa dialéctica clásica de la relación maestro-alumno, cuando la película regresa por momentos recuerden, miajas a una esencia tan añorada; a los mejores instantes de esa cosa deliciosa titulada El imperio contraataca.Pero si algo quiere introducir Johnson a modo de contribución personal en este punto de la nueva trilogía es una reivindicación: la lucha entre lo viejo y lo nuevo; entre el mundo pretérito de la Primera Orden cuyo origen y posición sigue sin aclararse del todo, y cuya muerte de su líder resulta, cuanto menos, un poco (un mucho) lamentable y los Jedi y una nueva generación con sus propios intereses representada por Kylo Ren (esta vez sí, al fin, Adam Driver mostrando algo de lo mucho que lleva dentro como actor) y Rey (de nuevo una huérfana como heroína, hay que respetar a los clásicos). Uno no puede más que intuir que semejante reivindicación no tiene solo que ver con la Fuerza, sino con el universo mismo de Star Wars. Pura metaficción.

 

 

Y en medio de toda esta pretendida seriedad, el humor. Excesivo en demasiados pasajes. Si en la trilogía original ese campo estaba reservado a las bravuconadas de Han Solo y al sanchoquijotesto dúo formado por C3PO y R2D2, aquí se extiende a demasiados momentos, a demasiados personajes. Desde que la ficción es ficción, desde que la dramaturgia llena nuestras vidas, el alivio cómico ha sido uno de los recursos más empleados por los hacedores de historias, por los constructores de tramas. Su uso abusivo e indiscriminado como el del primer plano en la pantalla, como el del adjetivo en la novela, sin embargo, hace que pierda su efectividad. Y agrieta el resto del relato.

Respecto a lo demás, reconocer el esfuerzo estructural de Johnson a la hora de articular la trama, con idas y venidas que no siempre funcionan como deberían, pero cuya búsqueda de equilibrio entre pirotecnia y diálogo más reposado es digna de tener en cuenta.Súmenle a eso nuevas criaturas es la mercadotecnia la que mantiene viva la saga, nuevos personajes, nuevos puertos espaciales, nuevos planetas mina y meritorios combates aéreos y terrestres varios y obtendrán un producto digno que cumple una de las misiones más difíciles que uno puede afrontar como narrador: entretener con cierta calidad.

Pero quizás lo visto se trate de un espejismo. Quizás no nos espere algo sólido y real en el horizonte, sino que todo sea pura apariencia. Quizás es nuestro deseo de ver lo que queremos lo que hace de Los últimos Jedi la mejor de las entregas post Episodio VI. Porque si la sometemos a un análisis crítico serio, sincero dolor, hace tiempo que el universo de Star Wars perdió la verdadera senda cincelada por aquel lejano Lucas a fuerza de honrar a Campbell, Vogler y Propp.

 

 

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE