Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Fuera de campo
Fuera de campo

ERA ESTO?

Fuera de campo
¿ERA ESTO?
Actualizada 19/02/2015 a las 15:43

 

cincuenta-sombras-grey-pelicula-nuevo-posterTras este parón -más largo que corto-, aquí me tienen de nuevo, dispuesto. No se preocupen, no les voy a preguntar si me han echado de menos; lo verdaderamente importante es que yo sí les he añorado a ustedes y a este espacio semanal común. Dicho esto, asunto zanjado, de modo que pasemos a lo verdaderamente importante: el cine.

 

 

 

 

 

50 sombras de Grey es una película de planos robados a punta de navaja, de situaciones esquilmadas con alevosía nocturna y diurna, de páramos narrativos y dramáticosinsoportables, de metáforas que no escandalizarían ni a un párvulo, de vacíos siderales en la que lo único que le podría llegar a resultar mínimamente interesante a este humilde notario de lo fílmico brilla absolutamente por su ausencia –y veremos si se le espera en próximas entregas-: la Oscuridad.

 

50_sombras_de_grey_8200_544x

 

Ni un ápice de la verdad que uno encuentra en otras propuestas que muestran en carne viva lo negras que pueden llegar a ser la sexualidad humana y sus parafilias. Hay más toneladas de verdad rotunda, de brutalidad, de angustia, de dolorosa sinceridad en la nunca visible habitación de la salamandra -gran homenaje de Carlos Vermut al maravilloso "Lagarto Negro"del gran Edogawa Rampo, uno de los padres de la novela de misteriojaponesa- de la fantástica Magical Girl de la que encontraran jamás en el cuarto de juegos del señor Grey. Incluso en cada fotograma de la setentera Historia de O de Just Jaeckin, basada en la novela homónima de Pauline Réage (1954), de la que 50 sombras es parásito vergonzante. Si lo que buscan en esta lamentable especiede tomascrownización cinematográfica –planeador incluido- del fenómeno editorial de los últimos años es descubrir algunas de las más selectas Variaciones Goldberg de Bach en lo que a sexo se refiere, desistan y buceen en otras aguas; internet es un océano (descubran por su cuenta el viejo arte samurái del hojojutsu y del shibari). Les aseguro que el señor Grey no es ni sombra de Glenn Gould. O, ya que están, húndanse del todo en la maravillosa partida de ajedrez entre Faye Dunaway y Steve McQueen de la película de Norman Jewison. Sentirán mucho más goce visual y sexual, se lo aseguro, aunque no vean en ningún centímetro de ella un solo pedazo de carne inadecuada.

 

carte_50_sombras_grey_nuevo1

 

Uno imagina la cara de decepción de nuestros padres al cruzar de regreso la frontera norte tras asistir a uno de esos muestreoskitsch de pechos de Emmanuelles varias, o, ya puestos, al mal uso de la mantequilla por parte de MarlonBrando, y no puede más que verse reflejado en ellos al salir de la sala tras asistir a este ejercicio inútil. Nada funciona, pero, lo que menos, la química -nula- entre sus protagonistas, interpretados por Dakota Johnson y Jamie Dornan y dirigidos por la londinense Sam Taylor-Johnson, que ha pasado de un meritorio retrato del joven Lennon en Nowhere boy a esto. Claro que, para sonrojo, el trabajo de Kelly Marcel, actriz reconvertida a letrista de cosas como la serie de televisión Terra Nova y Al encuentro de Mr. Banks, que aún tiene un pase en un Altaria Pamplona-Madrid.

Como película de chico conoce chica no tiene ni un minúsculo asidero deque echar mano–es más, roza lo ridículo-; como viaje a los oscuros rincones de la perversión del alma, aún menos; y como despliegue de erotismo, de sensualidad y de sexualidad, zozobra como el Titanic o arde como el Hindengurg sobre Nueva Jersey. Lo que uno hubiera dado por ver este material rodado por Lars Von Trier. O uno se tira a la piscina, o no se tira, con independencia de modernas calificaciones censoras. Los amantes del bondage y del sado en sus múltiples versiones pueden estar tranquilos: sus secretos están más que a salvo.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE