Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Fuera de campo
Fuera de campo

GODZILLA I, EL SALVADOR

Fuera de campo
GODZILLA I, “EL SALVADOR”
Actualizada 22/05/2014 a las 17:20

En 1954, la Toho produjo la primera entrega de Gojira, lo que los japoneses llaman una kaiju-eiga, una película de monstruos, dentro del género conocido como tokusatsu (de efectos especiales). De todos ellos, Gojira es el más grande. Es un daikaiju, un 'gran monstruo'.A lo largo de los años, nuestro querido Gojira ha protagonizado 28 películas genuinamente japonesas, ha visto como Roland Emmerich le destrozaba en 1998 (conMatthew Broderick y Jean Reno de protagonistas) y ahora, en su sesenta aniversario, sufre los efectos de una nueva versión, esta vez mano a mano entre nipones y estadounidenses. Poderoso caballero es Don Parné.

 

Godzilla-2014

 

Cuando Ishiro Honda le dio vida en el 54, cargó a Gojira de un marcado simbolismo antinuclear y convirtió la película en una metáfora de la salvajada de Hiroshima y Nagasaki. Con el tiempo, nuestro querido kaiju ha pasado por muchas transformaciones (villano, salvador, antihéroe) y ha luchado contra los más variopintos enemigos. La película dirigida por Gareth Edwards y escrita por Max Borenstein viene a darle un nuevo giro de tuerca al mito –valiéndose tanto de ropa nueva, como de trapos viejos- y lo convierte en una suerte de protector antediluviano frente a la amenaza que suponen dos monstruos malvados –salidos directamente de Starship Troopers- que han permanecido en un letargo de millones de años y que se alimentan de radioactividad.

 

Godzilla_King_of_the_Monsters_poster

 

Este Godzilla sigue pasos parecidos al King Kong creado por Merian C Cooper y Edgar Wallace, de monstruo aparentemente desalmado a criatura con corazón, para acabar convirtiéndose en icono de la salvación de una humanidad desamparada. Es como el pistolero de mala reputación que salva a los granjeros indefensos antes de desaparecer de nuevo camino del horizonte. Un Shane o un Ethan con apariencia de Varanus komodoensis.

 

GZ-04666c

 

La película de Edwards roza algún momento de cierto lirismo, incluso de impacto y gran belleza visual -la escena del salto HALO es un buen ejemplo-, y hasta alcanza destellos de buen cine de kaijus en su media hora final –impagable ver al gran Gojira disparar su mortífero rayo azul-, pero hace aguas a lo largo de la hora y media de metraje previa en la que los personajes de carne y hueso llevan el peso. Tan solo el Dr Ishiro Serizawa (Ken Watanabe), al que se ha intentado dar un aire al Dr. Kyohei Yamane-hakase del Gojira original(interpretado por el granTakashi Shimura), consigue su propósito a ratos. El resto naufraga sin rumbo en esta superproducción de 160 millones de dólares cuyas dos máximas virtudes son el diseño de producción del propio Godzilla, probablemente el más fiel al original hasta el momento –nada que ver con el Tiranosaurio Rex del despropósito de Emmerich-, y el trabajo del diseñador de sonido Erik Aadahl, responsable de alguno de los mejores efectos de la industria de los últimos años (X-Men, Transformers, Yo robot, Los cuatro fantásticos, Superman Returns, Kung fu Panda, Shrek, Valkiria, Guerra Mundial Z y las últimas películas de Terrence Malick). Lo que no sabemos es si el homenaje musical a 2001: una odisea del espacio en la escena del salto en paracaídas final ha sido idea suya.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE