Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Fuera de campo
Fuera de campo

ABBOT Y COSTELLO CONTRA LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI

Fuera de campo
“ABBOT Y COSTELLO” CONTRA LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI
Actualizada 03/10/2013 a las 14:07

Bud Abbott y Lou Costello. Dos cómicos que cambiaron el humor allá por los 40 del siglo pasado (aún me cuesta escribirlo). Alguien –mi Estado Libre Asociado, lo confieso, que es un hacha en todo- me había comentado que la última película de Álex de la Iglesia tenía un ligero hervor a lo Abbott y Costello. Y es cierto. A su manera, eso sí. Para muestra, un botón –que entenderán mejor quienes ya la hayan visto-: http://www.youtube.com/watch?v=z77bMecKuXs

En cuanto a la película, pues ahí va: exagerada, grotesca, canalla, entretenida, divertida a ratos, divertidísima a otros, loca -casi toda-, desmesurada, emocionante, descomunal, trepidante, deslavazada, extremista, espectacular a briznas, hilarante a migas, salada a ratos, cachonda a puñados –indefinidos, como los de las recetas de cocina-, chiflada, cínica, irónica, mordaz, cáustica, socarrona, negra, parda, chusca. Y todo ya desde los créditos de entrada –con alguna carga política, así en crudo, simple aperitivo escandaloso para el chascarrillo al salir-. Una advertencia: feministas militantes abstenerse de entrar armadas.

Se podrán decir muchas cosas de Álex de la Iglesia (hay 1.440.000 resultados si le tecleas en Google), pero que no tiene su sello no es una de ellas. Eso que la literatura cinematográfica llama estilo. Hace las cosas a su modo y uno es capaz de reconocerle en cuanto le ve asomar. Y eso es ya mucho decir. Porque, para bien o para mal, lo tienen pocos –algunos lo tienen mejor; otros, peor, eso sí: entre Ford y Ed Wood hay infinidad de grises-. Por comparación con Tarantino, qué tal Delaiglesista? Delaiglesiano? Porque Eclesiástico no le acaba de encajar. Está en “El día de la bestia”, en “La comunidad”, en “800 balas” y en “Crimen Ferpecto”. En otras, menos. Pero viene ya de su primer largo, “Acción mutante” -rodado en áridas tierras navarras, con algún que otro susto, como le pasó a Terry Gilliam-, y se abre paso desde entonces. A lo importante: con qué se va a encontrar uno en “Las brujas”? Pues con uno de esos gráficos de índice bursátil al que los informativos nos han acostumbrado de un par de años acá: momentos en los que la película sale disparada hacia arriba y otros en los que cae en picado, para volver a remontar, bajar, remontar, bajar, remontar. Y volver a caer. Un zig-zag. Eso es “Las brujas”: la prima de riesgo española.

Una de las cosas más complicadas en este noble y cenobita arte de contar historias –mucho más lo segundo que lo primero, tal y como están las cosas- es ser capaz de mantener viva una película. Como un cohete: encender la mecha, salir disparado con fuerza, subir y subir y subir y subir y, tras un brevísimo suspense, ka-boum y palmera. Eso debe ser. Y eso es lo que le falla a “Las Brujas”. Cuando algo así pasa, uno bucea hasta el guion. Aunque no siempre es el culpable; algunos productores, sencillamente, trocean las palabras (quien paga, despedaza; porque sí o para gastar menos. Algunos, llanamente, porque creen que son mejores). También los directores reescriben, no vayan a cargar solo unos con la culpa. Y otras tantas veces, los guionistas no lo hacemos bien. Más de una, dos, tres, cuatro y cinco. Apunte que me sirve para dejar una reflexión final, para que, quien quiera, saque sus conclusiones (propias, sin mediación alguna por mi parte): la mayoría de películas dirigidas por Álex de la Iglesia están coescritas por él y por Jorge Guerricaecheverría (en “Perdita Durango” tenemos también el teclado de David Trueba). En “Balada Triste”, él figura como único guionista, y el autor del libreto de “La chispa de la vida” es Randy Feldman (el mismísimo perpetrador de “Tango y Cash”). Jorge Guerricaecheverría, por su parte, además de firmar la mayoría de las películas de Álex, tiene en su haber otros títulos como “Juego de Luna”, “Nos miran”, “Platillos Volantes”, “La caja Kovak”, “Celda 211” o “Fin”. Que qué es lo quiero decir con esto?

Vosotros sabréis.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE