x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El rincón del mediador
El rincón del mediador

Día internacional de la mediación

El rincón del mediador

Día internacional de la mediación

Actualizada 20/01/2017 a las 12:58
A+ A-
por Maite Ruiz Aquerreta

El 21 de enero se celebra el día europeo de la mediación. Un método de resolución de conflictos basado en la comunicación, el dialogo y el acuerdo. Siempre guiado por la profesionalidad de quien lo dirige: el mediador, quien desde la confidencialidad, imparcialidad y neutralidad, ofrece a las partes enfrentadas la oportunidad de resolver sus diferencias de manera pacífica, rápida y económica. Podemos salir de nuestras crisis asistidos por mediadores, dando nuestra solución a nuestros problemas. Nadie mejor que yo conoce mi situación y puede decirme como resolverlo ¡Y no olvidemos que tiene la misma fuerza ejecutiva que una sentencia judicial!

 

dia-internacional

 

Los elementos necesarios para la mediación son muy sencillos. Necesitamos dos partes y un conflicto que desean resolver. Esto es un punto importante, tiene que existir en las personas implicadas en el asunto en cuestión, deseo o necesidad de terminar con esa discrepancia que llevan hace un tiempo arrastrando y les hace sufrir. Porque la mediación es una elección hecha de manera voluntaria por quienes participan en ella.

Así que ya tenemos los primeros tres elementos indispensables para la mediación: parte 1, parte 2 y conflicto.

 

dos-partes-y-el-mediador

 

Cuando una de las partes o las dos de manera conjunta acuden a solicitar los servicios de un mediador, lo primero que debe hacer el profesional, es analizar el conflicto. Debemos dejarnos guiar por el relato de los mediados en los elementos que componen la situación y que nos han traído hasta donde estamos. Son tres:

  • Las personas implicadas: pueden serlo de manera directa o no, pero hay que tenerlas en cuenta para la resolución positiva y satisfactoria para todos
  • El problema: la definición que hace cada uno de dónde está el meollo de la cuestión
  • El proceso: en qué momento estamos. Cuando surgió, como creció, que elementos lo sostienen, que variables lo integran, etc

Con el análisis de estos elementos, podemos diseñar el proceso de mediación. Devolvemos a los mediados su conflicto diseccionado para abordarlo de manera ordenada. Ya lo hemos desentrañado, ya podemos plantear una agenda de asuntos a tratar, y el orden de los mismos. Siempre construiremos la agenda empezando por los elementos que los mediados entienden como de menor dificultad, ya que el refuerzo de los objetivos conseguidos nos anima a continuar por la senda del dialogo y del consenso.

Cuando terminamos este punto, los mediados recuperan el control sobre su asunto. Es aquí cuando desentrañamos esa maraña de historias y reproches que tienen muy desordenados en su cabeza y que ha venido en los últimos tiempos alimentando una narrativa muy negativa hacia la persona que en este momento tiene sentada a su lado. A veces hasta en su expresión facial o corporal se puede apreciar esta sensación que tienen de que hemos entendido su asunto. Y es aquí donde el mediador despliega todo su abanico de herramientas para esclarecer lo que era oscuro: escucha activa, preguntas abiertas o cerradas y mucha, muchísima empatía. Debemos hace sentir a las personas que solicitan nuestra asistencia que realmente sabemos de qué nos hablan y entendemos por lo que están pasando. A la vez que procuramos que esta situación de empatía se produzca entre ellos.

Los elementos que facilitan nuestra actuación y la obtención del acuerdo, son también físicos. Para nuestra manera de trabajar, es muy importante cuidar el entorno en el que se desarrolla la mediación. Que los elementos físicos, como disposición de las sillas, luz de la sala, o decoración, sean cómodos y neutrales. Hay otras variables en las que el mediador debe ser experto, como son el conocimiento del lenguaje no verbal o técnicas de comunicación y negociación.

Ya tenemos las dos partes, el conflicto diseccionado, el entorno adecuado y el mediador experto y preparado para intervenir.

Los elementos finales que permiten la mediación y el acuerdo, serán la voluntariedad de los implicados y la honestidad y buena fe como principios cuya presencia es básica.

Si todos estos ingredientes son tratados con cariño, añadidos ordenadamente y en las cantidades debidas, como los grandes chefs, construiremos mediante el dialogo y el encuentro entre personas un postre dulce y sabroso que será un satisfactorio acuerdo a repartir en porciones para los participantes que les dejara un buen sabor de boca.

 

postre

 

¡Feliz día de la mediación a todos! y ¡Seguimos en contacto!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra