x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
El rincón del mediador
El rincón del mediador

Cómo decimos a nuestros hijos que vamos a divorciarnos (I)

El rincón del mediador

Cómo decimos a nuestros hijos que vamos a divorciarnos (I)

Actualizada 31/07/2016 a las 14:39
A+ A-
por Maite Ruiz Aquerreta

Las parejas que en nuestro despacho tramitan su divorcio de una manera consensuada y acordada, nos plantean esta cuestión de manera recurrente,Cómo decimos a nuestros hijos que vamos a divorciarnos? y de qué manera lo hacemos para que no suponga un mayor trauma del que les pueden suponer los cambios que van a tener que llevar adelante?

Como es un asunto “largo” lo hemos dividido en dos partes. Hoy publicamos la primera y la segunda se publicara la semana próxima.

Dentro del proceso de acompañamiento, procuramos dar unas pautas que puedan servirles como guía para hacer esa comunicación a los hijos que tanto les preocupa.

 

comunicacion divorcio hijos

 

Lo primero que les decimos, es que lo que les vamos a dar son solo eso, pautas, unas meras recomendaciones que tal vez pueden ayudarles, y serán diferentes según las edades de los hijos, o momento evolutivo. No será el mismo mensaje si el hijo tiene 5 o 15 años.

Para abordar este asunto, hay que diferenciar varios elementos:

  1. reacciones esperables, según la edad de los niños
  2. proxemia
  3. mensaje, contenido de la comunicación
  4. como iniciamos la conversación

1.- reacciones según la edad de los niños:

Este asunto es fácil de comprender. Tal vez tenemos varios hijos de diferentes edades y debemos hablar con ellos por separado, en momentos diferentes y por supuesto no será el mismo mensaje.

Las reacciones más habituales según la edad, pueden ser:

  • Hasta los 6 años, pueden tener comportamientos regresivos, es decir sus conductas vuelven a una etapa anterior ya superada: por ejemplo vuelven a hablar como bebes, dejan de controlar esfínteres o se muestran caprichosos o irascibles (rabietas)
  • De 6 a 9 años, no son suficientemente maduros para entender la nueva situación y no tienen facilidad para hablar de sus emociones, de lo que están sintiendo. En esta época, habrá que estar atento al sueño, alimentación y muy en contacto con el colegio para identificar cambios en el niño/a.
  • De 9 a 13 años, son más capaces de mostrar y hablar de sus emociones y sus sentimientos. Debemos darles espacio propio para que lo muestren y para que de manera confiada, expresen lo que sienten.
  • A partir de 13 años, en la adolescencia, las reacciones están muy relacionadas con ese momento de su vida. Sus emociones son extremas y a veces poco controladas.

2.- proxemia:

La proxemia son todas aquellas circunstancias externas a la comunicación pero que inciden directamente en ella y que debemos cuidar para controlar sus efectos. Serían los siguientes:

.- los padres deben elegir un momento adecuado. Será aquel en el que no haya distracciones o prisas que puedan dificultar la comunicación: La TV apagada, los móviles en silencio, sin la playstation encendida.

.- la ubicación debe favorecer el contacto visual entre padres e hijos. No importa si es en el sofá o en la mesa de la cocina, pero sí que puedan verse las caras, mirarse a los ojos y advertir en los hijos expresiones que guíen nuestro mensaje.

.- procurar que el lugar sea en privado, lo más adecuado puede ser en casa, en un lugar en que todos estemos cómodos, que favorezca reacciones espontaneas. Uno no reacciona igual en el salón de su casa que en un restaurante, por ejemplo.

.- lo idóneo es que sean los 2 progenitores los que hablen con los hijos. A veces la relación entre ellos es muy mala, pero si en algo tienen que ponerse de acuerdo es en esto. Es una responsabilidad que deben asumir de manera compartida

.- hay que poner mucha atención a emociones que se manifiestan en los hijos de manera espontánea y que se deben favorecer. Reconocer su tristeza, su enfado, su rabia o su llanto es importante

.- debéis callar cuando ellos hablen, y poner mucha atención a lo que dicen y cómo lo dicen. Puede no gustarnos e incluso dolernos, pero no debemos reprimirlo. Por ejemplo:

  • Hijo: ¡No tenéis derecho a cambiarnos de modo de vida porque vosotros no os queráis!
  • Padres: estás enfadado y lo entendemos, pero debes saber que vamos a procurar siempre que todo aquello que hagamos, sea lo mejor para vosotros y tendremos en cuenta vuestros deseos e intereses. Ahora estás enfadado, nosotros también lo hemos estado porque no hemos sabido solucionar nuestros problemas, pero juntos intentaremos hacer lo mejor para todos.

.- tened mucha paciencia porque puede ser que su reacción no sea inmediata, sino que se dilate..si es así, preguntadles si quieren hablar de ello en otros momentos que consideréis apropiados.

.- cread entre los dos, un espacio de confianza emocional en el que ellos y vosotros os sintáis cómodos para comunicaros. Esto podéis hacerlo aprovechando los momentos de comunicación para estrechar lazos de amor y cariño. Recordadles que eso no va a cambiar nunca

 

comunicacion divorcio hijos 2

 

Continuaremos con esta entrada la semana que viene.hablaremos del mensaje y de cómo iniciar la conversación con los hijos.

¡Seguimos en contacto!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra